David y Goliat en el Siglo XXI

4
646

En este corto video de YouTube, que conocí a través de Chris Garret, 3 muchachos emprendedores deciden recrear el asalto a la playa de Omaha ocurrido el 6 de junio de 1944, como parte del Desembarco en Normandía, pero sin el presupuesto de “Salvando al soldado Ryan”, la película de Steven Spielberg y Tom Hanks.

Justamente en la película de Spielberg se destaca la escena original de 24 minutos de duración en la que intervinieron miles de extras para recrear el asalto. La idea de esos muchachos era recrear esa misma escena con sólo 3 actores, ellos mismos.

¿Cómo hicieron estos 3 diseñadores gráficos para recrear el asalto a la playa de Omaha?

Pues filmaron durante 4 días las mismas escenas una y otra vez: corriendo por la playa, escalando los riscos, tomando la posición de los alemanes en los bunkers, corriendo de nuevo por la playa, etc. De vuelta en Londres, agregaron algunos efectos de sonidos y compaginaron todo.

A pesar de que este video está en inglés, los autores astutamente se sirvieron de ayudas visuales que cualquiera puede entender, para explicar el procedimiento.

Tanto interés despertó el video que se comenta que la BBC va a volver a repetirlo el sábado 27 de enero.

Después de ver este video no puedo sino preguntarme lo que las nuevas tecnologías digitales más la distribución por Internet pueden hacer para lograr cierto balance con los grandes medios.

Para mi hay grandes lecciones que aprender de todo esto. Internet le da una oportunidad a la persona común (“the little guy” como dicen los norteamericanos) que jamás hubiéramos imaginado.

Hace unos días leía un artículo en Gestión sobre cómo las organizaciones “estrella de mar”, con poco o ningún capital, son capaces de amenazar a una industria establecida.

Ejemplos no faltan: la Wikipedia ha dejado obsoleta a la Enciclopedia Británica (que ya no se edita en formato papel); Skype desafía a las telefónicas; Craigslist con sólo 18 personas ha provocado una tremendo sacudón a los periódicos que publican avisos clasificados; la industria tradicional de la música ha sufrido enormes pérdidas debido a los programas que permiten compartir archivos y la industria cinematográfica que se venía salvando debido a los tremendos costos de producción y al escaso ancho de banda, ya no está tan segura…

¿Podrá nuevamente David derrotar a Goliat en el siglo XXI?

¿Tu empresa (grande, pequeña o en ciernes) cómo se sitúa en este panorama?