Networking Para Pequeñas Empresas y Profesionales: Qué Hacer Para Conseguir Más Clientes

Es posible que la sola idea de hacer networking - como con el marketing y las tareas de venta – te ponga nerviosa/o. Pero No tiene por qué ser así. Te acercamos 16 consejos para hacer tu networking menos traumático y más eficiente.

0
1412

Es posible que la sola idea de hacer networking – como con el marketing y las tareas de venta – te ponga nerviosa/o.

Cuando la mayoría de los profesionales escuchan la palabra “networking”, piensan que los eventos de networking son para conocer y saludar a todo el mundo mientras tratan de obtener alguna ventaja para sí o para sus negocios.

¿Quién no se estremece con la idea de pasar una hora o dos intercambiando banalidades y argumentos de venta con una sonrisa falsa pegada en la cara? Si te sientes incómoda/o, egoísta y engañosa/o, es probable que todas esas tarjetas de negocio que has recopilado terminen en un cajón de tu escritorio; así no las verás y te ahorrarás de hacer el seguimiento y todo el asunto se irá posponiendo hasta que el olvido las entierre definitivamente.

¡Ánimo! ¡Hay buenas noticias! No tiene por qué ser así. Es posible desarrollar una perspectiva totalmente diferente, el networking implica conectar y compartir con los demás. Todo lo que necesitas es cambiar tu punto de vista, pasar de la escasez y el miedo, a una perspectiva de abundancia y amor.

El foco está en dar y compartir de forma sincera, y de esta manera, construir y profundizar las relaciones que son mutuamente beneficiosas. Todo es cuestión de hacer conexiones duraderas.

Eventos de Networking Para Propietarios de Pequeños Negocios. Que Hacer Para Conseguir Más Clientes

Llega a tiempo

Este no es el momento para organizar una gran entrada por llegar tarde o contar alguna historia sobre por qué llegas tarde. A nadie le importa. Si llegas tarde y se nota, discúlpate y listo.

Relájate y se tú misma/o

Contrariamente al conocimiento convencional, no tienes que “encajar”. Puede sonar trillado, pero sé tú misma/o, a menos que eso signifique que realmente no sepas comportarte en sociedad. Pero en serio, la gente quiere conocer a la persona que está en frente. Así que no tengas miedo de ser totalmente tu misma/o. De esa manera serás más memorable.

Sonríe y se amable

Tanto hombres como mujeres se preocupan que una sonrisa demasiado grande pueda ser interpretada como que están desesperada/o por atraer la atención. Deja ese temor de lado. Es mejor errar por amable que ser considerada/o hostil o distante.

Enfócate en dar

Si tu atención se centra en dar de ti misma/o, vas a obtener retornos con creces. Si, en cambio, te enfocas en lo que puedes obtener, tendrás mucho menos éxito.

Prepárate para el evento

Aprende los nombres de los organizadores y algunos de los participantes clave. Identifica qué y cómo puedes compartir con otros: que te conozcan, lo que sabes (sin ser un sabe-lo-todo), y lo que puedes compartir desde el corazón (sin hacer suposiciones) con la gente que va a participar en ese evento en particular. Nunca se sabe lo que puede cambiar la vida de alguien.

Preséntate a la persona anfitriona del evento

Esta persona puede ser una adición muy valiosa a tu red. Nunca te olvides decir “Gracias”.

Preséntate

Si hay alguien que quieres conocer en el seminario o evento, una persona famosa en tu industria, no debes dirigirte a ella/él y decir: “Esto es lo que hago, y está mi tarjeta de visita” ¡No! Se empieza por ofrecer un cumplido sincero, por ejemplo: “Sólo quiero decirle el enorme efecto que tuvo en mi trabajo su influencia “, o “Su trabajo me inspiró a hacer esto o aquello.”

Entonces la próxima vez que compartan un evento, podrías avanzar en la conversación y tal vez ofrecerle tu colaboración.  ¿Qué tienes que perder? Por otra parte, ella/el te puede responder diciendo: “Sí, pareces una persona muy genuina y considerada. Tengo algunas cosas que puedes hacer para mí.”

No olvides que las personas exitosas y ocupadas siempre tienen más en su plato de lo que puede manejar. Siempre están buscando personas talentosas que les ayuden a hacer su vida más fácil. Si puedes ayudar a reducir el nivel de estrés de una persona, habrás hecho un amigo para toda la vida.

Ofrece algo en la primera reunión, siempre que sea posible

Aunque sólo sea un cumplido (como en el ejemplo anterior), compasión, o una conexión. Cuando dices: “Conozco a alguien que le resultará muy útil conocer”, o “Hay un gran libro que le puede ofrecer la solución a su problema,” va a producir un resultado muy diferente al de la persona que le puso una tarjeta de visita en la cara y dijo: “Vamos a estar en contacto, amigo.”

Si los puedes dejar sintiéndose incluso mejor después de interactuar contigo, te van a recordar positivamente.

Inicia la conversación haciendo preguntas

Este es una gran estrategia de acercamiento, especialmente si estás nerviosa/o. Este enfoque quita la atención de tu persona y permite que la otra persona pueda “brillar”. Al mismo tiempo te permite aprender algo nuevo.

Identifica dos o tres cosas que te gustaría aprender de la gente que concurre al evento – La gente se siente atraída por la personas que son curiosos e interesados.

Haz contacto visual

Expresa respeto e interés por la persona con la que estás hablando. Si estás hablando conmigo pero tus ojos están constantemente explorando los alrededores (quizás para ubicar a alguien más importante o relevante para ti), ¿no crees que posiblemente eso me haga sentir poco apreciada?

Usa ropa cómoda

Si estás constantemente moviéndose y preocupada por cómo te ves y no te sientes cómoda/o, los demás lo notarán.

Toma la iniciativa

Ve hacia la gente y haz amigos. A la gente le encanta que se le pregunte acerca de ellos mismos, sus aficiones, o sobre su familia. Este es el momento de conocer algunas características personales que te darán la oportunidad de encontrar un interés común que facilite una conexión más natural.

Ofrece un firme apretón de manos

Mantén tu bebida en la mano izquierda. Esto evita que tu mano derecha esté húmeda al saludar. Y, chicos, no crean que tienen que dar la mano de forma distinta con una mujer que con un hombre. Un firme apretón de manos (no un apretón de muerte…) siempre es apropiado.

Se inclusiva

No monopolices a la gente, especialmente aquellos que están en alta demanda, como el orador del evento. Esto hace que esa persona se sienta incómoda. Recuerda, ella también están allí para conocer a mucha gente. También molesta a otras personas que quieren conocer a la persona que estás tratando de monopolizar. Invita a los demás a unirse a la conversación. De esta manera, serás vista como una persona muy abierta y generosa.

Pide una tarjeta de visita y luego mantente en contacto

Es tu responsabilidad pedir una tarjeta y es tu responsabilidad hacer el seguimiento. Es la calidad, no la cantidad, lo que cuenta para hacer verdaderas conexiones personales. Si pasas a través del evento recogiendo tarjetas de visita a diestra y siniestra como si hubiera un premio para quien obtenga más tarjetas al final del evento, tú misma te haces un mal enorme.

Y recuerda, sólo porque alguien te da su tarjeta de visita no significa que tienes permiso para agregarla a tu lista de correo o suscribirla a tu newsletter. Por supuesto que puedes enviar un correo electrónico personal como medida de seguimiento, pero no debes añadirlos a tu lista de “prepo”.

Siempre ten una lapicera a mano

Cuando recibas una tarjeta de visita, escribe una pequeña nota al dorso sobre cualquier compromiso realizado, los temas que hablaron, cualquier detalle que te ayude luego a recordar a la persona. Así podrás personalizar el futuro contacto,  asegúrate de incluir también la fecha y el nombre del evento donde se encontraron.

Conclusiones

La semana entrante abordaremos nuevamente el tema desde una óptica opuesta: Que NO hacer para conseguir más clientes.

¿Participas de eventos de networking? Cuéntanos tu experiencia.