Liderazgo Femenino: Un Modelo Para Armar

Ponencia presentada en el Forum Líderes 2003 en San Luis, setiembre de 2002.

0
2305

Otro clásico: temor a ser visualizada y considerar que es “egoísta”, que abandona su misión principal o básica de cuidado de la familia, sobre todo de los hijos o que el marido o pareja pueda sentirse desplazado.

Esa doble vertiente entre el afuera y el adentro constituye una fuente de conflicto importante que la hace posponer o retacear su compromiso con el proyecto que tiene o el negocio o actividad que desarrolla.

Fíjense que las mujeres terminan haciendo proyectos o actividades ligadas a lo más conocido o habitual para el mundo femenino: voluntariado social, emprendimientos que no las aleje de la casa u hogar, cocina, artesanías, decoración, educación, salud, organizaciones dirigidas a los grupos más vulnerables: discapacidades, niños, ancianos, pobres, servicio y servicio…. sacrificio, olvido de sí misma.

En contrapartida, en el otro polo de las mujeres reconocidas o famosas en sus medios profesionales o laborales, están las que pudieron hacer carreras visibles porque en su hogar tienen un proveedor económico que les permite contar con la tranquilidad de no tener que afrontar el mantenimiento de la estructura básica.

No son pocas las mujeres líderes en algún aspecto que cuando vemos cómo viven o de qué, descubrimos, que tienen una vida bastante convencional. Y esto sucede aún con algunas militantes feministas. Entonces… cómo es la cuestión?

¿Cuáles son las dificultades con las que se encuentran las emprendedoras hoy, en un país como Argentina?

Mi experiencia con mujeres emprendedoras

  • No existe capacitación empresaria para las mujeres con perspectiva de género y si existe, es en una proporción mínima. Esto incluye a las organizaciones gubernametales dedicadas a la mujer (Consejo Nacional de la Mujer, Dirección General de la Mujer del Gob. De la Ciudad de Bs. As. o provinciales).
  • No se tienen en cuenta las mujeres de bajos recursos en forma sistemática excepto algunas experiencias de microcréditos tomando el modelo de la Fundación Grameen.
  • Tienen nulo acceso a créditos para emprendientos y carecen de capital
  • Tienen notorias dificultades con la contratación de colaboradores o empleados
  • Dificultades en la delegación
  • Falta de criterio empresario o maximización de ganancias. En general organizan emprendimientos por cuenta propia que tienen un horizonte básico de subsistencia personal de baja expectativa de desarrollo a futuro.
  • Dificultad con el dinero y poder poner precio a su trabajo. Conflicto con el ganar dinero.
  • Ausencia de planificación, fijación de metas: improvisación y aprendizaje en la “cocina”
  • Necesidad de aprender haciendo. De llevarse por las corazonadas, por la intuición, por las ganas, por la necesidad de hacer.
  • Conflictos poderosos entre los roles y tareas tradicionales: hijos, esposo, familia y la actividad laboral como ruptura con lo anterior y el nacimiento de un nuevo perfil como emprendedora/empresaria.
  • Mayor entusiasmo y energía para involucrarse en proyectos propios que sus parejas
  • Errores al intentar incluir a conyuges o hijos al proyecto o actividad que tienen.
  • Corrimiento de sus lugares de poder y decisión.
  • Invisibilidad de la mujer como innovadora o creadora de emprendimientos: no se la toma en cuenta en las políticas oficiales. No es apoyada o consultada.
  • Hacen un cuidado expreso por todas las personas involucradas en sus empresas o negocios. Tienen involucración personal afectiva. Muchas veces con pérdida de objetividad y de manejo de ansiedades en las relaciones interpersonales. Las mujeres son incapaces de despedir gente: hacen lo imposible por mantener a su gente con trabajo y asegurarles el sustento.
  • Hay idealización de los modelos masculinos de gestión y de la “experiencia” del hombre en temas económicos o financieros. Esto las lleva a delegar el manejo económico o financiero en el marido o pareja, con lo cual entregan gran parte del poder y continúan descreyendo de sí mismas.

Volvamos a los ejemplos de líderes femeninas. Pensemos en Eva Perón, una mujer de enorme fuerza personal, pasión y capacidad de acción. Su historia es paradigmática: es un “sacrificio” personal a favor del hombre que aparentemente le da soporte y poder pero en realidad es ella quien le entrega su propio “brillo” y poder. Muere a los 33 años consumida por un cáncer fulminante.

La historia está llena de mujeres de enorme talento que quedan a la sombra y trabajan por el engrandecimiento del hombre que tienen al lado. Hacen una entrega del poder personal al falo. Su misión es entonces cumplir con la primacía del lo masculino.

¿Qué dicen las propias mujeres emprendedoras?

En una encuesta llevada a cabo en nuestro sitio durante el año 2001, nos encontramos con el siguiente resultado, que vale la pena analizar.

  • Sin dudas, el tema más importante en la vida es la salud.
    En segundo lugar se mencionan los hijos y la realización personal como 1º tema en importancia.
    Sin embargo, al considerar los 3 temas más importantes, estos últimos son superados por la pareja/ el amor y el trabajo.
  • En relación al trabajo, el tema más importante es la autoestima. Luego se mencionan ideas y creatividad, autonomía, capacidad para resolver problemas.
  • Dinero: En general, esta palabra tiene acepciones positivas: es tranquilidad, seguridad, placer, gratificación, bienes, etc.
  • Poder: Alrededor de una cuarta parte de las palabras asociadas a Poder tiene acepciones negativas. Hay, evidentemente, una clara homologación a la política, hoy tan desprestigiada. Por esto el tema más asociado luego de control, manejo, conducción, es: corrupción, impunidad, fraude.

Análisis efectuado por la Investigadora de Mercado, Lic. Clara Ortiz/p>

EL PRIMER SEXO
(Segundo fragmento del Cap. 1 de la obra de Helen Fisher) (1)

Todos estos datos sugieren que alrededor del 50 por ciento de las mujeres están genéticamente mejor equipadas que los hombres para coordinar multitud de elementos de información, fundamento del pensamiento en red. Existe más evidencia de que la corteza prefrontal está construida de manera diferente en las mujeres y los hombres, una arquitectura que puede afectar al modo en que ambos sexos organizan su pensamiento. Por ejemplo, los científicos han establecido que al menos una región de la corteza prefrontal tiene mayores dimensiones en la mujer. Esta diferencia, a su juicio, se debe a las hormonas masculinas que bañan el cerebro en periodos críticos anteriores y posteriores al nacimiento. Si esta disparidad en tamaño de la corteza prefrontal influye o no en el enfoque holístico femenino y en la perspectiva más lineal del hombre es algo que nunca sabremos. Pero es concebible que esta diferencia ligada al sexo pudiera guardar relación con las variaciones en los modos de «pensar» del hombre y la mujer.

El cerebro de la mujer está bien conectado

Otras partes del cerebro muestran también variaciones estructurales que podrían tener alguna función en el pensamiento en red de la mujer. De particular relevancia son los cables de tejido que conectan los dos hemisferios cerebrales. Uno de estos puentes de tejido es el corpus callosum (cuerpo calloso), compuesto de unos doscientos millones de fibras que conectan las dos mitades del cerebro desde la frente a la parte posterior de la cabeza. Al menos una sección del corpus callosum es algo más grueso en la mujer que en el hombre. El segundo puente importante que conecta los hemisferios cerebrales es la comisura anterior, que es un 12 por ciento mayor en las mujeres que en los hombres.

Algunas pruebas realizadas en víctimas de infarto, pacientes con otras lesiones cerebrales y sujetos normales indican que estos enlaces conectores, más gruesos en la mujer, permiten una mejor comunicación entre los dos hemisferios cerebrales. En los hombres, hay menos relación entre las dos mitades del cerebro; cada lado opera de forma más independiente. Quizá los cerebros bien conectados de las mujeres faciliten su capacidad para recoger, integrar y analizar tipos más diversos de información, un aspecto del pensamiento en red. El cerebro humano está también algo «lateralizado». Esto significa que algunas funciones mentales se desarrollan predominantemente en el hemisferio izquierdo, mientras que otras tienen lugar sobre todo en el derecho. El cerebro masculino, sin embargo, está más lateralizado que el femenino; cada hemisferio está más rígidamente dedicado a realizar una tarea u otra.