Imitar Puede Ser Una Fuente de Creatividad

Eric Bonabeau, científico-emprendedor, es uno de los principales expertos mundiales en sistemas complejos y solución adaptativa de problemas. Bonabeau cambió su vida y su carrera cuando se enamoró del sorprendente mundo de la inteligencia de la colmena.

Obtuvo un Ph.D. en Física Teórica en Francia y se desempeñó como ingeniero de I&D en France Telecom, para luego convertirse en investigador en el Santa Fe Institute, una especie de “Meca” de los sistemas complejos, teoría del caos y temas similares.

Es autor de Intelligence Collective (editado en francés por Hermes Sciences, París) y co-autor, con Chris Mayer, de Swarm Intelligence. En el año 2000 fundó con Chris y otros, la empresa Icosystem, con oficinas en Boston y en París.

5 ideas de Eric Bonabeau

  • El plagio creativo o la imitación defectuosa puede ser una oportunidad para la innovación;
  • Sea el segundo: corrija, adapte y personalice la innovación desarrollada por su competidor;
  • La naturaleza homogenizadora de las mejores prácticas (best practices) puede destruir valor en las corporaciones. La imitación irreflexiva destruye valor.
  • Algunas formas de imitación tienen sus virtudes, cosechan beneficios financieros y de otro tipo: listados de best-seller, colaboraciones depuradas en la web, recolección de opiniones, simulación de mercados, clusters geográficos;
  • El aumento de la imitación inyecta nuevas incertidumbres e impredictibilidad en un mundo ya incierto.

J.N.Rodrigues:– ¿Estamos en la era de la imitación?
E.Bonabeau :– Sí. Y no porque recién hayamos comenzado a imitar, sino porque hoy tenemos más mecanismos de imitación que los que estaban disponibles hace algunos años. Tenemos muchas formas de saber lo que hacen o piensan los demás y podemos actuar basados en ese conocimiento.

J.N.R.:– ¿Debemos prepararnos para un ambiente competitivo de suma cero en donde todos tratan de replicar las mejores prácticas y estrategias exitosas de la competencia? ¿Qué podemos hacer para “escapar” a éste destino?
E.B. :– No lo creo, pero es algo para estar alerta. Las razones por las que creo poco probable que ocurra son dobles:

  • (1) no todos imitan de la misma manera, lo que deja lugar para la “creatividad”; aún aquellos que sí imitan posiblemente no puedan replicar lo que ven -saber el modelo de negocios de Dell no significa que sea fácil de imitar;
  • (2) alguna gente sencillamente no imita para nada; aún si los no-imitadores fueran una minoría, su mera presencia hace poco probable el juego de suma cero.

J.N.R.:– ¿El benchmarking es una herramienta peligrosa para la práctica del management?
E.B. :– El benchmarking es una herramienta fantástica para el management; siempre es bueno poder medir la perfomance con sus colegas.

Sin embargo el benchmarking es solamente eso, una herramienta para comparar desempeños relativos, no es una herramienta para crear estrategia. La obsesión con el benchmarking mata la innovación estratégica y la creatividad.

J.N.R.:– Paradojicamente, usted hace referencia a que la conducta de imitación y una sociedad individualista, no generan una sociedad estable, por el contrario amplían el riesgo de inestabilidad e impredecibilidad. ¿Por qué?
E.B. :– Existen dos razones para eso:

  • (1) No todos imitan de la misma manera, no todos imitan a la misma gente, lo que lleva al surgimiento de varios clusters en vez de uno sólo enorme y homogéneo. En otras palabras, no hay en la imitación una mezcla global;
  • (2) Está habiendo cierta saturación; por ejemplo cuando demasiada gente adopta una moda, esta deja de ser “cool”. O la gente se cansa de algo y su propensión a imitar decrece. Piense en una edipemia, la razón por la que ésta se detiene es porque mucha gente comienza a ser inmune.

J.N.R.:– ¿La clusterización económica, como señalara Michael Porter en los 80’s, es una excepción, una “buena” salida a una conducta de rebaño?
E. B .:– No estoy seguro que los clusters económicos realmente caigan en la categoría de estrategia basada en la imitación. Hay muchos factores que también juegan un rol, como la presencia local de trabajadores calificados. Pero sí, a veces la imitación es buena.

J.N.R.:– ¿La imitación creativa es una buena vía, como la denominada “estrategia japonesa” desde los años 50?
E. B .: -Absolutamente, la imitación imperfecta o la adaptación de lo que se quiere copiar pueden ser una fuente de creatividad. Más que la oposición, yo diría que requiere la habilidad de ver más allá de lo que otros están haciendo.

J.N.R.:– ¿La innovación sólo es posible con una conducta contestataria?
E. B .:– Eso o errores en el proceso de imitación. A decir verdad, más que oponerse, diría que requiere la habilidad de ver por más allá de lo que otros están haciendo.

J.N.R.:– ¿Con la emergencia de la llamada sociedad y economía del conocimiento, una sociedad con comportamiento autoreferencial prosperará o declinará?
E. B .:– Pienso que su importancia aumenta cada día, pero no estoy seguro de cuales van a ser las consecuencias.