Liderazgo y Compromiso

0
1431

¿Qué más se puede escribir sobre uno de los temas más trillados de todos los tiempos? ¿Cuántas miles de frases escritas para tratar de explicar por qué algunas personas se convierten en líderes? Miles de clases de MBA con las mismas preguntas: ¿En qué se parecen Gandhi y Hitler?, ¿Qué es ser un líder?, ¿Líder o jefe?, ¿Líder o coach?, ¿Equipo o liderazgo individual?

“Somos lo que hacemos, con lo que hicieron de nosotros.”

J.P. Sartre

 

Sea lo que fuera que se esconde detrás de esta (o estas) misteriosa(s) circunstancia(s), la cuestión del liderazgo impacta muchísimo en nuestra vida diaria.

Hoy sabemos que las relaciones laborales, en general con nuestros superiores, representan el principal motivo por el que abandonamos una empresa.

También que, cada día más, esperamos que las personas que ocupan posiciones de liderazgo demuestren una ética y un compromiso con las cosas en las que nosotros creemos, y esto es también uno de los principales motivos de movilidad laboral en el mundo.

Entonces, ¿cómo no vamos a seguir tratando, una y otra vez, de descifrar los secretos detrás de una cuestión que puede tener un impacto tan grande en nuestras vidas? ¿Algo que es tan difícil de explicar y, al mismo tiempo, tan relevante para nuestra sociedad?

En lo personal, hay dos temas que me parecen claves para hablar del liderazgo: y son el lenguaje y nuestro compromiso con él.

Decía una gran profesora que tuve que estamos inmersos en una época en la que todo busca explicarse como consecuencia del impacto del lenguaje y, como un niño criado en los ‘90s, seguramente no puedo ser ajeno a nuestro tiempo y nuestras interpretaciones.

Así que, consciente de mi sesgo generacional, voy a decir que lo que define en gran parte -a título personal- al liderazgo, es la capacidad generativa del lenguaje. Cuando hablamos no estamos describiendo cosas que sucedieron o que “son” de una manera, sino que muchas veces estamos generando una nueva realidad, estamos creando el mundo.

El liderazgo para mí, entonces, tiene que ver con el compromiso de nuestras palabras y acciones; no es una característica propia de algunos, sino que nos pertenece a todos. Tomar conciencia de esto, tener el coraje de hacernos cargo del impacto que generamos en los demás, eso es asumir nuestro liderazgo y, desde mi punto de vista, es una responsabilidad de cada una de las personas que viven en una sociedad.

Porque, muy probablemente, algún día mires a alguien a los ojos y le digas “te amo” y la vida de esa persona va a cambiar, y la tuya también. Hasta tal vez un día le preguntes si te quiere acompañar el resto de tu vida o puede que cometas la locura de tener en tus brazos un ser increíblemente indefenso que te va a mirar y buscar en vos un ejemplo por muchos años.

O simplemente vas a trabajar en equipos y vas a ver a un compañero desmotivado, te van a preguntar por alguien que trabajó contigo y vas a dar feedback. Lo que digas, lo que te calles, la forma en que lo hagas, todo eso va a influir, va a impactar, va a generar un cambio en los demás y en vos mismo.

Ser consciente del impacto de lo que hacemos y decimos, de que cambiamos el mundo que nos rodea con nuestras decisiones, es para mí la enseñanza más profunda e importante de la discusión sobre el liderazgo.

Por favor déjanos tus comentarios debajo y comparte esta nota en tus redes sociales.

Compartir
CEO de FDV Solutions, empresa que se dedica al desarrollo de software a medida para diversos segmentos y tipos de empresa con un claro objetivo: Ayudar a nuestros clientes a potenciar la relación con sus propios clientes y prospectos.