Como Reconocer Una Oportunidad de Negocio

0
3994
emprendedora buscando ideas de negocios

Las personas emprendedoras por naturaleza tienden a ver oportunidades en el mercado o entorno.

Están constantemente alertas para detectar “lagunas” en el mercado que puedan llenar. Esas posibles “lagunas” se producen cuando los precios de ciertos productos o servicios son muy altos o muy bajos.

Otra laguna común es cuando el empresario o empresaria en cuestión tiene algún conocimiento que no está fácilmente disponible en el mercado.

El hecho que un individuo actúe sobre las oportunidades de mercado presentadas para participar en los negocios depende de las decisiones empresariales que hacen relación con el mercado y la economía. Estas decisiones se basan en su capacidad individual, sus características de personalidad y sus preferencias.

Sin embargo, una forma segura de evaluar si una oportunidad vale la pena para aventurarse, es llevar a cabo una evaluación de necesidades en el mercado.

Evaluación de Necesidades

La mejor empresa es aquella que responde a una necesidad. Del mismo modo, tu negocio debe resolver un problema que enfrentan tus clientes potenciales. ¿Cuál es la forma más fácil de averiguar qué necesitan?

La respuesta es simple, ¡pregunta! Es posible hacer un estudio de mercado casero.

Lo deseable es que tu empresa surja de las necesidades expresadas por la gente, y no de tus suposiciones acerca de lo que necesitan. Habla con tanta gente como te sea posible a fin de evaluar lo que necesitan.

Asegúrate de que esa gente con la que conversas represente todos los grupos demográficos: mujeres, hombres, niñas, niños, ancianos, personas con discapacidad, etc.

Evita hacer preguntas cerradas donde la gente sólo puede responder sí o no. Buenas palabras de apertura son: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo?

La evaluación de necesidades debe ser un proceso continuo pues las necesidades también cambian, y otra gente puede entrar a tu comunidad con necesidades diferentes. Recuerda que debes estar siempre en la búsqueda de nuevos productos y servicios que la gente necesita, quiere, y está dispuesto a pagar por ellos.

También es más fácil convencer a la gerente del banco para que te otorgue financiamiento para tu empresa si puedes decirle con toda seguridad y confianza cuántas personas necesitan (quieren y pueden pagar) lo que tu empresa tiene la intención de proveer.

La evaluación de las necesidades debería ser seguida por una evaluación para ver qué puntos fuertes tiene tu concepto de negocio para abordar los problemas identificados. Tu objetivo debe ser tratar de reforzar los puntos débiles.

La evaluación implica considerar los siguientes activos:

  • Humano: incluye tus habilidades, conocimiento, ética de trabajo, etc.
  • Social: estos se basan en tu network comercial y social e incluyen otros emprendedores/as, grupos en tu comunidad. Las redes informales son también importantes: amigos, grupos de interés, etc.
  • Natural: esto incluye lo que tienes disponible en tu entorno.
  • Físico: corresponde al entorno físico construido: edificios, trasporte, suministro de agua, electricidad y telecomunicaciones.
  • Económico: dinero en efectivo y ahorros.

Análisis del Riesgo

El riesgo puede definirse como la posibilidad de que las cosas no deseadas sucedan. Toda actividad implica riesgos y algunos riesgos afectan a tu negocio más que otros.

La evaluación de riesgos ayuda a identificar las amenazas del negocio y considera la probabilidad de que ocurran, así como su posible impacto.

Los riesgos se pueden administrar mediante el ajuste del plan de negocio para asegurar que los riesgos se reduzcan al mínimo.

Aunque sabemos que las/los empresarios son tomadoras/es de riesgo, en realidad toman riesgos calculados.

Para considerar si una empresa va a ser demasiado arriesgada, haz las siguientes preguntas:

  • Hay suficiente demanda para el producto/servicio que quiero ofrecer?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos que pueden obstaculizar el éxito de mi negocio?
  • ¿Cuál es la probabilidad de que ocurran?
  • ¿Cuál será el impacto de cada uno de esos riesgos en mi negocio?
  • ¿Qué medidas puedo implementar en mi negocio con el fin de minimizar la ocurrencia de esos riesgos?
  • Si no se puede minimizar el riesgo de que suceda, ¿qué medidas puedo tomar para minimizar el efecto en mi negocio?

Recuerda que es importante tomar todas las medidas posibles para reducir el riesgo al mínimo. Otro mecanismo no tan científico es confiar en tu instinto. No inviertas en cosas con las que te sientas incómoda/o. Lee y estudia el mercado tan a fondo como te sea posible.

De eso se trata tomar riesgos calculados. Tu investigación te dará una ventaja sobre los competidores que inician una empresa sin evaluar los riesgos.

Superar el Temor

Todos las/os empresarias/os se enfrentan al miedo al fracaso, especialmente aquellos que se han aventurado en el negocio anteriormente sin éxito. Diferentes personas tienen diferentes maneras de manejar ese temor.

Algunas se sumergen en las tareas que tienen a mano con el fin de mantener sus mentes fuera de las dudas que puedan deslizarse por su mente.

Sin embargo, si sientes que la duda y el miedo avanzan, recuerda que tienes los siguientes factores a tu favor:

  • que tu emprendimiento responde a una necesidad que conoces de primera mano. Sí, ¡la necesidad es la madre de la invención … y de la empresa!
  • que tienes las habilidades y la experiencia necesarios, o bien conoces a personas que tienen esas habilidades y experiencia necesarias y que podrías incorporar al equipo.
  • que tu investigación de mercado y análisis de riesgo han demostrado que el potencial de mercado es mucho mayor que los factores negativos.