Los Pasajes Cubiertos de París

0
4250

Galerie Vivienne

Confieso que no seguí este orden de recorrido pues adivina, me volví a perder y volví a aparecer en la parte de atrás de Les Halles… sin embargo voy a seguir aquí el orden de las guías turísticas.

La reciente restauración le devolvió a la Gelerie Vivianne un poco de los brillos de antaño.

El estilo arquitectónico es el neoclásico, que corresponde a la época de su construcción (1826), en la era posrevolucionaria. Los suelos están decorados con mosaicos del célebre artista italiano Faccina.

Tiene varios niveles, y podemos iniciar el recorrido por cualquiera de las tres entradas diferentes: por la rue Vivienne, por la rue des Petits Champs o por la rue de la Banque.

paris_vivienneEn una de las entradas de la galería se encuentra el bar Le Bougainville, en honor del marino Louis-Antoine de Bougainville (1729-1811), que murió en una de las viviendas del pasaje. En 1763, y en nombre de Luis XV, había tomado posesión de las islas Malvinas y fundado una colonia en la Gran Malvina, que él mismo restituyó más tarde a los españoles.

También habitó allí Eugène François Vidocq, contemporáneo de Balzac, increíble personaje que fue a su turno presidiario, jefe de la policía y escritor.

Hacia el interior, en el salón A Priori-thé, se puede hacer una pausa antes de lanzarse, unos pasos más allá, a la búsqueda de obras raras en los estantes de la librería de usados D. F. Jousscaume (fundada en 1826 con el nombre de Petit-Siroux).

Una boutique especializada en relojes de pulsera de los años 60-70 y la bódega Lucien Legrand ayudan a darle el tono retro al conjunto del pasaje.

Galerie Colbert

Paralela a la galería Vivienne, la galería Colbert fue construida poco tiempo después en el emplazamiento del antiguo Hôtel Colbert (residencia del regente Felipe de Orleáns). A la galería Colbert le resultaba muy difícil igualar a su vecina, pero no imposible. Con este objetivo se la dotó de una gran cúpula acristalada de 15 m de diámetro que ha sido enteramente restaurada por la Biblioteca de los Monumentos Históricos, titular del pasaje desde 1974.

Entre la galería Colbert y la calle Vivienne, puedes disfrutar del encanto añejo del café-restaurante Le Grand Colbert: sus frisos, de 1830, también están declarados de interés histórico. Esta brasserie parisina por excelencia, abierta siete días a la semana, es conocida también por su tartar de ternera, sus patatas fritas caseras y su baba au rhum, un bizcocho emborrachado en ron, mmm…

Passage Choiseul

El Passage Choiseul alberga mayormente boutiques de ropa femenina y, en el final de la nave, la librería de usados Libria.

Pero como yo no conseguía seguir el orden “correcto” desde la Galerie Véro-Dodat, después de dar muchas vueltas volví a reencauzarme por la calle Saint Denis. A lo largo de esta calle se encuentra un segundo grupo de pasajes, de construcción mucho más sobria, desprovistos de decoración y construidos durante la Restauración (1814-1830). Un poco apartados de los circuitos turísticos, estos pasajes comunican barrios más populares, con una gran actividad comercial y con una fuerte impronta extranjera.

Esta calle es de antiguo conocida por la oferta de prostitución, pero lo que me llamó poderosamente la atención es la convivencia entre dicha actividad y algunas vitrinas de negocios de moda; esta gente no parece ser muy prejuiciosa.

Pasaje du Grand Cerf

Ocupado en su mayoría por negocios de diseño, el Passage du Grand Cerf es arquitectónicamente el más alto de los pasajes parisinos. Su arquitectura marcó un hito en la construcción de estos edificios al utilizar por primera vez una estructura metálica.

paris_grand_cerf2Su bóveda de vitrales se eleva a 12 metros, más del doble del Passage des Panoramas. Si bien fue París la ciudad que inventó los pasajes cubiertos, el hecho de que sus constructores fueran financistas privados dio por resultado obras de dimensiones más intimistas.

La moda de las galerías cubiertas se propagó a otros países, pero cambiando el carácter intimista de los pasajes parisinos por otro decididamente monumentalista en otras grandes capitales europeas. Así, a lo largo del siglo XIX, Londres, Cleveland, Berlín, Moscú o La Haya, competirán en la talla y grandiosidad de sus galerías cubiertas.

Por eso podríamos decir que los pasajes de París fueron el primer estilo internacional de la arquitectura moderna, y por tanto, parte de la experiencia vivida por una generación a escala mundial, metropolitana.

Passage du Caire

Al Passage du Caire se accede por una pequeña puerta. Su construcción se inspiró en los souks, o mercados cubiertos de Turquía, Persia y el resto de Oriente. Construido en 1799 cuando Napoleón Bonaparte lleva a cabo una campaña en Egipto; no en vano, este pasaje lleva ese nombre.

Pasaje del Prado

Ubicado en la rue Saint Denis y el boulevard Saint Denis, conserva los soportes del techo en diseño art déco, único vestigio del pasado.

Y ya llegamos a la zona de los grandes boulevares que van cambiando de nombre: Saint Denis, Bonne Nouvelle, Montmartre, des Italiens y el famosísimo boulevard Haussmann (pronunciar a la francesa bulevard osmán).

Los pasajes cubiertos ubicados en la zona de les Grands Boulevards

Desde el Boulevar Montmarte a Faubourg encontramos tres pasajes muy conocidos: des Princes, des Panoramas y Verdeau.

Pasaje des Panoramas

paris_des_panoramasAbierto en 1799, toma su nombre de una atracción que consistía en proyectar panorámicas de grandes ciudades pintadas por el americano Fulton en las paredes de una sala cilíndrica a oscuras.

Muy frecuentado en su época por Eugène Delacroix y Alejandro Dumas. Actualmente se destacan los negocios de filatelistas.

La tienda Ciboulette vende lámparas estilo Tiffany.
Site: http://www.passagedespanoramas.fr/

Pasaje des Princes

paris_des_princesEste pasaje de 1860 fue el último construido en el siglo XIX.

Prácticamente toda la galería está monopolizada por una gran juguetería, Village Joué Club que, respetando el diseño original de los locales, presenta sus productos en forma temática. Así un local está dedicado a las muñecas y accesorios, otro a los juegos electrónicos, otro a juguetes de animalitos, otro a juguetes para bebés, etc.

 

Pasaje Jouffroy

Ubicado frente al Pasaje des Panoramas, al atravesar el bulevard Montmatre, entramos en el Joufroy. Fue el primer pasaje en ser construido completamente con hierro y vidrio, aunque los detalles decorativos son de madera. En el número 34 se descubre la increíble tienda de bastones antiguos de Monsieur Segas: con precios que oscilan entre los 150 y los 1.500 euros por un bastón de marfil tallado a mano. Desde 1882 funciona allí el célebre museo de cera Grévin.

paris_joufroy

Pasaje Verdeau

El pasaje Verdeau alberga antigüedades, acuarelas, diarios de época y una boutique Kodak de 1901 que vende cámaras de fotos antiguas. Allí se encuentra Igolosi, una de las mejores cantinas italianas de París.

paris_verdeau

Estos son algunos de los 20 pasajes cubiertos que sobreviven en París; los otros fueron desapareciendo principalmente por las obras del barón Georges-Eugène Haussmann al que Napoléon III le encarga en 1852 que «modernice» París, lo que acabó con buena parte de la ciudad medieval y con ella la mayoría de los pasajes.

Y ya volviendo hacia el Sena, es cuando visité Vivianne. De allí caminé hasta la Madelaine en busca de un local donde comprar ropa deportiva y dejar de pasar frío en esta primavera parisina. Salí de la tienda al atardecer y mientras me acercaba al Sena buscando el metro desemboqué en la plaza de la Concorde bajo la lluvia y la tenue luz de la hora, un efecto maravilloso y totalmente inesperado. Tomé el metro a la salida de los jardines de Las Tullerías, frente a la plaza.

Fin de mi primer aventura parisina en la que pude ensayar muchas veces mis: “Pardon Monsieur/Madame pour aller a …. Si´l vous plaît?” o “Je suis perdue, pouvez vous me renseigner?”

1
2
Compartir
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.