Si Tú No Valoras Tus Servicios, Nadie Más Lo Hará

17
964

Uno de los entrenamientos que realicé el año pasado tuvo muchos  efectos  importantes en mi mentalidad.

Durante los últimos tres años había estado ofreciendo coaching en el área de la autoestima, imaginando de qué manera impactaría en otras personas el poder disfrutar de un grado mayor de autoestima.

Una de las cosas de las cuales me di cuenta en mi trabajo es que muchas de las personas que tienen baja autoestima nunca invierten en sí mismas…  Y de que no iban a invertir en sí mismas a menos que se dieran cuenta con mayor intensidad de las consecuencias de una baja autoestima y que eso les llegara a doler mucho.

Muchas personas en mi lista esperaban servicios gratis o a un costo muy bajo. Por ejemplo, un suscriptor me escribió en un email que las técnicas de marketing que yo utilizaba eran apropiadas “para vender cacerolas o sartenes, pero no auto-ayuda”.

Según el punto de vista de esa persona, si yo realmente quería ayudar tenía que trabajar prácticamente gratis. ¿Te suena familiar? Es parte de la creencia de que ser espirituales, ser terapeutas o trabajar en el área de la auto-ayuda es equivalente a ofrecer un servicio gratis.

La cuestión es que, si no te valoras a ti misma/o y a tus servicios, nadie más lo hará.

He observado una y otra vez que algunos de mis clientes no estaban realmente comprometidos con su propio desarrollo personal. Hay personas que continuamente tienen excusas, como por ejemplo

  • No tuve tiempo de leerlo – o de escucharlo
  • Nunca hice el ejercicio
  • ¿Podrías enviarme otra vez el enlace? No lo abrí cuando me lo enviaste hace tres meses.

Estas son algunas evidencias de que la gran mayoría de nosotros no valoramos las cosas a menos que tengamos que hacer un pago elevado… y en este caso, ese pago es con dinero.

En mi experiencia personal, nada me hizo comprometer más con mi propio proceso de aprendizaje que pagar un entrenamiento caro. Cuando digo caro quiero decir “bastante más alto de lo que me resultaba cómodo”.

Yo pagué mi entrenamiento en dólares y no fue barato. Y esa es una de las razones por las cuales tengo más claridad en las metas de mi negocio y en mi propia vida. Porque puede llegar a ser doloroso.

Puede ser muy doloroso. Para mí fue difícil hacer el pago de mi entrenamiento y asegurarme de tener mi lugar. Una vez que había pagado cada mes respiraba tranquila. Pero tuve que trabajar duro, muy duro para obtener el mayor beneficio de mi inversión.

Lo que he verificado es que cuando te duele, trabajas más duro para asegurarte de que el dolor mereció la pena. Por otro lado, estuve en un programa de coaching por 27 dólares mensuales ¡durante 6 meses! y no fui capaz de poner en práctica ni una sola acción.

Cuando les pones muy fáciles las cosas a tus clientes, no les estás haciendo un favor. En realidad lo que pones más fácil es que no te valoren a ti ni a tus servicios, y ellos tampoco valorarán su inversión.

Para mí eso terminó junto con mi entrenamiento. ¿Por qué? Porque lo pude comprobar por mí misma. Cuando mis clientes invierten en mi, los estoy ayudando a estar de pie en su poder con el dinero.

Hay personas que te adoran y que te van a seguir siempre porque son tus fieles clientes, y otros que no van a invertir un centavo en tu conocimiento o en tus servicios porque no los valoran. Está bien que así sea porque obviamente, ¡no vamos a agradar a todo el mundo!

Pero tú tienes que valorar tus servicios en PRIMER LUGAR. Creo que está bien facilitar las cosas cuando sabes que hay un deseo y una necesidad sincera… pero dándole la valoración correcta a tu trabajo.

Si has estado desvalorizando tus servicios, piensa en esto: tú no les estás haciendo el MEJOR servicio a tus clientes si no les das la oportunidad de que inviertan en ti. El dinero ES LA ENERGÍA DEL COMPROMISO.

Date permiso para honrar el trabajo que estás haciendo… si eres coach, terapeuta o consultor, estás ayudando a cambiar la vida de aquellas personas que ponen su esfuerzo, su dinero y su tiempo en ello.  Seguro, ¡hay personas motivadas y listas para triunfar con tu ayuda!

¡Me encantaría que compartieras tus ideas sobre esta nota!