El Encanto de París en Cuatro Días Alucinantes

0
1414
Puente Alexandre III

Definitivamente París no es una ciudad para estar solo o sola, al menos eso me dijeron, pero sola me fui a París (pues no tenía de otra, era mi siguiente parada en Europa)…

En cierta forma disfruto el viajar sola, aunque no se logra estar a solas todo el tiempo, porque vas conociendo gente en el camino.

Toda mi vida soñé con ir a París (hasta parece un cliché), pero es la verdad y cuando lo logré me alegró estar sola para disfrutarla y conocerla a mi antojo, a mi estilo, a mi propio ritmo y a mi manera.

Llegué en un vuelo matutino desde Madrid. En la madrugada había llegado de Roma (esto es otra historia) por lo que no había descansado mucho que digamos.

Soy de Panamá y en mi mal inglés y casi nulo francés, pude encontrar la salida y llegar al mostrador de información, donde logré entender la forma de llegar a la Estación de Chatelet-Les Halle de una manera misteriosa y casi divina.

Cabe destacar que no es fácil ubicarse en la estación Les Halle (pronúnciese “le al” nada de pronunciar la h a la inglesa, por favor…), considerada el hub de transportes más grande de Europa.

Con anterioridad había conseguido varias direcciones de hostales en París y el que me pareció acorde con lo que planeaba hacer fue el The Centre International BVJ Paris-Louvre en el número 20 de la rue Jean Jacques Rousseau, ubicado convenientemente a dos cuadras detrás del museo de Louvre.

notre_dame  tour_eiffel  subte

 

 

 

 

 

 

Una vez que me registré y me deshice de mi pesada mochila, lo primero que hice fue ir a Notre Dame. Me costó tomar esta decisión ya que la primera opción en París por lo general es la Torre Eiffel que se observa desde casi todos los ángulos.

pont_neuf_paris

Primero hice un breve reconocimiento del museo y sus patios (paso obligado) para dirigirme a la rivera del río Sena y dirigirme a la iglesia. Pude contemplarla casi en su esplendor desde el Pont Neuf.

Como era sábado estaba todo muy animado en los alrededores, había competencia de patines en línea y demostraciones asombrosas. Me detuve allí por un rato. Luego hice la fila y entré.

Notre Dame de Paris

Es algo maravilloso el interior de Notre Dame. Las cámaras, pasillos y altares son impresionantes. Creo que a esta altura del relato ya he utilizado todos los sinónimos.

El pórtico tiene representaciones bíblicas y santos. Los ventanales de vidrios de colores son alucinantes y tiene una impresionante roseta de colores que al pasar el sol a través de ella deja un reflejo de arco iris por todas partes.

Me llamó mucho la atención el altar a Santa Juana de Arco, ya que siempre pensé en ella como una historia y nada más.

Al salir de Notre Dame sentí mucha paz, porque a pesar de ser un lugar turístico puede sentirse su mística y religiosidad por todas partes. Una vez fuera me dispuse a ver todo el entorno, en esos momentos pasaba una comparsa con música brasileña por las calles aledañas, eso me dio a entender que París es una ciudad muy alegre y abierta a las culturas.

Camine por la Ile de la Cité hasta la Conciergerie, pero algo me llamaba a varios kilómetros de distancia, era la Torre Eiffel que se asomaba por los recodos de las calles y puede distinguirse a la distancia.

Me dispuse ir hacia allá caminando hasta donde aguantara, ya que quería sentir el encanto de París, sus olores, sus colores, su gente. Pasé brevemente por el barrio latino pero no me detuve lo suficiente.

Por la rivera del Sena

Caminé nuevamente por la rivera del Sena hasta el Pont de la Concorde y atravesé este quedando en el otra rivera. Ver también: Paris, un paseo por la rivera del Sena.

Me gustaron mucho los puestos de buhonería a todo lo largo del Sena, vendiendo variedad de productos: antigüedades, pinturas, libros, dulces, recuerdos, flores, entre las cosas que recuerdo. Iba mirando y tocando y disfrutando de esto que no me enteré hasta que llegué a la Place de la Concorde.

Este un lugar en el que hay que detenerse y observar principalmente su fuente con fuerte estilo africano. Me dispuse entonces a caminar por los Campos Elíseos.

puesto-pescado-paris  floreria-paris  barco-sena

 

 

 

Ha sido una de las experiencias mas lindas de mi vida. Era ya el atardecer y ver a principios de octubre este lugar es algo inolvidable. Los colores de los árboles, no los olvidaré jamás.

1
2
VíaLuzynna
Compartir
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.