Vender en Internet

Uno de los aspectos más importantes para ganar dinero en Internet es elegir el producto o servicio adecuado. Si actualmente no comercializas ningún producto o servicio en especial, entonces deberás elegir uno basándote en la información de esta nota.

0
794

Vender en Internet no es difícil. Uno de los aspectos más importantes para ganar dinero en la Internet es elegir el producto o servicio adecuado, se puede Como vender en Internet y no morir en el intento.

Al respecto existen infinitas posibilidades, pero si tú ya estás comercializando algún producto o servicio por las vías tradicionales, tal vez lo más conveniente sea empezar con uno de ellos (tu experiencia al respecto puede ser de gran ayuda al momento de escribir cartas promocionales sobre el mismo).

Si actualmente no comercializas ningún producto o servicio en especial, entonces deberás elegir uno basándote en la siguiente información:

Para Vender en Internet

Primero deberás optar entre un producto o un servicio

Elegir un producto tiene a su favor la posibilidad de obtener un ingreso prácticamente ilimitado, ya que no hay un límite para la cantidad de personas que pueden ordenarlo.

Sin embargo, también presenta ciertas desventajas: debes fabricarlo y contar con un inventario, lo cual demandará una inversión inicial, y además requerirá ser enviado al cliente, lo cual involucra una operación adicional que agregará un costo extra.

Elegir un servicio, a su vez, presenta dos grandes ventajas en comparación con un producto: Por un lado, da la posibilidad de generar dinero casi inmediatamente (asumiendo que ya posees los conocimientos necesarios), por otro lado, brinda la posibilidad de realizar un venta reiterada (ya que en la mayoría de los casos, nuestros clientes pueden necesitar de nuestros servicios en más de una oportunidad).

Contrariamente, la mayor desventaja que presenta es que solamente podemos asesorar a una cantidad limitada de clientes simultáneamente, lo cual representa tener un límite en nuestro ingreso.

De lo anterior podemos concluir que optar por un servicio nos permitirá generar dinero más rápidamente, pero que optar por un producto, si bien requerirá una mayor inversión inicial de dinero y esfuerzo, nos brindará una fuente de ingresos que no necesite de nuestra atención directa a mediano y largo plazo.

NOTA: Un concepto importante es encontrar la forma de ofrecer el servicio en el cual te especializas en forma de producto.

Esto significa que debes sintetizar la información que normalmente le ofreces a tus clientes a través de tus servicios profesionales en un libro, una publicación periódica, o bien un video o audio-cassette. De esta forma, podrás alcanzar a más clientes en un mismo período de tiempo con lo cual aumentarás tus posibilidades de ingresos.

Una opción que ha comprobado ser muy redituable, es vender en forma independiante varios productos a mercados bien definidos. Una vez que logres conocer e implementar el proceso de promoción y comercialización automática para un producto, solamente tienes que duplicar ese mismo concepto para el siguiente y así sucesivamente.

Lo ideal es tener tres o cuatro productos que si bien no nos dan grandes sumas de dinero en forma individual, sí lo hacen en conjunta.

¿Cuáles son los productos más redituables en Internet?

No cabe duda que las personas conectadas a la Internet buscan información, por lo cual los mejores productos para comercializar son los que brinden algún tipo de información (como crear infoproductos) para el cliente: libros, videos, audio-cassettes, manuales, revistas informativas, etc.

Estos productos, además, son fáciles de crear (solamente tienes que sentarte frente a la computadora y escribirlos) y cuestan poco para ser producidos (si buscas precio, puedes producir un libro de 200 páginas por menos de $2 dólares por unidad).

NOTA: También es posible comercializar una versión electrónica de tu libro o manual (lo cual no demandará ningún gasto de impresión) y que además, al ser enviado por correo electrónico evitará gastos de envío y será muy atractivo para el cliente quien podrá recibirlo en su computadora minutos después de haberlo pagado.

Una considerable ventaja que presenta escribir un libro o manual informativo en comparación con fabricar un producto es que los primeros no están sujetos a regulaciones y/o especificaciones locales de otros países.

Como tú bien sabes, la mayoría de los productos están supeditados a cumplir con estrictas normas de fabricación y seguridad que varían de país en país. Y esto sin mencionar problemas que pueden surgir con derechos, licencias e impuestos de importación.

Claro que siempre será posible que comercialices dicho producto dentro de tu propio país o estado, si bien esto limita tu mercado y por ende tu nivel de ingreso.

Por otro lado, si decides escribir un libro o manual informativo, no sólo puedes enviarlo fácilmente por correo electrónico a cualquier parte del mundo en cuestión de minutos, sino que además, las ideas expuestas en él representan tu experiencia y puntos de vistas personales en dicho campo, los cuales, mayormente, no están sujetos a ninguna regulación, sino que son parte de tu derecho a la libertad de expresión.

Si eres un experta/o en algún tema, lo mejor que puedes hacer es escribir un libro o manual informativo al respecto. Para ello, debes tener en cuenta que la gente busca soluciones a problemas. No escribas un libro con ideas generales sobre tu campo, por el contrario, haz una lista de los problemas más comunes en el mismo y luego escribe un libro que indique cómo solucionarlos.

Nuestro curso de capacitación por Internet es el ejemplo perfecto. Nuestros visitantes, personas de todo el mundo que quieren aprender rápidamente cómo iniciar un negocio y ganar dinero en la Internet, lo ordenan on-line, pagando con sus tarjetas de crédito y lo reciben en 24hrs por e-mail.

Boletines informativos

Un concepto digno de ser considerado es la creación de una newsletter o boletín electrónico informativo, o sea una publicación periódica de cuatro o cinco páginas sobre un tema muy específico que atraiga a los entusiastas de dicho campo.

A través de la Internet es relativamente fácil encontrar adeptos a diferentes temas que están interesados en suscribirse a una publicación que cada semana o cada mes les envíe por correo electrónico información de actualidad o novedades sobre dicho tema.

Imagínate, si logras tener una lista de 4000 suscriptores que abonen $25 dólares por año estarías generando un ingreso de $100.000 dólares anuales. Nada mal por escribir unas cuantas páginas al mes ¿verdad?

Los boletines informativos presentan varias ventajas:

  • Son fáciles de realizar, solamente debes escribirlos.
  • No requieren gastos de impresión ni envío ya que permiten ser enviados por correo electrónico.
  • Brindan la posibilidad de promocionar otros productos (cada boletín puede incluir una pequeña publicidad sobre algún producto que comercialices, o bien puedes vender espacio publicitario a terceros).
  • El bajo costo de suscripción hace que estén al alcance de millones de personas.
  • Permiten una total automatización. Los clientes se suscriben utilizando su tarjeta de crédito y luego un programa los agrega a la lista de suscriptores. En las fechas establecidas, otro programa envía automáticamente el boletín a cada suscriptor. De esta forma tú solamente te dedicas a investigar y a escribir los boletines que, si son de aparición semanal, pueden ser escritos en un solo día y luego enviados en fechas diferentes.

Nota agregada por Mujeres de Empresa: Por supuesto, la mayoría de la gente es reacia a pagar una suscripción, pero esa situación está cambiando y, además hay nichos de mercado muy particulares en donde la gente paga gustosa para recibir información bien seleccionada y que le resuelva problemas.

Por ejemplo cuando se necesita estar muy al día con la legislación vigente, o con determinados aranceles, o investigaciones de mercado. En toda situación en la que la recopilación de la información sea dificil o tediosa, hay un posible negocio.

No solamente esos casos, mucha gente paga suscripciones o cursos que contienen información que está disponible gratuitamente en Internet u otros medios, sólo porque alguien la compaginó y presentó sistemáticamente.

Comercializar productos de terceros

Otra opción igualmente válida es encontrar algún producto novedoso que por la falta de una eficaz estrategia de marketing no haya podido ser posicionado en el mercado de acuerdo a su potencial. Una vez que lo has identificado, debes contactar a su fabricante y ofrecerle promocionar su producto a través de la Internet.

A cambio de tus servicios recibirás una comisión (generalmente se exige un 50% de comisión) de las ventas que se realicen a través de este medio.

Esta es una situación beneficiosa para ambas partes. El fabricante generará ventas que jamás hubiera alcanzado sin tu ayuda, ya que él no está promocionando su producto a través de la Internet o bien no posee los conocimientos necesarios para hacerlo.

Si bien tendrá que darte una comisión alta, las ventas que tú le reportes representarán un ingreso adicional que no conlleva ningún riesgo ni inversión de su parte (Tú solamente cobrarás una comisión de producto vendido, por lo cual en el peor de los casos él no perderá ni un solo centavo).

Por el otro lado tú también te beneficias ya que tienes la posibilidad de comercializar un producto inmediatamente sin la necesidad de invertir en el desarrollo y fabricación del mismo.

Tampoco tendrás que mantener y controlar un inventario, ya que puedes diseñar el sistema de forma tal que el cliente entre en tu página virtual, se interese por el producto, pague con su tarjeta de crédito y seguidamente el fabricante reciba la orden de compra y envíe el producto por los medios tradicionales.

Nota 1: Los gastos de envío, así como los impuestos a la venta que correspondan, pueden ser cargados adicionalmente al precio de venta de modo tal que no afecte ni a tu comisión ni a la utilidad del fabricante.

Nota 2: Asegúrate de firmar un contrato que especifique las condiciones de esta relación comercial. Este contrato debe incluir párrafos que determinen tus derechos exclusivos sobre la comercialización del producto a través de la Internet, establezcan claramente cuál es tu comisión y especifique que tú no eres responsable por ningún daño que el producto pueda causar a terceros.

Nota 3: Nunca te anticipes a hablar sobre las técnicas de promoción que planeas emplear hasta que el contrato esté firmado. Esa información es la razón por la cual obtendrás tu comisión. En muchos casos se acostumbra firmar un contrato inicial que proteja los derechos sobre las técnicas de comercialización que explicarán antes de firmar el contrato definitivo.

Una vez que hayas logrado automatizar el primer proyecto, el mismo te puede servir como antecedente para obtener un segundo y un tercer contrato con el mismo u otros fabricantes.

Todo lo que tienes que hacer es encontrar otro producto similar al anterior, visitar a su fabricante y demostrarle lo que ya has hecho por el primero y cómo él también podrá beneficiarse con tu asesoramiento.