Cómo Preparo Mi Actividad Económica Para el Nuevo Año

Bajar los costos fijos al mínimo.
Ej. discriminar entre a) gastos necesarios y urgentes, b) gastos necesarios pero postergables y c) gastos superfluos. A veces sostener una estructura onerosa nos impide dedicar esfuerzos y recursos en otras áreas más redituables para nuestro negocio.

– Idem con las inversiones.
Negociar los alquileres con cautela.

– Diseñar un mix de productos y servicios que se ofrecen
Poder armar “paquetes” de servicios o productos que podemos diseñar para nuestros clientes a fin de hacerles ofertas que les resulten atractivas o interesantes. Los supermercados son nuevamente un buen ejemplo.

– Cuidar siempre la calidad, calidad, calidad.
Tener en cuenta que la forma de diferenciarnos es hacer lo mejor posible lo que hacemos. Es la mejor estrategia. Los clientes aprenden a pedir más calidad.

Elegir a los proveedores (los más flexibles en precios y plazos)
Elegir con quiénes nos conviene operar para poder contar con facilidades y posibilidades que nos permitan también ofrecer mejores ofertas.
– Acortar los eslabones entre la producción o prestación y la comercialización.
Esto es, llegar en forma más directa a los consumidores tratando de evitar las intermediaciones que hacen que nuestros productos o servicios se encarezcan y puedan perder la atención personalizada que debemos imprimir a nuestras relaciones comerciales. Crear maneras de llegar más directamente a nuestros clientes.

– Armar cadenas de compras para comprar a los fabricantes.
La idea de Red tiene que ver con esto. Deseamos crear una estructura que pueda permitir a los emprendedores micro realizar contactos que favorezcan los negocios en asociaciones o modos alternativos de sumar esfuerzos. Las cámaras funcionan en este sentido o las asociaciones empresariales que facilitan negocios en común.

– Alianzas estratégicas.
Romper con el individualismo a ultranza y aprovechar potencialidades comunes para explotar con otros. Esto tiene que ver con el punto anterior. Tendemos a creer que mejor si te va mal porque entonces yo me salvo.

Al empresariado argentino le cuesta trabajar con un criterio de beneficio común. Todavía no aprendimos a pensar con un sentido estratégico de beneficio mutuo. Piensen en comparación lo que sucede en Chile y en Brasil mismo con el SEBRAE.

– Definir con quién quiere continuar trabajando.
Tanto con clientes como con proveedores y a quienes le conviene dejar.
Hay clientes que es mejor perderlos que encontrarlos y puede ser más conveniente no desperdiciar esfuerzos con ellos. En cambio elegirlos puede permitirnos crear mejores servicios y alternativas. Lo mismo con los proveedores como señalamos anteriormente: hay empresas que pueden tener exigencias o modos de operar que no nos convengan. Es preferible buscar otras más permeables.

– Implementar formas de marketing.
Que incluyan promociones, tarjetas de crédito, tickets, descuentos. Pensar en formas atractivas y convenientes para nuestros clientes.

– Fabricar o producir lo que el cliente demande y no lo que nosotros creemos.
Para esto debemos escuchar más, indagar y averiguar qué es lo que quieren nuestros compradores y abandonar la postura de creer que sabemos a priori.

Esta es una actitud saludable para nuestro negocio y significa luchar con nuestra omnipotencia.porque generalmente somos malos lectores de los demás ya que operamos desde nuestros propios esquemas. Creemos que el otro funciona de la misma manera que nosotros. Así que atención a los demás. En los cursos de ventas aparece en forma evidente que no sabemos escuchar. Por ejemplo que el otro nos dice una cosa y le respondemos con otra que no tiene nada que ver.

– Producir “a medida”, el “just in time” o “a pedido”, incluyendo a los proveedores.
Prepararnos y organizarnos para producir al toque, rápidamente a medida de las necesidades y de los requerimientos a fin de evitar acumular stock. Puede ser que hagamos algo que sea distinto a lo que habíamos programado pero la flexibilidad puede hacer que seamos tenidos en cuenta porque respondemos al otro.

– Fijar pautas estrictas de cobro de facturas.
Hacer atractiva la venta con descuentos o comisiones por cobro.

– Aplicar tecnología, educación del mercado, desarrollo de relaciones, creación de nuevos modelos para llegar a los consumidores.
Qué quiere decir? que mejorar el producto/servicio significa conocer los últimos desarrollos y aplicar herramientas tanto intelectuales como técnicas a nuestra actividad. Y esto muchas veces requiere que debamos educar y enseñar a nuestro clientes potenciales. Por ejemplo, 2 personas que diseñan páginas en Internet. Ellos deben explicar y enseñar para qué puede serle útil y conveniente Internet a cierto segmento de usuarios posibles que desconocen o no entienden el flujo de intercambios vía satelital.

El otro aspecto es crear relaciones que hagan conocer lo que hacen. Hacer contactos permanentemente, no vivir aislados.

El aspecto de crear nuevos modelos para llegar a los consumidores lo podemos ejemplificar con nuestra propia experiencia. Este año habíamos pensado desarrollar el mismo esquema que el año pasado: una charla mensual de asistencia libre, un encuentro de socios por mes, etc.

Pero descubrimos que muchas personas interesadas en nuestras actividades preferían ver temas o información específica de forma que no fuera necesariamente en cursos de capacitación y decidimos implementar estas charlas con un arancel mínimo que acercara propuestas que tenemos en los Talleres o Seminarios. Tuvimos un gran éxito.

– Seleccionar a nuestros colaboradores y elegir los más adecuados (Cliente interno)
Elegir la gente que trabaja con nosotros puede ahorrarnos problemas y dolores de cabeza. No elijan por deseos de ayudar o parentesco: elijan por aptitudes y destrezas. Les aseguramos que ganarán en eficiencia.

– Reforzar el sentido de misión del grupo y el vínculo afectivo entre todos.

– Concentrarse en lo que mejor sabe hacer y evitar dispersar fuerzas.
A veces intentamos actividades o tareas que requieren destrezas o conocimientos que no tenemos y pueden desgastarnos o terminar en fracasos o ser francamente agotador. Conozcamos qué es lo nuestro, para qué somos más efectivos, y dediquémonos a eso. Tenemos más posibilidades de éxito y de satisfacción personal.

– Plantearse siempre un plan alternativo.
Qué posibilidades puede utilizar si los obstáculos son máximos.
Todo lo anterior puede no ser suficiente. Siempre guárdense un as en la manga: algo a lo que recurrir si fallan las estrategias. Les recomiendo tener preparado una actividad o recurso de urgencia. Sobre todo estar preparados mentalmente.

Y por último, como síntesis, recuerden que necesitan la capacidad de detectar cómo ofrecer

  • Mejor producto
  • Mejor servicio
  • Mejor precio

Fracasan los que dejan de intentar el éxito: consejos para fracasar

1. Quéjese de todo y en todo momento
La actitud de queja y desaliento puede hacerlos lograr lo temido.

2. Deje entender que no podrá seguir teniendo colaboradores.
Esta es una herramienta muy utilizada en las empresas. Se cree que si la gente tiene miedo trabajará mejor. Grave error: el miedo solo produce tensión, desazón, parálisis y nunca creatividad o compromiso.

3. Haga de cuenta que no tiene problemas (técnica del avestruz)
Es el planteo inverso al anterior: se niegan las dificultades y la incompetencia aumenta.

4. Rechace las sugerencias de sus colaboradores
Mucha gente no escucha las ideas u observaciones que hacen sus empleados porque piensan que no saben o que no entienden y pierden oportunidades de hacer modificaciones que pueden ayudar a bajar costos o tiempos y aún más, desalientan a la gente a sentirse más comprometida con el negocio y con el dueño.

5. Baje la calidad para bajar los costos y aumente los precios.
Resístance a esta tentación porque la calidad siempre tiene que aumentar. Estudien reducción de los costos por otras vías, siempre pueden existir alternativas creativas.

6. Suspenda la publicidad o la promoción y dele el mercado a la competencia
Sin comentarios.

7. Desestime las ideas nuevas y distintas formas de hacer las cosas
Excelente sistema para fracasar. Pero si no quiere, por favor, desarrolle un sentido de innovación y creatividad estando atento a todo lo que aparece como nuevas tecnologías o gestión. Haga talleres de creatividad.

8. Piense que sólo Ud sabe cómo se hacen las cosas y que los demás no tienen experiencia.
Se trata de personas que rechazan los asesoramientos y aprendizajes porque piensan que no tienen nada que aprender. A veces es muy peligroso.

9. No tome en cuenta los errores
Si de algo sirve equivocarse es para aprender. Algunos creen que es un bochorno y entonces tratan de pasarlos por alto. Los errores son nuestra mejor escuela y a veces se dan grandes aciertos a partir de ellos.