Marketing y Motivación

No creemos tener una resistencia a hacer una actividad de marketing en particular; simplemente encontramos la forma de evitarlas, por falta de motivación. Mis 2 motivaciones principales de marketing.

Conocí una persona en un evento la semana pasada que tiene una empresa de inversión muy interesante. Después de conocer más acerca de su servicio, le pregunté cómo lo comercializaba, como gestionaba su marketing.

Su respuesta me sorprendió, “Oh, no podemos hacer marketing de este servicio, hay demasiadas regulaciones que nos impiden hacerlo”.

Bien, es cierto que no puede hacer ciertos tipos de publicidad y no puede hacer afirmaciones sobre rendimientos, pero podría haber hecho mucho más que sólo asistir a ocasionales eventos de networking.

Por ejemplo, podría dar charlas y seminarios, publicar artículos en su sitio de Internet, tener un blog y mandar una newsletter, etc…

Esta conversación me recordó tantas otras conversaciones con profesionales independientes que he tenido durante los años. La respuesta general es algo así como: “No puedo hacer eso porque… (y rellena con tu excusa razonable aquí)”.

En algún momento, al leer este artículo u oído hablar de un cierto marketing en alguna parte, probablemente tuviste una respuesta similar: “Oh, eso suena como una buena idea, pero…

Y entonces pensaste en actuar.

Marketing y Motivación van juntas

Lo curioso es que realmente no pensamos que tenemos una resistencia a hacer una actividad de marketing particular; simplemente encontramos algunas formas muy razonables de evitarla, entonces nos justificamos.

Pensemos en todas las cosas que has dicho de hacer…

  • Participar en un grupo de profesionales de alto nivel que podría hacer crecer tus relaciones de negocios.
  • Mejorar tu sitio de Internet y trabajar para conseguir más inscriptos en tu lista de correo ofreciendo un informe gratuito.
  • Comenzar a publicar regularmente una newsletter para mantenerte en contacto con quienes solicitaron el informe.
  • Hablar en conferencias para aumentar tu credibilidad y llegar a un público más amplio.
  • Desarrollar más relaciones con socios que podrían referirte más clientes ideales.

Todos estas son estrategias de gran alcance, de largo plazo que pueden darte un tremendo apalancamiento a tu marketing y ayudarte a llevar tu marketing a un nivel completamente nuevo.

Así que ¿por qué no las hacemos (o las hacemos con poco entusiasmo)?

Bueno, por un montón de razones: básicamente porque requieren esfuerzo y conocimientos. Probablemente requieran de mucho de nuestro tiempo y energía. La motivación puede faltar.

Tan raramente nos comprometemos a asumir estos proyectos de marketing porque el esfuerzo nos parece mucho mayor que el potencial de retorno de estos esfuerzos.

¿Hay una manera de incrementar esa motivación? Después de todo, si no la encuentras, te encontrarás en exactamente la misma situación dentro de un mes, o de un año.
En lo que a mi respecta, desde que recuerdo, tengo 2 motivaciones principales de marketing:

  • 1. Quiero hacer mucho dinero.
  • 2. Quiero hacer una diferencia y una contribución a mi comunidad.

Creo que encontré una buena fórmula allí. Descubrí que si mi única motivación era el dinero, nunca funcionaría para mí. Y créeme, he probado muchas cosas. Y si sólo me centro en hacer una diferencia, sin tomar en cuenta las realidades empresariales, las cosas no funcionan bien.

Así que si tu marketing se ha quedado atascado en un punto muerto, te aconseja trabajar en ambos hasta que converjan de manera significativa. Puedes empezar con uno – ganar dinero o hacer una diferencia, pero es necesario sentir cierta pasión por ambos.

Hablemos sobre el dinero primero

¿Cuánto dinero quieres hacer cada año? Si cumplieras esa meta, ¿cómo afectaría tu vida? ¿Qué serías capaz de hacer que no puedes hacer ahora? ¿te liberaría de preocupaciones, te permitiría tener una jubilación segura, viajar más o vivir en una casa más agradable?

Debes imaginar y visualizar un estilo de vida donde tienes un ingreso mucho mayor y funciona para tí mucho mejor que ahora. ¿Qué pasa si nunca tuvieras que preocuparse por deudas o por comprar algo para ti misma sin culpa?

Esto me pasó hace unos 10 años cuando mis ingresos aumentaron dramáticamente. Como Sophie Tucker dijo: “He sido pobre y he sido rica. Créeme, querida, !ser rica es mejor!”

Ahora vamos a hablar de hacer una diferencia

Imagina cuando te jubiles de aquí a varios años. Y luego mira hacia atrás en tu vida y tu negocio. ¿Has conseguido lo querías lograr? ¿Ayudaste a la gente a hacer sus cargas más ligeras? ¿En tu negocio tus servicios han hecho una diferencia medible y un aporte de los que estás orgullosa?

¿Has servido a tantas personas como pudiste al más alto nivel posible? ¿Diste lo mejor y aprovechaste cada oportunidad para poner tus servicios a disposición de los que más los podrían aprovechar?

Un día, hace muchos años, hice este compromiso. He querido ayudar a tantas personas como fuera posible a compartir sus dones a través de sus servicios y lo haría ayudándoles a atraer a más de sus clientes ideales a su negocio. Y nunca he olvidado ese compromiso.

Conclusiones

Te aseguro que cuando llegues a tener muy en claro estas dos áreas – dinero y hacer una diferencia, tu motivación para realizar un mejor trabajo de marketing de tus servicios se incrementará automáticamente.

Piensa seriamente acerca de esto y por favor déjame saber tus comentarios.

Compartir
Robert Middleton de Action Plan Marketing ayuda a los profesionales independientes a atraer más clientes. Por favor visite el site de Robert para leer otros artículos y recursos de marketing.