Simplifica y Llega al Corazón de Tus Clientes

1
595

Actualmente, una publicidad debe ser mágica, emotiva, emocionante, entretenida, estimulante, intrigante, creativa y sobre todo inmediata.

Hoy tenemos que apuntar al lado sensible de las personas ya que las decisiones de compra están más atadas al lado emocional que al intelectual/racional.

Hoy tenemos que apuntar a lo simple, las personas sufren un déficit de atención y pierden el interés muy rápidamente. ¿Cómo lograr que mi empresa tenga esa simpleza a la hora de hablar con sus clientes?

Simple, “simplifica” Es un juego de palabras, pero justamente de eso se trata; busca ese verbo, ese adjetivo, eso que te identifique rápidamente en el mercado, con tus clientes, en el boca en boca.

Por supuesto, ese término o palabra debe ser original, no caigas en la “moda”, éstas caducan. Busca un detalle que estaba ignorado y úsela, sal de la tendencia, deja de estereotipar tus productos, tu empresa, conózcala y encuentra eso que la identificará inmediatamente sobre todas las cosas. Ahora hablemos de las publicidades y su simpleza.

Las personas están bombardeadas de información, y eso las molesta. ¡Simplifica!, elimina todos esos detalles que distraen, todos esos datos e información innecesaria.Un producto no es lo que es, si no lo que el cliente percibe que es. Por eso, conoce a tus clientes, analiza lo que miran cuando están viendo tu empresa, tu marca, tu servicio.

Sorpréndelos, sin dejar la simpleza, se un poco ambigua/o y pon a prueba a tus clientes, a ellos les encanta. El hombre y la mujer actual disfrutan pensando, adivinando, participando, perteneciendo a algo especial, compartiendo su inteligencia con los demás. Hoy las personas compran sus productos “porque quieren” no porque tu “tienes la última tecnología”, las personas adquieren tus servicios por que “resulta importante para ellas”, “porque lo quieren para su vida”.

Otra vez, conozcamos nuestro público, sepamos que en general el ser humano está centrado en su persona, en su bienestar, su peso, su estado físico, su estatus, su… su… su… Si logramos darles un beneficio que engrandezca algunas de esas características que hacen de un individuo alguien importante, sana/o, inteligente, sofisticada/o… tenemos nuestro negocio armado. Ya sabemos que tenemos que decir para llegar a nuestros clientes y hacerlos sentir “geniales”, “guay”, “cool” y ahora…

¿Cómo lo hacemos?

Usa el humor, saca por un segundo a tu cliente de la realidad que lo atormenta y dale un respiro. El humor hace que tu anuncio tenga mayor probabilidad de ser retenido y hace de tu marca más humana.

Una marca más humana puede servir de puente entre el producto y su consumidor.

Rompe los esquemas, las personas están envueltas en una realidad de eterna juventud, de caprichos adolescentes y de revelación contra los tabúes y estereotipos.

Usa la ironía, es complicada, debemos tenerle cuidado y usarla principalmente para llegar a un público puntual, no masificado. Es decir, usa un medio de comunicación que no llegue fácilmente a “todos”, más bien casi directo al potencial cliente.

No pienses que ser creativa/o es ser original, no creas que impactar es vender, ¡no!… llamar la atención no es vender, y la publicidad debe vender.

Tienes que ser muy cuidadosa/o y minuciosa/o. Cuando una publicidad se hace de forma brillante, por ejemplo en la vía pública, será recordada por siempre y por mucha gente, pero si se hace mal se convierte en un agravio público.

Para leer sobre cómo usar adecuadamente las imágenes en la publicidad sigue leyendo: A simple vista, lo que venden las imágenes