Índice de Equidad de Género 2012: Ningún País Obtuvo Buena Nota

5
3631
equidad de género

La actualización del Índice de Equidad de Género (IEG) 2012, presentado por Social Watch en abril, muestra que ninguno de los 154 países evaluados en el estudio redujo su brecha de género a un nivel “aceptable”.

Además, como demuestra el estudio, la gran diferencia entre el resultado alcanzado en educación respecto de los calculados en materia de economía y política se verifica en cada uno de los 154 países considerados para la edición 2012 del IEG.

Índice de Equidad de Género (IEG)

El Índice de Equidad de Género (IEG) mide la brecha entre hombres y mujeres en educación, actividad económica y empoderamiento político.

Social Watch calcula un valor de la brecha de género para cada una de las tres áreas, en una escala del 0 (cuando, por ejemplo, ninguna mujer recibe educación pero todos los hombres la reciben) al 100 (igualdad perfecta).

En materia de educación, el IEG observa en la brecha de género en la matrícula a todos los niveles de la enseñanza y en la alfabetización; la participación económica calcula las brechas en los ingresos y el empleo; y el empoderamiento mide las brechas en los empleos altamente calificados, los cargos parlamentarios y las cúpulas económicas.

La medición de la brecha

Cabe destacar que el IEG mide la brecha entre mujeres y hombres, no su bienestar. Así, un país en el que los jóvenes de ambos sexos tuvieran igualdad de acceso a la universidad tendría el valor 100 en este indicador.

De la misma manera, un país en el que niñas y niños no pudieran completar la enseñanza primaria, también obtendría un 100. Esto no significa que la calidad de la enseñanza sea la misma en ambos casos. Simplemente establece que en ambos casos tanto las niñas como los varones reciben educación.

Los grandes escalones que faltan

En todo el mundo, la brecha de género es menor en educación que en los dos otros dos componentes. Mientras el valor mundial para la educación es 71 (o BAJO, según las categorías del índice); para la participación económica es 42 (MUY BAJO); y la participación de la mujer en la toma de decisiones es 17 (CRÍTICO).

La participación de la mujer en la fuerza laboral es apreciablemente menor que la de los hombres. Tienen sueldos considerablemente menores por el mismo tipo de trabajo, y un porcentaje mayor de las mujeres trabaja en empleos vulnerables o irregulares. Pero lo más importante es que las mujeres no tienen en ningún país las mismas oportunidades que los hombres para participar en el proceso de toma de decisiones económicas y políticas. Las mujeres siguen en el segundo plano aunque hayan dado grandes pasos en materia de educación y participación económica.

Hasta en los países donde la situación relativa de la mujer es mejor, sigue habiendo una importante brecha de género en materia de empoderamiento.

El IEG 2012 también deja en evidencia que la falta de equidad no puede justificarse por la falta de recursos. El análisis de cada componente del índice en los diferentes países indica que, más allá del nivel de ingreso, cada nación puede reducir las desigualdades a través de políticas adecuadas.

Por ejemplo “Portugal es más rico que Ruanda y más pobre que Francia, pero los tres países tienen el mismo IEG” de 77 puntos, explicó João José Fernandes, director ejecutivo de la organización no gubernamental portuguesa Oikos-Cooperação e Desenvolvimento.

Países con gran proporción de pobreza como Mongolia (81 puntos), Filipinas (76) y Nicaragua (74) lograron, sin embargo, altos niveles relativos de equidad de género. Por otra parte, países de elevado ingreso como Japón (57 puntos), Turquía y Arabia Saudita (ambos con 37 puntos) presentan amplias brechas de género.

La brecha de género por región

Los cinco niveles en la brecha de género medida de acuerdo con el IEG son “crítico”, “muy bajo”, “bajo”, “medio” y “aceptable”. Cabe destacar que ningún país del mundo alcanza el mínimo de 91 puntos requerido para ubicarse en el nivel “aceptable”.

Europa y América del Norte, ambas con IEG promedio de 73 puntos (“bajo”), encabezan la lista de regiones. Sin embargo, de acuerdo con el estudio, no todos los países europeos tienen una buena calificación: Albania (55) y Turquía (45), por ejemplo, tienen una calificación inferior al promedio mundial de 57 (“muy bajo”).

Los promedios de Asia Oriental y el Pacífico (69), América Latina y el Caribe (68) y Asia Cental (63) son también “bajos”. África Subsahariana (52) y Medio Oriente y África Septentrional (43) están ambos en el nivel “muy bajo”, mientras Asia Meridional está en el escalón más bajo de la nómina con 39 puntos (nivel “crítico”)

De los 154 países computados, los que lograron mejor calificación en el IEG 2012 son Noruega (89), Finlandia (88), Islandia, Suecia (ambos con 87), Dinamarca (84), Nueva Zelanda (82), Mongolia y España (ambos con 81), todos ellos con un IEG “medio”.

Los cinco países en peor situación, según el IEG, son República del Congo (29), Níger (26), Chad (25), Yemen (24) y Afganistán (15). Los tres en peor situación en América Latina y el Caribe son El Salvador, con 62, Guatemala, con 49 y Haití, con 48.

Otros indicadores de género

Existen otros índices que miden la brecha de género por medio de indicadores y parámetros diferentes. Por ejemplo, el Índice de Desigualdad de Género o IDG incluye la educación, la representación parlamentaria, la participación en la fuerza laboral y los indicadores de salud reproductiva como la mortalidad materna, la fecundidad adolescente y el uso de anticonceptivos.

El Foro Económico Mundial
desarrolló su propio indicador, el Índice Global de Disparidad entre Géneros (GGGI, en inglés) que mide cuatro áreas sociales: la participación y oportunidades en la actividad económica, los logros educativos, la salud general y el empoderamiento político.

En 2010, el Economist Intelligence Unit lanzó su Índice de Oportunidades Económicas de las Mujeres (WEOI, en inglés) que abarca cinco dimensiones: las políticas y prácticas laborales; las oportunidades económicas de las mujeres; el acceso a las finanzas, la educación y la capacitación; la condición jurídica y social de la mujer; y el ambiente general de negocios.

Aunque los indicadores pueden ser diferentes y miden la brecha de género desde diferentes perspectivas y énfasis, los resultados son más o menos equivalentes. Si se comparan los 15 países que ocupan las posiciones superiores y los que se ubican en las inferiores del IEG de Social Watch con los que ocupan los lugares correspondientes en el IDG del PNUD se puede ver que 9 países —Noruega, Países Bajos, Finlandia, Dinamarca, Islandia, Suecia, Suiza, Alemania y España— aparecen en ambas listas entre los de mejor desempeño, en tanto otros 6 -Arabia Saudita, India, la Rep. Dem. del Congo, Costa de Marfil, Nigeria, Yemen y Afghanistán- se repiten en ambas listas entre los de bajo desempeño.

Fuente: La descripción detallada de la metodología y de las fuentes de información que utilizadas para confeccionar el Índice de Equidad de Género 2012 puede consultarse en http://bit.ly/yqAI49

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Mariano

    en mi opinion al respecto de lo anterior yo creo que los hombres y la mujeres tenemos los mismos derechos tanto en trabajos como en el estudio no hay distincion alguna en que la mujer no puede conseguir un buen trabajo como el hombre y en tener un buen estudio deben tener lo mismo.

  • Lamentablemente Mariano, la realidad es muy distinta. A igual trabajo, distinta paga…

  • ileana Rogel

    las mujeres han y hemos trabajado y luchado por ir logrando el respeto y cumplimiento de nuestros derechos; los hombres no, a pesar de los avances la balanza sigue dispareja, considero que todos los gobernantes del mundo hombres y mujeres deben de pasar de muchas buenas intensiones a la acción concreta y contundente a favor de más de la mitad de la humanidad en el planeta. Gracias por compartir el artículo. lo circulare.

  • Elieser

    Caramba, creo que el caso de Cuba es muy distinto, la fuerza técnica calificada esta por encima del 60% a favor de las mujeres, que también reciben salarios similares a los hombres. Creo que valdría la pena hacer un análisis aparte del caso cubano donde las femeninas son muy beneficiadas. Independientemente a que es un país tercermundista las cosas son diferentes pero para bien de las mujeres.. ummm creo que el problema dentro de poco será proteger a los hombres jejejejejej