Como Tener Clientes Felices

8 tips básicos para mantener a tus clientes felices y fidelizados que la clave para lograr una empresa sana y en crecimiento.

El cliente fidelizado o feliz, como yo prefiero llamarlo, es la clave para lograr una empresa sana y en crecimiento.

Por suerte para transformar un comprador en un cliente feliz, sólo hace falta tener en cuenta 8 tips básicos:

Conoce a su cliente, pide sus datos. Lo ideal es poder tener la mayor cantidad de información con respecto a los gustos, deseos y necesidades de esa persona para poder personalizar al máximo la comunicación y las promociones. Lo importante es no hostigar con el pedido de información, sino que puede ir haciéndose en contactos periódicos.

Mantente en contacto. Si ya cuentas con algunos datos, ¡pónte en contacto! Acá todas las estrategias son válidas, desde promociones de descuento, salutaciones especiales, juegos, etc.

Evalúa qué experiencia tiene el cliente en cada contacto con tu empresa. Pide a familiares o amigos que sean “compradores misteriosos” y haz un relevamiento de sus vivencias e impresiones en diferentes etapas del proceso: cuando visitaron el local, llamaron por teléfono o les enviaron el producto.

Dedica parte de tu tiempo a mejorar tu producto/servicio. Establece algunas horas a la semana para investigar e interiorizarte en nuevas tecnologías o prestaciones que te permitan innovar. Además pueden plantearse reuniones periódicas de creatividad con los empleados de la empresa.

Haz de la atención al cliente una política de tu empresa. Establece estándares de calidad y desarrolla normas sobre como debe ser atendido un cliente. Premia la vocación de servicio de tus empleados.

Valora el tiempo de los clientes. En un mundo donde prevalece la satisfacción inmediata y la ley de: “el tiempo es dinero”, lo peor que puedes hacer es dejar a los clientes esperando. Analiza el proceso de compra para hacerlo más rápido y amigable.

Ante una queja; reconoce el problema, pide disculpas y explica cuales son las alternativas para solucionarlo. Cometer errores es humano y un problema comunicado y solucionado a tiempo hasta puede ser valorado por el cliente. Lo importante es explicar cual es el inconveniente y las formas de solucionarlo aunque representen una pérdida para la empresa.

Tiempo después de realizada la compra, pide a su cliente que evalúe la misma. A todo el mundo le incomoda ser juzgado, pero al realizar una pequeña encuesta a los compradores, obtendrás una muy valiosa información sobre las fortalezas y debilidades de tu empresa o emprendimiento, como así también de las expectativas y necesidades de los clientes.

Compartir
La Lic. Verónica Previale es Directora de Rhetoriké, empresa dedicada a la Comunicación Institucional.