Cuando el Cliente No Tiene Razón

0
532
Lee Valley es un fabricante de herramientas especializadas que tiene varios locales de venta minorista en Canadá. Trabaja con un seguro de devolución, dentro de los 90 días, “sin preguntas” del cual me he beneficiado recientemente.

Estaba trabajando en madera y necesité una mecha para fresadora especial. Fui, entonces, a Lee Valley aunque no me queda de paso y es un poquito más caro.

A los 10 minutos de empezar a trabajar, la mecha se rompió. Me dio fastidio pero me imaginé que me la cambiarían por otra. La llevé y me la reemplazaron sin problemas.

Cuando 10 minutos después volví a romperla, me di cuenta de que lo más probable era que yo estuviera usando mal la herramienta. Volví al negocio no pensando en cambiar nada, pero sí para que me explicasen cómo hacer.

Le dije al hombre que estaba detrás del mostrador lo que me había pasado y que, dado que ya había roto dos mechas, calculaba que estaba usándola mal.

Me dio algunos consejos prácticos y me repuso la mecha. Le aseguré que había sido mi culpa y que no esperaba que se me reemplazara por segunda vez una herramienta de $ 40. Me contestó que ellos tenían esa póliza de seguro…

Por lo tanto, aún después de que admití que el cliente no tenía razón… sí la tuvo!
No necesito decir que no compro herramientas en ningún otro lado.