El Ojo de Londres: Como Ver Toda la Ciudad en un Solo Día

0 28

Había descartado visitar el London Eye porque es algo que hacen los turistas, pero finalmente encontré la excusa perfecta para hacer un corto viaje a bordo de una cápsula de cristal desde donde podría observar todo Londres.

Me he maravillado con la vista de New York desde el Empire States Building, adorado París desde el Sacré-Coeur en la cima de Montmartre pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de ver mi propia ciudad, Londres como todos deberían verla alguna vez.

Anteriormente había descartado visitar el Ojo de Londres porque es algo que hacen los turistas, pero finalmente encontré la excusa perfecta para hacer un corto viaje a bordo de una cápsula de cristal desde donde podría observar todo Londres.

Era un día claro lo que permitía una vista fantástica sin tener que subir todos los escalones del Sacré-Coeur o hacer las largas colas en el Empire State. Todavía hoy no puedo creer lo que me estaba perdiendo.

El Ojo de Londres (the London Eye)

Con 135 metros de altura, el Ojo de Londres de British Airways es la noria de observación más alta del mundo, ofreciendo 40 kilómetros de vistas panorámicas en un día despejado. Construido en el año 2000 por el matrimonio de arquitectos David Marks y Julia Barfield, para celebrar la llegada del nuevo milenio, ocupa con orgullo un lugar en el centro de Londres junto al río Támesis, en la orilla sur entre Waterloo y Westminster Bridges, justo frente al Big Ben y al Parlamento.

ojo-de-londres-westminster-palace

Ahora las cosas han cambiado. Situado en Waterloo, el London Eye es ahora uno de los principales destinos turísticos de la ciudad. Finalmente, me hice tiempo para ir a dar un paseo en esta rueda gigante que resultó estar lejos de la decepción que yo había esperado. Intentando evitar las multitudes, reservé turno online una semana antes y opté por uno de los paquetes más exclusivos para impresionar a mi cita. Lo que significaba que podríamos evitar las colas y disfrutar de un más exclusivo lugar en una cápsula de cristal compartida otros 12 pasajeros que son menos de lo habitual. Como pasajeros VIP’s una camarera nos sirve champagne Laurent-Perrier mientras observamos las vistas y nos entrega un libro guía de recuerdo que los pasajeros de las otras cápsulas no reciben.

Como se construyó el London Eye

La rueda fue construida en secciones que se llevaron flotando sobre el Támesis en barcazas y luego montadas en forma plana sobre pontones.

Una vez completado el montaje, la rueda se levantó en posición vertical mediante grúas, a razón de 2 grados por hora hasta que la estructura llegó a los 65 grados.

Se dejó en esa posición durante una semana mientras los ingenieros preparaban la segunda fase del ascenso.

Precio de los paseos

londres-capsula-primer-planoSi está pensando visitar Londres, el London Eye bien vale la visita. Si no le gusta esperar en la cola puede hacer su reservación online con al menos una semana de anticipación.

Esto lo pondrá por delante de los otros visitantes y, dependiendo del paquete que elija, obtendrá algunos privilegios especiales.

Un vuelo en el Ojo de Londres cuesta para adultos: US$ 21,50; niños, US$ 10,80; estudiantes, US$ 17. Se puede  combinar la visita (entre otras alternativas) con un crucero de 40 minutos por el Támesis (US$ 40). Para reservar y ampliar información sobre El Ojo de Londres

Si quiere construir online el Ojo tal cual fue realizado en la realidad

El vuelo (viaje) de 30 minutos de duración en una de las 32 cápsulas de cristal de alta tecnología ofrece espectaculares vistas de Londres y de sus monumentos más famosos, como las Cámaras del Parlamento, el Palacio de Buckingham y la Catedral de San Pablo. La vista se extiende incluso más allá de Londres y el viajero puede ver zonas que no se alcanzan a ver desde el suelo.

Esta vista panorámica de 360 grados me permitió divisar mi oficina, mi hogar, el Starbucks en el que compro el café cada mañana y, por supuesto, muchos de los atractivos turísticos que ofrece Londres. Cabe aclarar que la vista es tan buena pues el diseño posibilitó que las cápsulas no cuelguen de la rueda sino que esten montadas encima, con lo que nada obstruye la vista panorámica.

Las cápsulas del Ojo de Londres son 32, una por cada municipio de la ciudad. Todas tienen aire acondicionado y un amplio asiento.