Londres a Pié: Un Paseo Por la Capital Más Globalizada del Mundo

0
1114

Caminar las ciudades es una de las cosas más exitantes del mundo. No, no estoy loca….por lo menos, no más que lo que estuve siempre.

A veces miro a la gente en los lugares turísticos bajar de esos impresionantes micros–o de las camionetitas, da igual, es sólo cuestión de escala-, todos en fila –cámara en mano, eso sí- y no puedo menos que evocar los monólogos del genial Enrique Pinti.

Se me ocurre que viajar es algo más que visitar edificios públicos y museos, si no, con un buen documental, alcanzaría. Pero, ¿qué hay del olorcito a vino caliente en la feria de Frankfurt, del aroma de los calamares fritos en alguna callecita de Madrid, o del calor de las castañas asadas en Lisboa? Cada ciudad tiene su conjunto característico de sensaciones que hacen de ella un lugar único. Perdérselo, es no haber viajado.

Por supuesto que un buen city tour puede darnos una idea general, sobre todo si no tenemos mucho tiempo, pero nada perdurará tanto en la memoria como aquellas calles que hayamos caminado saboreando cada paso.

Un poco de historia

Londres es una ciudad maravillosa, con una historia fascinante que se entreteje con la leyenda. Fueron los romanos quienes la levantaron imponente y amurallada. Pasaron los años y pasaron los romanos, y la ciudad sobrevivió a incursiones de sajones y vikingos. Eduardo el Confessor, penúltimo rey anglo-sajón, construyó su abadía y palacio en Westminster y Guillermo el Conquistador le dió independencia y autogobierno.

El gran incendio de 1666 destruyó cinco sextos de la ciudad que fue reconstruída por Sir Christopher Wren. El siglo XVIII la vio rica e importante como centro de un imperio en crecimiento y, con la gran explosión demográfica del siglo XIX, tuvo lugar la gran expansión de los suburbios victorianos. En el civilizado siglo XX, una vez más, Londres fue desvastado, esta vez por la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial y debió ser nuevamente reconstruída.

Las cosas son según como se miran y las ciudades no son la excepción. Hay tantos Londres como ojos dispuestos a mirarlo y tantos recorridos como nuestros intereses nos dicten.

Londres real

Lo primero es conseguir el plano. La oficina de Información Turística es un buen lugar para obterner uno y de paso preguntar los horarios del cambio de guardia ya que cambian según el mes. Entonces, los que quieren ver el Londres Real, una buena idea es comenzar a la mañana en Trafalgar Square, donde podrá ver la estatua del Almirante Nelson, luego pasar por el cuartel de los guardias a caballo, y de alli, por el Mall (principal ruta ceremonial de Londres) al Palacio de Buckingham.

nevada_londres

Durante los meses de verano está abierto al público (previo pago de un ticket de alrededor de 10 libras). El resto del año, habrá que conformarse con verlo de afuera pero, de cualquier modo, está el tradicional cambio de guardia. El parque adyacente (Saint James) es bellísimo. A la inglesa, con amazonas en caballos árabes y todo. Podemos caminar hacia Picadilly Circus, donde está la estatua de Eros, y terminar con un té a las 5.

Navegando el Támesis

tower_on_thamesComenzar el día con la visita a la milenaria torre de Londres, donde podrá ver las joyas de la corona, embarcar en el Puente de la Torre y desembarcar en en puente de Westminster, allí puede empalmarse con la abadía y las casas del Parlamento con el famoso Big Ben, cuya campana pesa 13,5 toneladas y, pegada, la Abadía Westminster.

De shopping por Londres

harrodsPara las que tienen ojos consumistas, el paseo es por Oxford Street que se extiende desde el Marble Arch en una punta, hasta el Tottenham Court Road.

Otras calles famosas son Long Acre de Covent Garden, o bien Regent Street (parada de metro más cercana es Oxford Circus), conocida en particular por la boutique, por los vestidos de alta calidad y por los juguetes del enorme tienda de Hamleys, del Disney Store y de Warner Store. Hamleys es una tiende de 7 plantas con más de 40 mil juguetes y juegos.

Otros lugares son Bond Street, Regent Street y Knightsbridge donde encontrará la famosísima Harrods.

Y si es de las que le gusta la jardinería y el paisajismo no puede dejar de visitar Kew garden, una institución mundial en la materia.

jardines-de-kew