alojamiento wordpress
alojamiento wordpress
alojamiento wordpress
alojamiento wordpress
InicioVariosUna Mirada Sobre la Economía Mundial: 4 Pistas Sobre la Coyuntura y...

Una Mirada Sobre la Economía Mundial: 4 Pistas Sobre la Coyuntura y las Tendencias en Curso

3ª Pista: Falta una «Locomotora» mundial

A pesar del «boom» asociado a la Nueva Economía entre 1995 y 2001, desde los años 90 ha faltado en la economía mundial una clara «locomotora», lo cual podrá denotar una diferencia estructural en relación a las décadas anteriores. Por otro lado, las estimatimaciones de crecimiento para 2003 y 2004 – que, en gran medida, todavía no tienen en cuenta los efectos de los eventos geo-políticos previstos o imprevistos que ocurrieron durante estos dos años – revelan la continuación de la casi estagnación del Japón, las dificultades de Europa para despegar y una recuperación lenta en los Estados Unidos (ver cuadros).

- Advertisement -

La esperanza del crecimiento de la economía china, sugerida como «salvación» por algunos analistas, no es suceptible de transformar el 7 a 8% de crecimiento anual del PBI chino en los próximos 3 a 5 años en una «locomotora» planetaria – China representa, apenas, el 4% del PBI mundial.

El impacto del surgimiento chino todavía será limitado, además el probable «agregado», a corto o mediano plazo, de China al G7 («club» de los grandes donde ya participa Rusia como octavo pasajero), pueda lanzar una onda de euforia en relación a las oportunidades de crecimiento de ese país.

Diferencia estructural

Muchos analistan han referido el carácter «conyuntural» de la actual situación de recesión y depresión, sin tener en cuenta el nuevo dato del problema económico internacional – dicho de forma simplista, sin una «locomotora» el tren no acelera. En lo que respecta a los años 60 y 70, el mundo fue «empujado» por Japón – con tasas de crecimiento medio anual del orden del 10,2 y 4,8% respectivamente -, en los años 80 el crecimiento se «salvó» por la euforia del proyecto europeo – que presentó la mejor tasa de crecimiento (3,9% contra 3% de los EE.UU. y 2,2 del Japón). Contodo, durante los años 90, las tasas de crecimiento de los tres protagonistas centrales han estado claramente por debajo de las medias de las décadas anteriores y marcadas por una desaceleración profunda en el Japón y una significativa en Europa.

Cuadro I
LAs “locomotoras” mundiales en los últimos 40 años
Media del crecimento del PBI por décadas (%)
“Locomotoras”
Décadas
EE.UU.
Europa
Japón
4,1
4,8
10,2
3,3
3,4
4,8
3,0
3,9
2,2
3,1
2,2
1,5
3,2
2,2 1,1

Fuente: Goldman Sachs, Global Economics Weekly, 15/01/03

Cuadro II
Ausencia de una“locomotora” a Corto plazo
Crecimiento del PBI en relación al año anterior (%)
“Locomotoras”
2001
2002
2003 (e)
2004 (e)
EE.UU.
Europa
Japón
0,3
1,4
0,3
2,4
0,7
-0,2
2,0
0,9
0,0
3,0
2,7
0,3

Fuente: GS, GEW, 12/02/03 Nota: (e) estimaciones de GS

A corto plazo, los años 2003 y 2004 quedarán marcados por el desenlace de un conjunto de incógnitas originadas por la nueva geo-política americana y sus aliados atlánticos, de la reacción internacional y regional de otras potencias grandes y medianas, del comportamiento del oro negro, de la vulnerabilidad de las estructuras de consumo en países desarrollados y del propio efecto de la dinámica de la guerra en el presupuesto norteamericano.

La consultora Goldman Sachs denomina «complicaciones» a esas incógnitas y menciona algunos aspectos que han sido olvidados en el actual debate sobre la coyuntura económica mundial.

Complicaciones olvidadas

- Advertisement -

La excesiva focalización en realizar la operación Irak, oculta el hecho de que la principal «complicación» geo-estratégica a corto plazo será, probablemente, la evolución de la crisis en la península coreana.

A mediano plazo, el Golfo Pérsico y toda la región de Medio Oriente y del Mar Caspio puede convertirse en un polvorín de disputa hegemónica directa entre grandes potencias. Para Michael Klare, especialista en geo-economía, la estrategia norte-americana va a acelerar la intervención estratégica de Rusia y China en la región.

El factor «geo-político» (neologismo reciente en los informes de las consultora de inversiones) que afecta las decisiones de los inversores no se resumen, por eso, al más rápido o más lento proceso militar en Irak, subraya Goldman Sachs desde mediados de febrero.

El tercer mayor «choque» petrolífero de los últimos 40 años, estimando su impacto acumulado en la oferta de barriles en el término de un semestre, fue la inesperada huelga de Venezuela.

Por otro lado, la crisis petrolífera en curso no depende esencialmente de que los pozos de Irak están en «buenas» o «malas» manos.

Por más paradójico que pueda parecer, el tercer mayor «choque» petrolífero de los últimos 40 años, estimando su impacto acumulado en la oferta de barriles en el término de un semestre, fue la inesperada crisis de Venezuela – que se posicionó como la que más afectó el comportamiento de la oferta mundial de crudo después de la 3ª Guerra Arabe-Israelí («Guerra de los Seis Días» de 1967) y de la Guerra Iran-Irak (1980), también según Goldman Sachs, en su informe reciente «Irak y los riesgos Geo-políticos» (ver cuadro). Su impacto hasta la fecha fue superior a lo ocurrido con la Guerra del Golfo (1990/1991) o la Revolución Iraní contra el Shá (1978).

Impacto líquido acumulado durante seis meses de los choques petrolíferos históricos de los últimos 40 años
. Estimación de lo acumulado por la huelga de Venezuela y la Guerra de Irak (2003): más de 600 millones de barriles que se podrían perder
. Guerra Israelí-Árabe/Guerra de los Seis Dias (1967): 400 millones de barriles perdidos
. Guerra Irán-Irak (1980): 350 millones de barriles perdidos
. Huelga de Venezuela (2003): 250 millones de barriles perdidos
. Guerra del Golfo (1990/91): poco más de 100 millones de barriles perdidos
. Revolución en Irán contra el Shá (1978): poco más de 100 millones de barriles perdidos

Fuente: GS, GEW, 12/02/03

- Advertisement -

El informe mencionado deja un alerta – el efecto acumulado de la crisis venezolana con la guerra de Irak podrá tener un efecto devastador durante el año 2003: 6 veces más doloroso que el de la Guerra del Golfo y una vez y media más profundo que la Guerra Árabe-Israelí.

La presión sobre el presupuesto norteamericano es otra variable que amerita un monitoreo regular, dado que se estima que cada mes de guerra con Irak tendrá un costo de 9 mil millones de dólares. El problema se relaciona con el financiamiento, que según diversos especialistas, exigirá la captación de capitales de todo el mundo en obligaciones del tesoro norteamericano, que sólo resultarán atractivas si su tasa de interés fueran alentadoras. Lo que implicará la reversión de la actual tendencia defendida por la Reserva Federal, de sucesivas bajas en la tasa de interés.

4ª Pista: Globalización en jaque La globalización financiera y comercial podrá estar cercana a un repliegue temporario. Después de un crecimiento histórico en los años 70 cuando se abandonó el patrón dólar y las instituciones fluctuaron las tasas de cambio. El retorno al perfil de la movilidad de capitales entre 1914 y 1945 puede estar asomando en el horizonte. No sólo como efecto directo de una espiral de conflictos y de rearme – que desviaría recursos crecientes en las principales potencias y regiones del mundo con quiebras en el comercio internacional- sino como consecuencia de un efecto sicológico de retracción de las inversiones directas en el extranjero por parte de las empresas privadas.

Por paradójico que parezca, este retroceso no será consecuencia del impacto de los movimientos políticos y sociales anti-globalización, sino que resultará del «factor geo-político» incendiado precisamente por los principales protagonistas de la globalización. El «gatillo» de la inversión puede haber sido dado por la nueva política neo-imperial de la Administración Bush.

Los emergentes perderán

Mientras tanto, este viraje geo-político converge con otros factores «estructurales y sistémicos» que abrirán brechas en la globalización, como dice la consultora Goldman Sachs, factores que ya estaban en curso desde los años 90.

Probablemente, lo más grave para la economía mundial sea el hecho de que la integración de los mercados financieros por parte de los países emergentes ha tenido un impacto económico interno negativo en la década del 90. Esta conclusión será publicada en la edición de mayo de la American Economic Review y fue presentado por Ayan Kose, Eswar Prasad y Marco Terrones en las publicaciones del Fondo Monetario Internacional. En otras palabras, el movimiento de globalización de capitales castigó fuertemente a los países emergentes – exactamente aquel grupo «intermedio» que se suponía que eran los que más se iban a beneficiar.

Una conclusión convergente es presentada en otro artículo publicado por investigadores del National Bureau of Economic Research norteamericano y del Center for Economic Policy Research europeo. Philippe Martin y Hélène Rey muestran que los países emergentes fueron los que tuvieron mayor frecuencia de «crashes» en las décadas de 80 y 90: los cinco campeones fueron: Brasil (19 «crashes»), Argentina (12), México (10), Indonesia (9) y Malasia (9). A partir de la alarma producida por las crisis asiáticas de los años 90, muchos economistas cambiaron radicalmente su opinión sobre la globalización, concluyeron en una mesa redonda organizada recientemente por Goldman Sachs. En esa mesa redonda, se consideraba explosivo este pequeño dato estadístico: la diferencia económica entre los países ricos y los pobres era de 1 a 13 en 1945 y pasó ahora a ser de 1 a 100.

Un asunto no tratado públicamente es el de la «guerra» por el futuro patrón en la movilidad de capitales. Los analistas argumentan que los EE.UU. esperan poder poner fin al régimen de fluctuación vigente desde 1971 y regresar a la redolarización del mundo como medida de anticipación en relación al euro.

Los números del «boom»

El período del «boom» de la movilidad de capitales y del comercio internacional a escala mundial a partir de los 70 arrastró los números de la globalización a valores impresionantes. El aumento anual del comercio internacional es, desde los años 60, superior al incremento del producto mundial en casi todas las series estadísticas. Su crecimiento acumulado fue tres veces superior al incremento del producto mundial en los últimos cuarenta años. Los flujos internacionales de capitales pasaron de un 5% del PBI en los países desarrollados en 1980 a un 20% y, en los países con mercados emergentes, crecieron cuatro veces en el mismo período.

El mercado de divisas es hoy 10 veces superior al de la economía real, habiéndose disparado de menos de 600 mil millones de dólares por dia en 1989, a un pico de 1,5 billones en 1998, descendiendo a 1,2 billones en el 2001, a causa del ingreso del euro. La capitalización bolsista pasó de 60% del producto mundial en 1994, cuando el surgimiento de la Nueva Economía, a un máximo histórico de 120% del producto mundial en 1999, estando hoy en 100%. En otras palabras, la capitalización bolsista vale hoy tanto como la economía mundial.

La globalización tuvo 3 momentos claves en los últimos 50 años. El primero fue el fin de Bretton Woods y del patrón dólar en 1971. Con la fluctuación de tasas de cambio entre las diversas monedas del mundo, la movilidad de capital fue creciente. Después la caída del Muro de Berlin en 1989, aceleró las reformas en el mundo ex-socialista y en desarrollo, lo que permitió un nuevo impulso a la movilidad de capitales y al comercio internacional en espacios que hasta ese momento estaban «cerrados». Finalmente, el surgimiento de la plataforma de Internet y de la Web, a mediados de los 90, permitió el desarrollo de una «burbuja» especulativa en todo el mundo, con una circulación financiera jamás vista.

 

Silvia Chauvinhttps://www.mujeresdeempresa.com/
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.

Buscar en este blog:

Glosarios

Hosting WordPress