Como No Comportarse en Un Evento de Networking

0
746

Todos nosotros sabemos qué son las orugas pero, hay un tipo especial de ella que, si es estudiado cuidadosamente, puede enseñarnos valiosas lecciones, no sólo sobre cómo estamos construyendo nuestro negocio sino también acerca de cómo manejamos nuestras vidas algunos de nosotros.

Las orugas confían tanto en su líder que, de hecho, lo siguen sin objeto a donde quiera que la lleve. Su comportamiento se vuelve tan automático como si estuvieran por completo bajo el control del conductor.

Cada cosa que hacen es de memoria. Sus acciones son tan irreflexivas y repetitivas que se vuelven somnolientas y sus párpados se hacen pesados y se cierran lentamente como si se cerraran al mundo entero.

¿Por qué le prestarían atención, después de todo, a los detalles de sus vidas si la pusieron voluntariamente bajo el control de otro? ¿Por qué pensarían por sí mismas si otros puede dictarles cómo deben hacerse las cosas?

Como puede imaginar, he asistido a una gran cantidad de conferencias, convenciones y eventos de networking, a lo largo de los años. Cada vez que entro en el salón de un hotel, me impresionan las similitudes que veo entre la gente que asiste y estas orugas. Verá, en algún lugar de la línea, alguien decidió como se coreografiarían todos los movimientos y el resto lo tomó.

Tomar un trago, darse la mano, pasar la tarjeta personal, darse la mano, pasar la tarjeta personal, darse la mano, pasar la tarjeta personal. No importa de qué salón o de cuál ciudad se trate, si se fija atentamente, verá lo mismo repitiéndose una y otra vez. Las caras serán diferentes, pero las acciones tenderán a ser las mismas y, por lo tanto, los resultados también. Algunos harán buenos contactos en estas ‘funciones’. Lamentablemente no la mayoría.

Los que establecen relaciones duraderas y provechosas son aquellos que se han enseñado a sí mismos a pensar fuera del esquema. Son las personas que se tomaron el tiempo de mirar qué hacen los demás para hacer algo diferente. Son aquellos que ponen lo mejor de sí para salir de la multitud y no quedar inmerso en ella. Son los que se “preguntan” acerca de los demás. Son los que raramente usan la palabra “yo” en sus conversaciones porque saben que se beneficiarán más usando la palabra “tú”, tan a menudo como sea posible.

Son las personas que no siguen a los otros sino que crean y usan estrategias que los ayudan a pensar parados sobre sus propios pies. Son los que hacen sus propios deberes y saben quién estará en la reunión y a quién desean encontrar. Son los que continúan con aquellos con quienes tienen una relación fuerte, quienes, en su mayoría, son personas que están sinceramente interesadas en ayudar a los demás.

No importa si usted es un coach, un vendedor, un emprendedor, un médico, un especialista en networking. La próxima vez que esté en una reunión de negocios, trate de hacer las cosas a su manera, no como lo haría la oruga de procesión, que sólo sigue al que está adelante. Salga de los esquemas y conozca a la gente por lo que ellos son, no por lo que pueden hacer por usted.

Deje de hablarle a la gente y comience a escucharla. Aprecie las opiniones, perspectivas y otras experiencias que compartan con usted. De esto aprenderá y crecerá. Entonces, usted será capaz de determinar qué es realmente importante para su propia vida, en sus propios términos y a construir su negocio de modo que le satisfaga a usted.

Compartir
Leni Chauvin vive en Canadá y es la creadora de un popular programa "Attract Clients GaloreT" Programa para profesionales que trabajan por cuenta propia y tienen todo para tener éxito excepto suficientes clientes. Leni es una Coach Profesional Certificada y estratega de desarrollo de negocios que ha ayudado a emprendedores a conseguir nuevos clientes y hacer más dinero desde 1993.