Lecciones de Management del Chef Gordon Ramsay

0 102

A pesar de que la serie es sobre la industria gastronómica, la mayor parte de las 12 lecciones de Ramsay son aplicables a cualquier empresa y te ayudarán a dirigir un negocio más exitoso.

Kitchen Nightmares es un reality show de Management TV donde el chef Gordon Ramsay trata de salvar del desastre inminente a un restaurante. En general se trata de personas que se metieron en el negocio sin ningún conocimiento de la industria ni habilidades de management y dejan que el negocio marche a los tumbos hasta que las deudas se amontonan y el banco quiere cobrar la hipoteca…

Para quienes no lo conocen Gordon Ramsay es uno de los mejores chefs británicos (25 restaurantas con varias estrellas Michelins), famoso además por su boca sucia y su salvaje honestidad. El programa comienza cuando el entra a un restaurante al borde del fracaso y trata de dar vuelta la situación en el plazo de una semana.

Comienza por sentarse, estudiar el menú y ordenar una entrada, un plato principal y un postre. Analiza así la actitud del staff, la atención al cliente, la calidad de la comida, se fija si los clientes están disfrutando su estancia, etc. Y se hace una idea de los puntos débiles.

A pesar de que la serie gira en torno a la industria gastronómica, la mayor parte de las lecciones de Ramsay son aplicables a empresas de cualquier naturaleza.

Aquí está una lista de 12 de esas lecciones que le ayudarán a dirigir un negocio más exitoso.

12 Lecciones de Management

1. Piensa simple

Uno de los problemas que Ramsay detecta primero es la tendencia de los dueños/as del negocio a complicar su menú con una lista enorme de platos. Su consejo es volver a lo básico.

El mismo principio se aplica a cualquier negocio – no necesitas grandes niveles de complejidad para tener éxito. A menudo, los negocios más prósperos son los que tienen la oferta de valor más simple y directa. Eso ayuda a tus clientes a identificar lo que ofreces de un vistazo, y asegura que no te quemes ejecutando una operación demasiado complicada.

2. Encuentra tu nicho

¿Ofreces un servicio especial? O ¿quizás tienes el único restaurant en la ciudad en preparar la auténtica salsa x (o cualquier especialidad)?. Cualquiera que sea el caso, es importante que encuentres tu punto de venta único – el elemento que te diferencie del resto de tu competencia.

Este principio es citado hasta el hartazgo en cada libro de negocios, blog o cada episodio de esta serie, es una total obviedad y sin embargo…

3. Conoce tu rol

Si tienes un negocio gastronómico, esto no significa que necesitas ser el chef. Las/os dueños de negocios representan todo tipo de roles (a menudo más de uno) en sus propios negocios, y es importante saber dónde encajan mejor.

Se honesta/o con contigo misma, la arrogancia de pensar que puedes hacerlo todo puede estar obstaculizando tu éxito. Si eres mejor gerente que chef, sal de la cocina. En todos los negocios vemos este tipo de corrimiento por parte de los fundadores. Bill Gates mismo dio un paso al costado y dejó que otro fuera la cara del negocio. Anita Rodick, fundadora de The Body Shop dejó en su momento la dirección de la empresa a un profesional que pudiera conducirla a nuevos niveles.

4. Reconoce el potencial de tus empleados

En numerosas ocasiones vemos a un miembro del equipo que es subestimado. Ramsay tiene una gran habilidad para identificar a esas personas que solo necesitan una oportunidad para  brillar, ya se trate de una camarera o un chef. Les da responsabilidades, los felicita cuando se destacan y los apuntala cuando fallan.

5. ¿Quién está impidiendo el progreso?

Lo opuesto también es cierto. A menudo vemos a un miembro del equipo que parece interponerse en el camino la mayoría de las veces. Muchas veces es el jefe de cocina que se niega a aceptar que necesita aprender o, lo cual es mucho peor, el dueño/a del restaurant es quien impide el desarrollo del negocio. Dale la oportunidad a esas personas de aprender y alinearse con los objetivos de la empresa o déjalas ir, no necesitas piedras en el camino.

6. No tengas miedo de hacer algo de trabajo duro

Algunos de mis momentos favoritos en Kitchen Nightmares es cuando Gordon saca a todo el personal a la calle para hacer algunas prácticas de marketing directo. Y pone a todo el staff, dueños incluidos, a interactuar con el público potencial y con los proveedores locales para difundir los cambios y a veces, hasta pedir que les den una segunda oportunidad.

Al hacer este ‘trabajo poco interesante y duro’ no sólo sumas sinceridad y un toque personal a la interacción, pero también es más rentable. Para muchas pequeñas empresas, los propietarios son los más grandes evangelistas de la empresa. Además, es gratis.

Así que no temas bajarte de la cima y empezar a sudar para hacer un trabajito que seguramente preferirías tercerizar.

7. Examina a tu competencia

¿No puedes entender por qué tu empresa está fallando? Echa un vistazo a lo que sus competidores están haciendo exitosamente. En uno de los episodios cuando el propietario de Ruby Tate, un restaurante de mariscos más que mediocre, encuentra que su negocio se hunde, Ramsay lo lleva a un negocio local que vende sin grandes pretensiones gastronómicas solo pescado y papas fritas (los fish and chip shop son como un local de panchos acá) y ahí, asombrado por  el servicio rápido e ingredientes frescos de la competencia, el propietario comienza  a ver la luz.

No tengas miedo de hacer lo mismo: ver cómo funciona la competencia te puede decir mucho acerca de tus propias fortalezas y debilidades.

8. Escucha a tus clientes

Una de las primeras cosas que Ramsay hace a la hora de ayudar a un negocio en problemas es escuchar lo bueno, lo malo y lo feo de la fuente: los clientes. Recorre las calles y escucha de la propia boca de la población local lo que han experimentado u oído acerca del restaurant en cuestión. A partir de allí desarrolla una estrategia para relanzar el negocio.

Es importante escuchar lo que dicen los clientes de tu empresa, de la competencia y de ese sector de la industria en particular. La forma más fácil de averiguar cómo puedes servir mejor a sus clientes es dejar que ellos mismos te lo digan. Lee y sigue foros populares y comunidades que son relevantes para tu industria o habla con ellos directamente. Tus clientes te ofrecerán una visión útil y valiosa.

9. Sabe lo que está pasando en la cocina

Tanto si tu negocio tiene o no una cocina, tú como propietaria/o necesitas tener una sólida comprensión del funcionamiento interno de tu negocio. Esto no significa que necesitas meter la mano en todos los aspectos, pero significa que necesitas tener una comunicación abierta con tus socios y con las personas en las que delegas.

No dependas ciegamente de las personas para que el trabajo se realice correctamente porque, si las cosas van mal, para cuando te des cuenta será demasiado tarde. Y no siempre tendrás a tu disposición un Gordon Ramsay que te saque del apuro.

Es impresionante ver en el programa como los propios dueños no tienen idea de lo que pasa en la cocina, de los ingredientes que se usan, del estado de limpieza de las cámaras de refrigeración, etc, etc.

10. No tomes la crítica como algo personal

Lo que hace tan entretenido a este programa y a la vez enfurece muchas veces a los dueños es observar la brutal honestidad de las críticas de Gordon.

La próxima vez que un crítico toque a tu puerta, olvida el hecho de que están hablando de lo feo que es tu bebé.  Escúchalos con atención y no tomes las críticas (por duras que sean) como algo personal. Si puedes filtrar tus emociones, más rápidamente podrás entender lo que estás haciendo mal y corregirlo.

11. No tengas miedo del cambio

Si estás conduciendo el negocio a tu manera y esa no te lleva por el buen camino, es hora de que pruebes algo nuevo.

Como empresarias/os, nos sentimos muy orgullosas/os de todo lo que ponemos en nuestras empresas, pero no podemos dejar que nuestro orgullo se interponga en nuestro camino.

Con demasiada frecuencia vemos en el show como los dueños de restaurantes son demasiado reticentes a despojarse de sus viejos hábitos a pesar de los esfuerzos de Ramsay por demostrarles que son precisamente esos hábitos los que están llevando el negocio a la ruina. Al hacerlo, sólo dificultan los cambios necesarios para rescatar a su negocio. No cometas esos mismos errores, hay que saber cuándo es hora de producir un cambio.

12. No te rindas

Probablemente el mejor y más común consejo para alguien que dirige una empresa es nunca darse por vencido. Gordon predica ese consejo en cada uno de los episodios al incentivar al staff y al dueño/a a seguir comprometiéndose con el trabajo aun cuando a veces las cosas salen muy mal.

Llevar a delante un negocio no es una tarea para flojos ni para personas que no saben sobreponerse a las dificultades. Tus mayores éxitos a menudo provienen de tus más grades fracasos, siempre y cuando sepas aprender las lecciones y no te des por vencida.

Conclusiones

Cada vez estoy más convencida que el peor enemigo de un negocio es a menudo el propio dueño/a.  Los episodios de Kitchen Nightmares son una extraordinaria herramienta para comprobar los efectos que un pobre liderazgo tiene en una empresa.

El problema de una empresa siempre es el/la dueño/a, no los empleados. A veces un empleado inescrupuloso se adueña de la situación y con arrogancia conduce el negocio a la bancarrota, pero aún así hay que darse cuenta quien es el que cedió el timón.

En el show es impresionante ver como una persona que nada sabe del negocio compra un restaurant y contrata a un chef necio y arrogante y lo deja hacer sólo porque sabe (o cree saber) cocinar. Mira varios capítulos, no te van a defraudar.

La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.

Artículos relacionados