Como Planificar la Participación en Ferias y Exposiciones

Las empresas realizan grandes inversiones para participar de ferias y exposiciones, pero ¿son realmente útiles estas participaciones?, ¿se las aprovecha?, ¿rinden?. Te contamos como proceder para conseguir el rendimiento esperado.

Cada país tiene su período de Ferias y Exposiciones, por ejemplo en Argentina es a partir de septiembre.

Las empresas realizan grandes inversiones para participar de las mismas, pero ¿son realmente útiles estas participaciones?, ¿se las aprovecha?, ¿se consigue el rendimiento esperado?.

Vayamos por parte. ¿Es útil participar en las ferias y exposiciones?.

Sí, es muy útil, ya que con el sólo hecho de estar presentes logramos: generar recordación de marca, mantener viva la relación con los clientes y/o proveedores, observar quiénes son y qué están haciendo nuestros competidores, actualizar conocimientos y novedades que se estén produciendo en el sector, entre otras cosas.

Pero conseguir el rendimiento deseado y el retorno de la inversión, dependerá de lo preparados que estemos al momento del evento.

La idea es arrancar el año, o mitad de año si lo prefiere, haciendo un relevamiento de las ferias y exposiciones que se realizaran en nuestra industria, en la de nuestros clientes, y en todas aquellas que puedan ser de interés para nuestro negocio.

Te sorprenderás de la cantidad y variedad de exposiciones que se realizan actualmente. Una vez que tenemos el listado, hay varios sitios en Internet donde obtener la información, vemos en cuales nos interesa participar y armamos un cronograma de acuerdo a nuestro presupuesto, conveniencia y posibilidades.

Por eso es interesante realizar la planificación al comienzo del año, o el año anterior inclusive, ya que la contratación anticipada permite conseguir mejores lugares y precios.

Si deseamos participar en eventos en el exterior, en Argentina, podemos recurrir a la fundación Expor.Ar  para que nos ayuden. Cada país tiene algún organismo dedicado a prestar ayuda de este tipo.

Al momento de comprar los stands pensemos en la practicidad y el público con el cual nos vamos a encontrar. Comprarlos del mismo tamaño y disposición permitirá que utilicemos un stand desmontable y rearmable, con lo cual abaratamos costos futuros.

Debemos pensar qué queremos transmitir con cada participación.

En base a esto desarrollaremos la estrategia de trabajo, por ejemplo: si lo que queremos es dar a conocer un producto, tendremos que incluir en la inversión todos los elementos para la degustación o prueba del mismo, además necesitaremos promotoras y ubicarlas en un lugar del stand que no interrumpa el normal funcionamiento del mismo.

Pensaremos también si es necesario armar otro sector destinado a la venta de ese y otros productos. Si, en cambio, nuestro objetivo es recopilar información sobre actuales y potenciales clientes, armaremos un lugar acogedor donde sentarnos a dialogar.

No olvides tener en cuenta el diseño de folletos, carpetas institucionales, tarjetas personales y todos aquellos soportes que consideres necesario cómo parte de la imagen de tu empresa.

Pero en estas acciones puntuales lo más importante es recordar que el trabajo no termina cuando desarmamos el stand, si no que recién comienza la parte más ardua, donde deberemos analizar los resultados logrados, procesar los datos obtenidos y comenzar una estrategia de seguimiento, fidelización o ventas en caso de ser necesario.

Las ferias y exposiciones, son una excelente vidriera para mostrar nuestra empresa y sus cualidades, no las desperdiciemos dejando todo para el último momento.

Compartir
La Lic. Verónica Previale es Directora de Rhetoriké, empresa dedicada a la Comunicación Institucional.