Trabajar Desde Casa: Algunos Mitos y Malos Entendidos

Trabajar desde casa tiene las ventajas de mantener los costos bajos con la posibilidad de comenzar un emprendimiento propio. Pero la tarea esta rodeada de mitos y malos entendidos que debes conocer antes de iniciar una actividad.

0
1577

A medida que más gente busca alternativas a la propuesta tradicional de trabajar de 9 a 17hs para otro, cobra popularidad la idea de trabajar desde casa.

La misma une las ventajas de mantener los costos bajos con la posibilidad de comenzar un emprendimiento propio.

Pero la tarea está rodeada de mitos y malos entendidos que terminan arruinando seriamente las posibilidades. Si tomas en cuenta estos mitos y entiendes los malos entendidos estarás en una buena posición para llevar adelante exitosamente un negocio desde tu casa.

Mito #1: Esos esquemas para hacerse rico funcionan

No existen un esquema para hacerse rico que realmente funcione, no importa qué modelo de negocios estés tratando de implementar.

Hay muchísima gente (demasiada), especialmente en Internet, tratando de venderte esquemas de negocio que te harán rica casi sin pensarlo.

Básicamente se trata de modelos de negocio de tipo piramidal en que la cosa funciona hasta que la rueda se para y todo se cae. En muchos países estos modelos son ilegales.

Malentendido #1: El dinero es instantáneo

Este malentendido se base en el primer mito y lamentablemente no es cierto.

El dinero no comienza a fluir en tu negocio de entrada; suele llevar bastante tiempo hasta hacer crecer el negocio. Como en toda actividad económica, lleva tiempo, esfuerzo y energía para lograr un negocio que se mantenga en el medio plazo y te produzca resultados decentes y predecibles en el tiempo. Sin ingresos decentes y predecibles no es posible planificar e invertir en tu negocio.

Mito #2: Todos tus amigos y ex colegas te van a apoyar comprándote tus productos y servicios

Sí, le agradas a tus amigos y seguramente ellos querrán que tengas éxito con tu emprendimiento, pero ellos mismos están luchando también y no tienen dinero extra para comprarte tus productos para ayudarte.

La gente que conoces y que te aprecia no necesariamente forma parte de tu mercado objetivo; les agradas pero eso no significa que van a salir a comprar tus productos. No puedes depender de ellos como fuente de ingresos.

Mal entendido #2: Tu amigos te van a enviar clientes

ayuda_amigosSoy un fan del networking y del poder de las conexiones para ayudarte a desarrollar tu negocio, pero no puedes esperar que otra gente haga el networking por ti.

Tienes que salir y dar la cara, conversar, estrechar manos, intercambiar tarjetas, etc., etc., tú misma.

Quizás seas afortunada y consigas que un cliente o conexión te recomiende a otros, pero no esperes (y, por lo tanto, no te desmoralices) que suceda con el primer contacto que hagas.

Construir una base de clientes toma tiempo y requiere esfuerzo, nadie lo va a hacer por ti.

Mito #3: Trabajar desde casa significa no tener gastos

Es verdad que tus gastos se verán reducidos al trabajar desde casa pero no todos los gastos desaparecerán instantáneamente. Siempre tendrás al menos los gastos de comida, alquiler o amortización de la hipoteca, gas, teléfono, electricidad, etc.

Todos esos elementos que antes usabas sin preocuparte (pues los pagaba la empresa en la que trabajabas) ahora los tienes que comprar tú misma: papeles, lápices, útiles de escritorio, fax, PC, etc. Organiza un presupuesto cuidadosamente lo antes posible, todo suma…

Mal entendido #3: Trabajar desde casa significa poder pasar más tiempo con la familia

Sólo por el hecho de estar presente físicamente en la casa, no significa necesariamente que vayas a pasar más tiempo con tu familia. Un trabajo es un trabajo, todavía tienes que sentarte y hacer el trabajo que se requiere para que el negocio marche. Hasta existe el peligro que al principio tengas menos tiempo que entes para estar con tu familia.

Primero porque poner un negocio en funcionamiento requiere mucho más tiempo que mantener uno que ya está funcionando.

Segundo, porque dado que la oficina está justo detrás de esa puerta, es muy tentador retrasar la cena para hacer ese último llamado telefónico que tienes pendiente o terminar una tarea importante. Además, cuando hay niños, la cosa se complica…

Conclusiones

La tarea es más compleja que lo imaginado pero, si tienes estos mitos y malos entendidos presentes y reflexionas sobre ellos, terminarás armando exitosamente un negocio desde casa. Sólo se honesta contigo misma y recuerda que estás tratando de desarrollar un negocio, no una forma de pasar el tiempo.

¿Cuál es tu experiencia de trabajar desde casa?

Compartir
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.