Versión en:

Paul Romer afirma que el gran cambio ocurrió en nuestra cabeza

| Jorge Nascimento Rodrigues | 2. Mayo 01 |
| 1 | 2 |

Paul Romer fue uno de los economistas californianos considerado una de las 25 personas MAS INFLUYENTES de los States por la revista Time. Su fama comenzó por haber puesto a la tecnología en el centro del crecimiento económico, en los años 80. Ahora es el teórico de la 'REVOLUCION DEL SOFT' y es tenido como candidato al Nobel de Economía. Estuvo en Lisboa el 17 de septiembre de 1999 para abrir un Ciclo de Conferencias organizado por NPF.

En la mítica Universidad de Stanford, corazón intelectual de Silicon Valley con Jorge Nascimento Rodrigues, en la oficina de Paul Romer en el Management Center. Versión Web original de la entrevista publicada en Ideias & Negócios

JORGE NASCIMENTO RODRIGUES:- ¿Qué cambió en el pensamiento económico?
PAUL ROMER: - Mucho. Hubo una Revolución del Soft, como yo la llamo. O sea, se dio el reconocimiento de que los 'activos' que designamos hoy en el lenguaje común como 'soft' o 'intangibles' son los bienes económicos más importantes. ¿Quién era, antes, la niña mimada de los economistas y de los políticos? Eran la tierra, el petróleo, el acero, las fábricas, las máquinas, etc.. El caso de la URSS fue típico en este paradigma - llevó al extremo este pensamiento y creyó que vencería al capitalismo industrial compitiendo en este campo hasta el límite. Era una manera tonta de crecer y enriquecerse. Cayó redondamente. Falló. Fue tomada por sorpresa por la revolución soft. Nosotros ya no pensamos más en términos de acumulación de más cosas - sean ellas recursos naturales o máquinas o, incluso, personas - como clave para el crecimiento.

J.N.R.: - ¿Y cuál es el secreto de esa revolución soft?
P.R.: - La lección más importante de este abordaje nuevo es que el crecimiento económico ocurre cuando las empresas, los emprendedores y los innovadores en general, descubren e implementan nuevas fórmulas y recetas. Eso fue un cambio de visión del problema... incalculable. Los propios economistas, hombres de negocios en general y los políticos están pasando por este cambio fundamental en la concepción de la economía.

Presentando al futuro Nobel

Romer es una leyenda en el mundo cerrado de la teoría económica. El viejo Peter Drucker, el "padre" de la gestión, ya lo catapultó como candidato al Premio Nobel de Economía y gurús de primera línea, como Michael Porter, Alvin Toffler, o su polémico colega Paul Krugman, no se cansan de citarlo. La celebridad que este economista, de poco más de 40 años, tiene entre sus pares, se disparó porque su tesis de doctorado, al comienzo de los 80, modificó del día a la noche la idea que los economistas y los políticos tenían sobre la política macro-económica.

Caricaturizando, los hombres de que dirigen los gobiernos y los teóricos que los influenciaban por detrás reducían la buena gestión de los negocios públicos a la política monetaria y fiscal, al incentivo a la acumulación del capital fijo o al fomento de obras públicas en tiempos de crisis.

En el doctorado que hizo en 1983, Romer argumentó que el descubrimiento científico, el cambio tecnológico, la innovación y el crecimiento del factor productividad total (una palabrota que significa más que el concepto de productividad de las máquinas o de los trabajadores a los que estamos habituados) debían ser puestos en el centro del análisis económico y - en lo que más directamente nos toca a nosotros, ciudadanos que no percibimos nada de las 'economías' - en la médula de la política económica nacional.

Así nació lo que se designó como 'nueva teoría del crecimiento'. El término nueva fue usado para subrayar que el entendimiento sobre el crecimiento económico pasaba a tener como su motor aquello que los contadores llaman 'intangibles'. O sea, son cosas como nuevas ideas, nuevos métodos, nuevas fórmulas, nuevas recetas que permitieron, a lo largo de la Historia Humana, el crecimiento. Este no es provocado por ‘más de lo mismo’, sino por una manera diferente de crear valor, como se dice ahora en la jerga de la gestión.

Y este nuevo entendimiento ideológico sobre el secreto del crecimiento al que Romer designó, en esta entrevista, como la 'Revolución Soft'. El soft finalmente tomó el comando de la economía real emergente (la que muchos llaman ‘economía digital’ y otros ‘nueva economía’) y de las ideas económicas que tenemos en nuestra cabeza. "Los economistas, los hombres de negocio y los propios políticos están pasando por un cambio fundamental en su visión de la economía", nos resalta este economista, cuya fama no cambió la simplicidad y la afabilidad que transpiran de una buena conversación de horas en su oficina en Management Center, situado casi a la entrada del 'campus' de la Universidad de Stanford, en pleno Silicon Valley.

Para finalizar esta introducción a la entrevista que nos concedió, pintemos el perfil académico del hombre en trazos rápidos. Paul Romer se licenció en la en la Universidad de Chicago donde estudió matemática y física. Estuvo en el Massachusetts Institute of Techonology, en Boston, y se doctoró en Chicago en 1983. Un su "paper" de 1990 sobre 'El cambio tecnológico endógeno' publicado en el prestigioso Journal of Political Economy (www.journals.uchicago.edu/JPE), y mucho traducido, es una buena referencia de lectura para quien tenga estómago para la teoría económica "dura". Dio clases en Chicago, en la Universidad de Rochester y en la Universidad de California en Berkeley. Desde 1996, es Profesor de Economía en la Graduate School of Business de Stanford, donde lo fuimos a encontrar por la segunda vez. Este año recibió el más alto galardón de la escuela de la escuela de gestión donde enseña, el 1999 Stanford Business School's Distinguished Teaching Award.

Artículo clave sobre la nueva teoría del crecimiento

'Endogenous Technological Change', publicado en Journal of Political Economy, Nro.98, de octubre de 1990, pags. 71 a 102 . Acceda al Journal of Political Economy en www.journals.uchicago.edu/JPE

Obs: Sólo están disponibles on line las ediciones del JPE a partir de 1996
Traducciones en: 'Progrés Technique Endogéne', en los Annales d´Economie et de Stastistique, n¼ 22, 1991, pags. 1 a 32 'El Cambio Tecnológico Endógeno', en El Trimestre Económico, LVIII (3), Julio-Septiembre de 1991, pags. 441-480

J.N.R.: - ¿La economía empieza en nuestra cabeza, es eso?
P.R.: - [risas] La parte más profunda de la actividad económica, por más paradójico que parezca, está en el descubrimiento de las tales nuevas fórmulas. Y ese 'imput' es puramente humano, fruto da nuestra materia gris. En Silicon Valley hay dos conceptos que expresan bien este mecanismo. Aquí se habla de software y de wetware - hardware. Este último término muy usado por aquí, todo el mundo sabe qué es. El software son las fórmulas después de codificadas y aplicadas. El wetware representa el tal 'imput' original humano. El proceso de conocimiento en general es la transición del wetware al software.

| 1 | 2 |
Suscríbete a M. de Empresa
suscribir newsletterNewsletter
suscribir feed RSSFeeds RSS
Copyright 2000- Mujeres de Empresa
Sobre Mujeres de Empresa | Contactos |
Pasantías | Prensa | Publicidad |
Términos de uso | Políticas de Privacidad |