Los 10 Ladrones de Tu Energía

1
19293

Vivimos en un tiempo tan agitado que nuestra energía habitualmente se disipa en innumerables tareas y relaciones sin importancia. Tanto que nos quedamos sin energía para emplear en lo que realmente vale.

Por eso me pareció oportuno destacar estas puntos del Dalái Lama que nos permiten identificar y poner en su sitio a los ladrones de tu energía.

Pero primero me gustaría presentar al personaje. Mucha gente creo que Dalái Lama es el nombre de una persona cuando en realidad es un título.

En principio, Dalái Lama es el título vitalicio, designado por elección religiosa, que le corresponde al dirigente del gobierno tibetano en el exilio y líder espiritual del budismo tibetano.

Quizás te preguntes por qué hay un gobierno tibetano en el exilio, bueno pues porque en 1950 China invadió el Tibet y desplazó su gobierno.

El gobierno en el exilio hace lobby político para la liberación de Tíbet o que al menos goce de mayor autonomía como la de Hong Kong y preservar la cultura tibetana.

Por supuesto Hollywood no se iba a privar de hacer algunas películas sobre esta temática (quizás recuerdes Siete años en el Tíbet o Kundun), y numerosos documentales y programas de televisión.

El actual Dalái Lama es Tenzin Gyatso, nacido el 6 de julio de 1935 y es la 14ava persona en llevar el título, la primera lo hizo en 1391.

En 1989 recibió el Premio Nobel de la Paz, lo que potenció su notoriedad mundial.

En marzo de 2011 el Dalái Lama renunció a los cargos políticos, quedando solo como líder espiritual y religioso. Después  de todo Dalái Lama es traducido generalmente como “océano de sabiduría”.

Los 10 Ladrones de Tu Energía

Por el Dalái Lama

1- Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

2- Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

3- Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

4- Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5- Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6- Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7- Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8- Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9- Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10- Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.