El Legado Silencioso de Nelson Mandela: Justicia Reproductiva Para las Mujeres en Sudáfrica

Mandela también dejó otro legado silencioso y de profundas consecuencias para los derechos de las mujeres de Sudáfrica.

3
1055

Una nota escrita por Ilyse Hogue en the Nation, llamó mi atención sobre el legado de Nelson Mandela como un luchador por la libertad y un feroz motor para el cambio político radical. Sin embargo, Mandela también dejó otro legado silencioso y de profundas consecuencias para los derechos de las mujeres de Sudáfrica.

La Constitución de Sudáfrica, en gran medida inspirada por Mandela, incluye el género, el sexo, el embarazo y la raza como motivos intolerables de discriminación. Como señala Hogue, la adición del embarazo en la lista ha sido y sigue siendo un caso único, y su significado se hace explícito en la Declaración de Derechos de Sudáfrica, que dice:

Toda persona tiene derecho a la integridad física y psicológica, que incluye el derecho de:

  1. a tomar decisiones relativas a la reproducción;
  2. a la seguridad y el control de su cuerpo, y
  3. a no ser sometido a experimentos médicos o científicos sin su consentimiento informado.

Este reconocimiento oficial de que la igualdad de género requiere abrazar la libertad reproductiva sigue siendo un punto culminante de la ley internacional. Este importante compromiso fue anticipado por una ley anterior a la entrada en vigor de la Constitución.

La ley de Elección de Interrupción del Embarazo – que sustituyó a una de las leyes de aborto más restrictivas del mundo, con una de las más liberales y humana – concede a las mujeres sudafricanas plena autonomía para decidir cuándo interrumpir un embarazo en el primer trimestre,  con financiera asistencia si es necesario.

Con este acto, el presidente Nelson Mandela transformó las vidas de millones de mujeres sudafricanas. La experiencia intima de la pobreza y la opresión experimentada por Mandela le enseñó que los derechos reproductivos están intensamente ligados a la seguridad económica.