¿Es El Financiamiento un Problema?

0
1778

Si cada vez que te mencionan financiamiento o crédito para tu empresa piensas en problemas, estás muy equivocada.

Un financiamiento puede ser una buena oportunidad para tu negocio cuando éste requiere crecimiento. El secreto es analizar cuándo es conveniente solicitarlo con base en la situación actual de la demanda del producto y las proyecciones de la empresa.

Si piensas destinar el financiamiento o el crédito para pago de deudas o de salarios, pedir apoyo financiero es abrir un hoyo para tapar otro.

Pero si la empresa comienza a tener mayor demanda, lo que conlleva la necesidad de lograr mayores niveles de producción, realizar inversión en equipo y herramienta y considerar un incremento importante en la compra de materia prima -o todas las anteriores-, solicitar un apoyo financiero es precisamente lo que su negocio requiere.

grafico_barras_rojoEs el momento en que la demanda de tu producto o servicio es mayor que tu capacidad real y las proyecciones de ventas te auguran que tu margen de utilidad continuará por dicho camino, por lo que puedes destinar una proporción a reinvertir en tu negocio.

Dicha reinversión será aplicada a la amortización del crédito o financiamiento que en la actualidad estás aplicando para hacer mejoras. Es cuestión que incluyas en tu planeación mensual los pagos entre los gastos fijos (debes incluirlos en tu cash-flow proyectado).

No será en poco tiempo que veas el incremento de tus ventas reflejado en sus utilidades, ya que todo reajuste significa un estancamiento leve, aunado a que ahora tendrás un nuevo pago fijo que realizar. Sin embargo, las ganancias sí llegaran conforme se vaya consolidando el nuevo nivel de ventas.

Existen diferentes instituciones públicas que ofrecen financiamientos o apoyos, con planes de recuperación diseñados a la medida y otros a fondo perdido. La elección de uno u otro depende de la situación y tamaño de cada negocio y la meta que tengas como empresaria.

Lo más difícil es decidirse a solicitar apoyo con base en la situación real de tu negocio, porque implica un gran esfuerzo de planeación y análisis. Los trámites son cada vez más accesibles y sencillos y son una verdadera alternativa para impulsar el desarrollo de las Mipymes.