Cuando es Hora de Contratar Una Asistente

3
1551

a transición entre una unipersonal a un negocio de dos personas es un gran paso.

Cuando se tiene una empresa con 20 empleados, por poner un ejemplo, contratar uno más es simple; pero duplicar la fuerza de trabajo de un día para el otro es todo un cambio.

A menudo, es el cambio más grande que ocupa nuestros pensamientos. ¿Te ves con empleados o temes hacer crecer tu negocio hasta esa instancia?

Algunas sugerencias para ayudarte a tomar la decisión

Mantén una agenda detallada durante algunas semanas. ¿Cuánto tiempo dedicas a hacer tareas que podría hacer otra persona? ¿Cuánto estimas el costo horario de tu trabajo y qué tareas haces que sólo puedes hacer tú? ¿Cuáles son las actividades claves que te hacen exitosa? ¿Cuánto podrían aumentar tus ingresos si pudieras dedicar más horas a esas tareas que constituyen la clave de tu negocio y que no puedes delegar?

La contabilidad es un ejemplo que se puede aplicar a la mayoría de los negocios. Digamos que tienes un pequeño emprendimiento y que llevas tu contabilidad.

Si bien hay ciertas aspectos de la contabilidad que debes llevar personalmente (desde hacer un análisis de costos, fijar los precios, hasta escribir los cheques y quizás hacer los depósitos bancarios, etc.) pero puedes contratar a un contador/a para llevar los libros y preparar la liquidación de impuestos ante la autoridad fiscal competente.

Un servicio contable te costará dinero, sin embargo deberías sacar cuentas, al contable le llevará 1 hora lo que a ti te llevará 3 hs para hacer, es cuestión de hacer números y ver si tus 3 horas son más caras que la hora del contador, probablemente no.

Otra alternativa es tener una asistente part-time o una asistente virtual que pueda preparar los números y le pase una vez al mes todo listo al contador para controlar y hacer la liquidación de impuestos.

Además, esa asistente podrá también encargarse de muchos otros trabajitos administrativos que a ti te cuestan tiempo y te alejan de las tareas centrales del negocio, las que te hacen crecer.

Como norma indicativa: si pasas un 20 o 30% de tu tiempo haciendo tareas que podrían muy bien realizar otra persona, estás perdiendo dinero, es hora de contratar a una asistente.

Lo de la contabilidad es sólo un ejemplo, hay muchísimas actividades en nuestro trabajo diario que no nos rinden, nos quitan tiempo para hacer el trabajo clave y, sinceramente, en muchos casos son tareas que otras personas pueden realizar mucho mejor que nosotras.

Conclusiones

A veces nos sentimos cómodas haciendo esos trabajitos sencillos y no queremos derivarlos pues, de alguna manera, nos dan una sensación de “tarea cumplida”.

Sin embargo, si tus objetivos incluyen hacer crecer tu negocio, eso no va a suceder si sigues empleando tu tiempo en tareas que podrías muy bien derivar a una asistente.