¿Miedo a Hablar en Público? 5 Consejos Para Enfrentar A Tu Audiencia

Hablar en público es un arte, pero si careces de el y tienes necesidad de hacerlo, practica estos 5 consejos que te ayudarán a vencer el miedo a hablar en público.

0
3405

Ya sea que estés al frente de una gran empresa, o comenzado una iniciativa comercial o profesional, habitualmente tienes conversaciones con clientes o con el personal de tu empresa, muchas veces te encontrarás en la situación de tener que hacer una presentación o una conferencia sobre tu área de experiencia. ¿miedo a hablar en público?

No te imaginas la cantidad de personas que, aún teniendo que hacerlo cotidianamente, temen pararse frente a una audiencia y no logran expresarse correctamente o generar confianza y seguridad en lo que dicen.

¿Te sucede lo mismo? El coach de quien aprendí estas técnicas, Daniel Álvarez Lamas,  me enseñó que la clave es  “lograr hablar en público en un estado interno de plenitud”. ¿Cómo lograrlo?

Miedo a Hablar en Público: Cinco (5) consejos para ganar confianza

“La confianza en uno mismo es el secreto del éxito” - Ralph W. Emerson Clic para tuitear

CONSEJO 1 – Presta atención al contexto físico

Antes de iniciar la presentación o exposición, tienes que asegurarte que el contexto exterior no perturbará tu concentración interior. Interrupciones, equipos informáticos que no funcionan, falta de sillas (o por el contrario exceso de sillas que da la impresión de que “no vino mucha gente”) sólo colaborarán en subir tu nivel de nervios y de inseguridad.

Familiarízate con el contexto al menos un día antes del gran día. Si puedes, practica allí.

Prueba el sonido, la pantalla, los efectos, las luces, todo lo que tengas preparado. Y ese día intenta llegar mucho tiempo antes y estar listo para arrancar antes de la hora pautada, así tienes la posibilidad de cruzar algunas palabras y darle la bienvenida a tu público.

Esto te hará liberar estrés y ganar terreno (porque ya no son totalmente desconocidos, al menos conoces sus nombres o los has saludado) y te será mucho más sencillo luego hacer contacto visual con ellos y generar un ida y vuelta de reconfirmación que te dará mayor seguridad.

CONSEJO 2 – Busca generar interés e impactar

Pregúntate, ¿cuál es el mensaje que quiero que se lleve mi público? Y trabaja sobre ese impacto. Ofrece tu discurso en forma de relato. Las personas entendemos mucho más a través de imágenes y representaciones (como ejemplos o anécdotas) que con conceptos abstractos descriptos en una secuencia de palabras y frases.

Busca “contar un cuento”. Utiliza una introducción, nudo y desenlace para poder ofrecerle una correcta secuencia a tu exposición. Busca generar efectos (emociones, sensaciones) para que las experiencias queden mucho más arraigadas a la memoria de tu público.

CONSEJO 3 – Cuida tu estado emocional

Cuando enseñas, expones o transmites tus conocimientos, además estás inspirando a tu público emociones y sensaciones. Si tu estado emocional no es del todo propicio, probablemente termines generando reacciones que no sean las que esperas.

Es importante que demuestres cuando estás entusiasmado y contento porque de esa forma transmites tu naturalidad al público y le das vida a tu relato.

¿Auditorio difícil? Defiende tu estado mirando a quienes te refuerzan y no a quienes están contrariados con tus palabras.

CONSEJO 4 – Imprímele tu personalidad

Dale tu toque personal, se tu mejor versión, se tú misma/o. Lo importante es que el público pueda verte con naturalidad. A veces quieres tomar determinadas posturas con las manos, o con el cuerpo y esto te genera más rigideces y muestras que no estás siendo fiel a tu estilo.

Es preferible que lo que expongas no sea impecable y perfecto como imaginabas, a que quede como una manipulación o que muestres algo que en verdad no refleja lo que eres.

CONSEJO 5 – Habla desde tu zona de confort.

No hay nada mejor para ganar confianza en la exposición que rápidamente introducir experiencias propias que ofrezcan valor al auditorio desde tu aprendizaje propio y tu reflexión.

No sólo estarás dándoles ideas prácticas de lo que tratas de explicar sino que te sentirás cómodo con lo que expones (porque son tus experiencias y vivencias propias, no estás armando en tu mente un discurso sino que simplemente cuentas lo que pasó) y fortaleces tu seguridad y confianza en el camino.

Conclusiones

Hablar en público es considerado un arte, el de la oratoria, pero si tú no lo tienes y para ti más que arte es una verdadera necesidad, te invito a que practique estos consejos que seguramente te ayudarán a “despegar”.

Recuerda:

“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo con valentía” –  Nelson Mandela

¿Tienes otros consejos? Te invitamos a compartirlos, déjanos tus comentarios debajo

Compartir
La Lic. Gabriela Turiano es coach certificada, mentora de negocios y experta en liderazgo y desarrollo profesional. Se dedica a ayudar a profesionales independientes a poner en marcha y hacer crecer su negocio propio, atraer más y mejores clientes y generar así altos ingresos. Recibe semanalmente sus estrategias suscribiéndote gratis a su newsletter en www.gabrielaturiano.com