Empresas Familiares: Relaciones Peligrosas

0
1553
conflictos en la empresa de familia

En las empresas familiares las relaciones personales entre sus directivos, por lo general parientes o amigos, suelen llegar a puntos de conflicto que hacen peligrar la vida de la empresa.

Por lo general toda relación humana se desgasta con el tiempo aún cuando no exista ningún agregado de índole comercial. Tanto más cuando el contacto personal es constante como sucede en las empresas familiares, que además de verse en la empresa entre 8 y 12 horas diarias se ven, según el parentesco en la casa, el country o en acontecimientos que involucren reuniones familiares. Motivo por el cual el contacto es más continuo todavía, acelerando los tiempos de desgaste.

Las empresas en general, se ven sumergidas en situaciones que no pueden evitar, tales como problemas económicos-financieros, tecnológicos, de recursos humanos, de toma de decisiones, de costos-beneficios, etc. En las empresas familiares además existen los conflictos enredados con los afectos.

Las relaciones humanas pasan inevitablemente los períodos de alta y baja, es decir, tiempos en que se ven absolutamente favorecidas por las más variadas circunstancias, y tiempos en que se van perjudicadas o interferidas, por hechos muchas veces ajenos a la voluntad.

Esto es normal, pero coincide considerablemente en la empresa esta euforia o desmotivación que generan los afectos. Cabe aclarar que también hay períodos llanos, donde en vez de transitar por los extremos; se lo hace por el equilibrio.

Cuando les pregunto a mis clientes (Directores-Familiares) cómo era su relación hace 10 años, la respuesta es siempre la misma “mucho mejor que ahora”.

Claro que siempre hay excepciones. Me comentaba un director de una importante empresa mayorista de artículos de limpieza, dirigida por 4 primos hermanos, 3 con el mismo apellido “hace unos 5 años que empezó a deteriorarse mi relación con 2 de ellos, entonces, para evitar el derrumbe abrimos algo así como una sucursal mayorista de alimenticios que dirigía yo, aunque también en sociedad con mis primos, empezó a funcionar tan bien que ahora estamos 2 primos en la empresa de artículos de limpieza y 2 en la mayorista de alimentos” este es un caso puntual, que cabe destacarlo porque vieron que había problemas y actuaron logrando un beneficio.

Hay ocasiones en que se puede arribar a una solución, como el caso comentado, simplemente reconociendo que las relaciones se están complicando y que es necesario hacer algo. Darle la espalda a los problemas es más fácil pero el precio que se pagará es más alto.

He observado en diferentes ocasiones, que las diferentes personalidades hacen que los directores no coincidan en los objetivos empresarios esto suele dificultar el crecimiento. A los colaboradores les resulta muy complicado el éxito de las gestiones si no está claro el rumbo que se quiere seguir y el fin que tratamos de alcanzar.

Toda divergencia en los objetivos lleva a confusión. La compatibilidad de caracteres se puede dar naturalmente o se puede arribar a ellos razonando, aceptando los aspectos positivos y negativos que todos tenemos.

En la mayoría de las empresas familiares se puede observar que cuando surgen inconvenientes en las relaciones interpersonales lejos de procurar una solución, suelen dejar que se enquiste o se encapsule con el inevitable resentimiento que genera esta actitud.

Cuando esto sucede, los canales de comunicación empiezan a cerrarse, y cada uno va quedando circunscripto en su área generando el comienzo de los temidos bunkers. Una vez que esto se instala en la empresa, las reuniones se van distanciando u orientando hacia temas superficiales evitando hacerle frente a la situación real.

La única forma de limar estas asperezas es favoreciendo el trabajo en comité y hablando de todo aquello que sienten que genera distancias haciendo jocosamente referencias a la ley de MURPHY que dice “Si ud. Explica algo de manera tan clara que nadie pueda malinterpretarlo, alguien lo hará” pero vale el intento.

Otro generador, que puede llevar al deterioro de las relaciones entre familiares es que en las empresas heredadas no queda claro quien es el sucesor. Por lo general, el fundador va ingresando a los hijos a medida que van alcanzando una edad adecuada, por lo tanto, el hijo mayor suele ser el primero, motivo por el cual, por un tema de antigüedad en la empresa y de experiencia asume naturalmente el lugar del fundador, cuando este decide retirarse.

Cuando esto sucede, nadie se ocupa de evaluar capacidades y todos sabemos que el hecho de ser mayor o de tener más experiencia no garantiza nada. Entonces los hermanos ven como injusta la sucesión del mando. También es bastante habitual que cuando son varios hermanos, todos se ubiquen al mismo nivel, por lo general directores o gerentes, y también al mismo nivel de percibimiento económico, siendo que la diversidad de éxitos de la gestión empresaria hace que alguno se destaque y que otro se quede atrás. Esto suele ser un desmotivador para el capaz.
Algo que se agrega a la posibilidad de conflictos es el ingreso de cuñadas y cuñados porque siendo así es más fácil el cerrarse en grupos.

Cuando el fundador está en actividad generalmente no puede evitar el tironeo entre los familiares respecto de él. Los celos, las ansias de poder, los resentimientos, la necesidad de destacarse, son algunos componentes de la relación humana que también entran en juego.

Cuando el fundador observa que algunos familiares no se desenvuelven con la capacidad que él esperaba, se le hace muy difícil manejarlo pero no imposible.

Personalmente creo que es mejor hablarlo, aún corriendo el riesgo de que alguien se moleste o se aparte, porque todo aquel que dificulta la posibilidad de crecimiento, no sólo se perjudica él, sino a todo el resto de la compañía. Este es un momento mundial muy especial, donde de hace necesario adaptarse como nunca a los cambios y a la flexibilidad.

El deterioro en las relaciones afectivas familiares otorgan rigidez a la empresa y traban su evolución, por eso son peligrosas y es necesario mejorarlas para el beneficio de todos.

Por lo general nadie decide con anticipación que su empresa será familiar, sino que por diversos motivos resulta siendo así. Con sus aspectos favorables y desfavorables que ello significa existen y seguirán existiendo y todo lo que se pueda hacer para su mejor desarrollo, es válido.