La Fórmula de la Zona de Genialidad: Planificar, Prometer, Programar

formula de la zona de genialidad

Gay Hendricks, en su libro El Gran Salto (The Big Leap), dice que toda persona tiene 4 cuadrantes o zonas de competencia:

  1. la zona de incompetencia, donde hacemos cosas para las que no somos buenos y otra persona puede hacerlo mucho mejor que nosotras,
  2. la zona de competencia, donde hacemos bien las cosas pero sin destacarnos
  3. la zona de excelencia, donde sabemos hacer muy bien las cosas y
  4. la zona de genialidad que corresponde al conjunto de actividades para las que estás especialmente capacitada y que se basan en tus dones y fortalezas especiales.

Como descubrir nuestra Zona de Genialidad

La fórmula, según Hendricks, para descubrir nuestra propia zona de genialidad es responder a las siguientes cuatro preguntas simples pero poderosas:

  • Pregunta 1 – ¿Qué es lo que más me gusta hacer?
  • Pregunta 2 – ¿Qué trabajo hago que no me parezca trabajo?
  • Pregunta 3 – En mi trabajo, ¿qué es lo que me produce la mayor proporción de abundancia y satisfacción con respecto a la cantidad de tiempo dedicado?
  • Pregunta 4 – ¿Cuál es mi habilidad única?

Así que, después de pensar un poco y de rascarme la cabeza, se me ocurrió la siguiente afirmación sobre mi Zona de Genialidad:

“Me encanta escribir artículos, cartas, presentaciones, modelos, planes y estrategias sobre conceptos importantes y complejos y hacerlos fáciles de entender y compartir con los demás”.

El miércoles pasado por la mañana, casi inmediatamente después de responder a esas cuatro preguntas, me sentí increíblemente lleno de energía y me tomé el resto del día para escribir el bosquejo completo de un nuevo programa de marketing.

¡Definitivamente era yo en mi Zona de Genialidad! El trabajo fue productivo, fácil, divertido, estimulante y satisfactorio. (Eso es cuando sabes que estás en la zona.)

La pregunta es, “¿Cómo puedo mantenerme y vivir en esta zona?

Rutinariamente escribo un artículo todos los lunes, pero no puedo escribir todo el día todos los días, ¿verdad? Hay muchas otras cosas que necesito hacer en mi negocio y en mi vida que no son necesariamente “actividades de la Zona de Genialidad”, ¿verdad?

Incluso si descubrimos nuestras Zona de Genialidad – donde estamos aprovechando nuestro mayor potencial y haciendo la mayor diferencia – ¿cómo es posible que alguien pueda mantener ese nivel de intensidad?

¿No vamos a volver a nuestras zonas de confort?

Así que continué con el libro de Hendricks para aprender lo que sugirió una vez que identificamos nuestra zona de genialidad.

Pero debo decirte que me decepcionó mucho. Se le ha ocurrido lo que él llama el “Mantra del Éxito Universal”, que no es más que una afirmación bastante engañosa.

Perdona mi escepticismo, pero la idea de descubrir y trabajar desde su Zona de Genialidad es, valga la redundancia, realmente genial, pero un “Mantra de Éxito” definitivamente no lo es.

Aprendí recientemente que la clave para desarrollar hábitos positivos tiene muy poco que ver con las afirmaciones, el pensamiento positivo o el estudio de ideas motivacionales. Los estudios de investigación sobre este tema han demostrado que tienen muy poco impacto en la creación de un cambio duradero.

E incluso si funcionara, ¿cuántas personas aceptarán la práctica de recitar una afirmación todo el día hasta que su mensaje impregne nuestro subconsciente?

Lamento decirlo, pero la respuesta es “muy pocos”.

La buena noticia es que la investigación ha demostrado exactamente lo que se necesita para establecer un nuevo hábito positivo. Y es tan simple que la mayoría de la gente lo ha pasado por alto o no lo ha tenido en cuenta.

Lo he estado probando en mi vida durante el último mes. Todos los lunes, miércoles y viernes voy al gimnasio y hago ejercicio.

Después de resistirme a cualquier forma de ejercicio durante un tiempo muy….largo…finalmente hice tres cosas simples:

  1. Hice un plan para ir al gimnasio y hacer ejercicio tres veces por semana,
  2. Le prometí a otra persona que lo haría y,
  3. Lo puse en mi calendario.

Eso es todo.

Ese es el gran secreto para establecer un nuevo hábito. Puedes deshacerte de los libros de motivación y las afirmaciones.

Y como resultado, soy más fuerte, más flexible, tengo menos dolor en la espalda y duermo mejor, con sólo tres horas de ejercicio a la semana.

Así que, volviendo a mi pregunta original: ¿Cómo puedo permanecer en mi Zona de Genialidad?
La respuesta es: “No lo sé”.

E intentarlo es un ejercicio inútil. Sería como tratar de hacer ejercicio en el gimnasio todo el día, todos los días. No podría, no funcionaría y no es necesario.

Lo que sí puedo hacer, sin embargo, es tomar algunas medidas que están en mi Zona de Genialidad todos los días. Puedo planear esto, hacer una promesa y ponerlo en mi calendario. Eso es factible.

Puedo escribir un poco, elaborar estrategias y planificar todos los días. Y mi experiencia ha demostrado que cuando hago esto, afecta a mi actitud diaria, de la misma manera que el ejercicio afecta a mi salud y vitalidad diaria.

Ahora, no sé cuál es tu Zona de Genialidad. Contesta las preguntas en la parte superior de este artículo y descúbrelo tu misma. Puede ser un descubrimiento maravilloso y liberador que puede llevarte al camino que debes seguir.

Y luego, simplemente encuentra una manera de integrar algunas acciones en alineación con tu Zona de Genialidad todos los días.

Planéalo, promételo y prográmalo. Y luego hazme saber si te resulta.

Compartir
Robert Middleton de Action Plan Marketing ayuda a los profesionales independientes a atraer más clientes. Por favor visite el site de Robert para leer otros artículos y recursos de marketing.