Menos Información y Más Acción

0
1546

Hay tanta información disponible sobre cualquier tema que nos interese que parece que esa abundancia nos causa adicción. Tendemos a consumir información y delegamos la acción eternamente.

En este momento estoy pasando unas vacaciones con mi esposa en Kauai.

Mientras trataba de estacionar en Hanalai Bay Beach mi esposa dijo: “Parece como si todos los habitantes de Hawaii estuvieran en esta playa” a lo que yo le contesté: “ Si, hasta quizás nos topemos con Elvis Presley aquí”

En ese mismo momento la voz de Elvis surgió en la radio cantando “A Little less conversation” (“Un poco menos de conversación”).

Un poco menos de conversación, un poco más de acción
Todo esta irritación no me satisface
Morder un poco más y ladrar un poco menos
Pelear un poco menos y tener un poco más de chispa
Cierra la boca, abre tu corazón y satisfáceme

Fue uno de esos momentos en los que todo “encaja”, pero no sólo por mi comentario y la canción que sonaba en la radio … Sino porque a principios de ese mismo día yo había empezado a escribir un artículo sobre “La Relación Información – Acción” y la palabra ” información” no está muy lejos de ” conversación”.

En esa canción Elvis había dicho en gran medida lo que yo quería decir: Un poco menos de información, un poco más de acción. Como consultores, coaches, entrenadores, líderes, etc., pasamos mucho tiempo difundiendo información. También estamos inmersos y abrumados por la información.

La información, una vez de gran valor, se ha convertido en una mercancía muy barata, en un commodity. Con Google, casi todo lo que queremos saber está inmediatamente a nuestro alcance .

¿Quieres saber cómo escribir un buen artículo? Escribes: “Artículos (o blogs ) sobre redacción de artículos” en Google y obtendrás páginas y páginas sobre la redacción de artículos, entre los que seguramente encontrarás una contribución de este mismo blog, fíjate aquí.

Lo mismo ocurre con prácticamente cualquier tema sobre cómo hacer el marketing de nuestros negocios. Hay de todo y todo es gratis. ¡El valor monetario de la información se ha reducido a casi cero! Así que, ¿qué vamos a hacer las empresas de información?

Debido a la proliferación de información, las personas también se han convertido en adictos a ella. La información es el fármaco de elección para casi todo el mundo en los negocios. Miramos a nuestras pantallas 12 horas al día para absorber más y más información.

sobrecarga de información
Tomar la información de Internet es como beber de un hidrante de incendio. – Michel Kapor

Y como resultado, nos convencemos que necesitamos aún más información, a pesar de las pruebas en contrario. Ten en cuenta la proporción de información versus acción – la cantidad de información que damos en contra la acción que tomamos en esa información. Nadie sabe la proporción real, pero digamos que hace 20 años (en el comienzo mismo de la web), la proporción era de 100 a 1.

Ahora, con la web, Google, las redes sociales y los dispositivos portátiles siempre a mano, la relación está más cerca de 1,000 a 1. Esto significa que por cada 1.000 piezas de información que absorbemos, sólo implementamos una pieza de esa información. Algún día, alguien va a calcular la relación real, pero eso no es demasiado importante.

Pero Elvis tenía la solución simple: Necesitamos un poco menos de información y un poco más de acción.

Y ahí es donde hoy reside nuestra gran oportunidad.

Porque hay una brecha tan grande entre información y acción, nuestros clientes necesitan servicios que estrechen esa brecha y les permitan dedicar sus esfuerzos a la acción.

Necesitamos proveer servicios basados en la implementación de esa información. Claro, todas las personas que publicamos ya hemos estado haciendo eso de alguna manera, pero ahora es mas esencial que nunca.

No se trata de todo lo que sabes sino en cómo puedes facilitar efectivamente la implementación de esa información.

Entonces quienes brindamos asesoramiento, coaching, mentoring, programas de capacitación, etc., necesitamos orientar a nuestros clientes a la acción, si lo conseguimos, nuestros servicios serán mas valiosos que nunca.

Las preguntas que te debes plantear son:

  • ¿Cómo cambiamos nuestros servicios para que estén más centrados en la acción y menos en la información?
  • ¿Cuáles son las formas mejores, más efectivas y asequibles de proveer servicios que logren eso?
  • ¿Cómo involucramos a los clientes, reforzamos su responsabilidad, hacemos el seguimiento del progreso y aumentamos los resultados?
  • ¿Cómo conseguimos la mejor información para nuestros clientes, perdemos menos tiempo y los movemos a la acción con mayor rapidez?
  • ¿Cómo podemos cumplir con la promesa de los resultados con los nuevos sistemas y metodologías de entrenamiento, consultoría y formación?
  • ¿Cómo hacemos para que nuestros clientes se despeguen de la adicción a la información y los apoyamos para que la toma de medidas eficaces sea una prioridad?
  • ¿Y cómo vamos a hacer el marketing de estos servicios? ¿Qué necesitamos para comunicar poderosamente a nuestros potenciales clientes acerca de cómo podemos ayudarles con este enfoque?

 

Este va a ser el foco de mi negocio en el 2015

Eso significa pensar nuevamente por entero sobre la forma en que voy a hacer el marketing de mis productos y servicios.

Voy a hacer cambios dramáticos en la forma en que trabajo con mis clientes, voy a potenciar la información que les entrego, repensar los precios para hacerlos mas accesibles y comprometer a los clientes en conversaciones más orientadas a la acción y a mejorar los resultados obtenidos.

Espero que Elvis se sienta orgulloso.

Y tú, ¿que piensas hacer en el 2015?. Si este artículo te resulta interesante por favor compártelo en tus redes sociales.

Compartir
Robert Middleton de Action Plan Marketing ayuda a los profesionales independientes a atraer más clientes. Por favor visite el site de Robert para leer otros artículos y recursos de marketing.