La Trampa de la Acción

Vivimos en una sociedad muy orientada a la acción. Más que nada se valora tener las cosas listas, obtener éxito y ganar.

Cuando conoce a una nueva persona, lo primero que le pregunta es a qué se dedica. Y nos encanta contarle. No soy la excepción.

Como propietario de una empresa que se llama Action Plan Marketing, tengo predisposición a la acción y tener mis cosas hechas está en el tope de mis prioridades, tanto en mi empresa como en mi vida.

En realidad hasta me siento un poco culpable cuando me tomo las cosas con calma y no estoy haciendo algo productivo. Hasta llegué a estar diez años sin tomarme unas vacaciones. Mi lema podría ser: “La acción es mi vida. ”

¿Qué está mal en esta escena?

Lo que en mi opinión está mal es que el foco primario en la acción está destinado al fracaso. Es una estrategia que NO nos conducirá adonde queremos llegar. En realidad, puede contribuir a un enorme desperdicio de tiempo, energía y deseos insatisfechos.

No digo que la acción esté mal. No, es esencial, pero a su debido tiempo. Lo que no funciona, lo que en realidad nos perjudica, es poner el foco en la acción por encima de todo.

El lema “Solo hazlo” es falso

No me malinterprete, no intento decir que tomarse todo con calma es la solución. Este artículo no trata sobre cómo hallar el balance y reducir el estrés. Aunque útil, esas no son las claves para hacer realidad nuestros sueños.

¿Notó que dos personas pueden estar igualmente ocupadas en sus empresas y en sus vidas y aún así una es mucho más exitosa que la otra, logra más cosas? Ciertamente lo he observado en mis clientes.

Empresas similares, niveles de inteligencias similares, pero resultados muy diferentes.

Una produce, consistentemente, resultados superiores mientras que la otra lucha incansablemente y sus esfuerzos caen en suelo infértil. Ambas son de actuar. Entonces, ¿por qué obtienen resultados tan diferentes (aún usando métodos similares)?. Esta es, en realidad, la pregunta del millón!

Y la respuesta es a la vez poderosa y elusiva. Es poderosa porque, si la comprende y la aplica, puede cambiar su vida. Es elusiva porque, como el aire que respiramos, es sutil y fácil de pasar por alto.

Dejeme mostrale cómo funciona

Le voy a pedir que haga un pequeño ejercicio: quiero que se imagine algo que quiere lograr en su empresa pero que todavía no hizo. Hágase una imagen lo más clara posible. Véala, siéntala, tóquela. Esfuércese por hacerla lo más real posible. Luego dígase: “Quiero….” y describa lo que desee conseguir de la forma más clara y concisa que pueda. Enfóquese sólo en eso y nada más. Tómese su tiempo hasta que lo tenga nítido.

Y ahora que tiene un mayor grado de claridad acerca de lo que quiere en su negocio, note cómo se siente. ¿Está más entusiasmada/o, estimulada/o y confiada que antes? Si no lo está, retroceda y trate de lograr más claridad.

A continuación, tómese unos minutos y escriba tres cosas que puede hacer para lograr lo que se propone. Puede ser cualquier cosa pero, nuevamente, al igual que con sus objetivos, sea muy específica con los pasos.

¿Parecen esos pasos factibles, son logrables? ¿Puede fácilmente visualizarse haciéndolos y conduciéndola hacia el logro de sus objetivos? ¿Está lista/o para comenzar? OK, ese es el ejercicio. Si lo leyó superficialmente, le pido que vuelva atrás y realmente lo haga. Sólo le tomará unos minutos.

  • 1 Visualice claramente algo que quiera lograr en su negocio y expréselo usando un lenguaje claro y distinguible.
  • 2. Note cómo se siente (si no se siente más positivo, repita el paso 1.
  • 3. Ponga por escrito 3 cursos de acción específicos.

Y el secreto es…

El secreto de la acción efectiva es “Claros propósitos.” Sin una clara intención, sólo está ejecutando en forma rutinaria. Está poniendo en acción un plan, pero sin dirección. Y frecuentemente, no obtiene resultados favorables. He notado que cuando le decimos a alguien que no tiene un propósito fuerte, claro, usualmente no están de acuerdo. Pero la prueba esta a la vista.

Cuando la intención es clara, sus sentimientos se encuentran alineados y los pasos que necesita dar parecen obvios y simples. Usted se mueve sin esfuerzos en la dirección que le permitirá concretar sus objetivos.

Exploraremos este mismo tema en futuras ediciones. Mientras tanto, cree un claro objetivo para su empresa -o su vida-. ¿Cuál sería esa cosa que realmente quiere conseguir? Establezca un claro objetivo en lo que respecta al dinero. ¿Cuánto quiere ganar y qué hará con ese dinero? Establezca un claro objetivo para marketing y ventas. ¿Qué proyectos y clientes le encantaría tener?

Consejo: No se concentre primero en la acción, enfóquese en el propósito. Hasta que la intención este clara, su acción no tiene un contexto, no tiene dirección, no tiene significado. Fortalezca, afiance su propósito y sus acciones conducirán naturalmente al resultado que usted quiere. Una vez que tenga un claro propósito, es hora de pasar a la acción.

De un paso a la vez hacia su objetivo. Algunos de estos pasos incluirán aprender de los que transitaron ese camino antes. Aproveche ese expertise. Usted no sabe y no puede saber todo lo que necesita hacer, consiga apoyo.

Compartir
Robert Middleton de Action Plan Marketing ayuda a los profesionales independientes a atraer más clientes. Por favor visite el site de Robert para leer otros artículos y recursos de marketing.