¿Por qué los Hombres Violentos Eligen Como Abogada a una Mujer?

0 17

Me he preguntado más de una vez por qué los hombres violentos eligen como abogada a una mujer y no a un hombre.

Muchas mujeres me eligen por una cuestión de género: dan por sentado que al ser mujer “las voy a comprender más y defender mejor”.

¿Por qué no hacen lo mismo los hombres?

Creo que una hipótesis posible es que muchos hombres violentos tienen características psicopáticas, que los convierte en “seductores” ante algunas mujeres que no detectan su patología ni su pretensión de manipulación.

Están acostumbrados a manipular a su propia  pareja (que les “creyó″ veinte años y “los justificó″) y creen que una abogada va a hacer lo mismo: él se presenta en el lugar de “víctima” (no de victimario), habla de la locura de “ella”, defenestra toda posibilidad de ayuda terapéutica, pone toda la culpa afuera (ella, la familia de ella, la psicóloga de ella, la amiga, la vecina, siempre es otro).

Se encuentra imposibilitado de “escuchar” otra versión del conflictos que no sea la propia y aunque la abogada a la que consultó le señale todos los puntos flojos que tiene su argumento y el fracaso probable de las acciones judiciales que tiene iniciadas o que quiere iniciar, sigue sosteniendo que tiene razón.

No falta un momento donde luego de negar que su personalidad es irascible y que llega a la violencia, ante algún comentario de la abogada donde evidencia que su discurso “no cierra”, reacciona en forma vehemente, quedando al descubierto lo que está queriendo ocultar. Su forma de vincularse.

Algunas abogadas no sólo le creen la historia, sino que se dejan seducir por este tipo de hombres y terminando siendo su pareja, al menos mientras duren los juicios. Así ganan dos cosas: una amante y asistencia jurídica gratuita. ¿Qué más pueden pedir?.

Como aunque yo no tome el caso, cualquier ciudadano tiene derecho a tener un abogado que lo defienda, les suelo aconsejar que elijan a un varón para hacerlo.

Las mujeres de hombres de características psicopáticas tienen un gran temor de que ellos ” encandilen a su abogada” (a la de ellas). Todas nos lo advierten: Cuando lo conozca verá que parece un Lord Inglés, tenga cuidado”.

En el fondo están queriendo decir: Si yo estuve casada veinte años con él creyendo que era yo la culpable de lo que me pasaba y justificándolo a él porque había tenido una  infancia triste, puede pasarle lo mismo a Ud.”

Recuerdo una ocasión donde un hombre viajó de España para consultarme (ya habíamos intercambiado mails) un tema de familia. Si bien por mail percibía un alto grado de exigencia hacia mí preguntándote mil cosas con lujo de detalle, lo atribuí a su desconocimiento de las leyes argentinas y nada me hacía suponer que fuera violento, pero apenas llegado a Buenos Aires y ya en contacto con el abogado de la ex esposa, detecté rápidamente su personalidad violenta y manipuladora.

Alcanzó que le comentara por teléfono que había hablado con el abogado de la ex esposa y que era un jurista muy conocido para que él lo tradujera como que era “un abogado corrupto como todos los argentinos”. Eso lo hizo montar en cólera y decirme que yo lo defendería de ese abogado o que le recomiende el colega más corrupto que conozca que él tenía euros para pagarlo y que ganaría el juicio.

Le respondí que no lo atendería, no le recomendaría a nadie, ni le había dicho que el letrado de la contraparte era corrupto sino famoso y famoso por su capacidad y corté

Al día siguiente, tal cual sucede en los matrimonios donde hay violencia, el aspirante a cliente llamó hecho una seda, disculpándose por el exabrupto del día anterior y pidiéndome por favor que lo represente. Le di un rotundo NO, por dos razones:

  • a) Consideraba que su ex tenía razones para ganar el juicio que le acaba de iniciar.
  • b) Si por sólo decirle quién era el abogado se puso así, cómo se pondría conmigo el día que le dijera que el juicio – tal como se le anticipaba ahora que iba a suceder se habría perdido.

Fue la típica maniobra de arrepentimiento, de promesa de que no iba a volver a suceder, de que él valoraba mis conocimientos y mi modo de actuar, que con los honorarios no iba a  haber problema ya que él ganaba en Euros en una gran empresa. Y LE DIJE QUE NO Y NUNCA MAS SUPE DE EL

¿Por qué piensas que los hombres violentos elijen abogadas mujeres? ¿Se te ocurren otras hipótesis?