Como Generar Relaciones: La Historia de Richard Burton

0
460

Tarde o temprano, todos los que me conocen escuchan este relato, porque fue cuando se desarrollaron esos hechos, que vislumbré por vez mi primera de qué se trataba el networking. Los invito a retroceder conmigo en el tiempo hasta una sofocante y húmeda tarde de junio, en la ciudad de Nueva York, hace muchos años, cuando John Kennedy estaba en la Casa Blanca, Leni Chauvin era una jovencita llamada Leni Panoff y las mejores entradas para Broadway eran para un musical llamado Camelot, protagonizado por un joven galés llamado Richard Burton.

Llegamos al teatro con el tiempo justo para hojear rápidamente el programa, y entonces Ta-ta-tatan! La luces de la sala se apagaron, la orquesta comenzó comenzó a tocar la obertura, y antes de que me diera cuenta, estaba viendo a Robert Goulet, Julie Andrews y Richard Burton.

No se si fue la historia, la música, el baile, o el hecho de que tenía la oportunidad de ver a Richard Burton pavoneandose durante tres horas. Lo que haya sido fue mágico, puro y simple. Estaba subyugada, hipnotizada, atrapada. Me transformé rápidamente en una mujer (niña) con una misión: ver a Richard Burton.

¿Qué tiene todo esto que ver con el networking y la construcción de un negocio? Muchísimo. Quédense. Le prometo que todo tendrá que ver al final. 🙂

Hago una digresión. Volvamos a Broadway, donde, después del show, Ethel fue en una dirección y yo en otra. Ella se dirigió al subte para volver a casa. Nunca pensé hacer eso. Enfilé la salida de artistas para tratar de ver a Richard Burton, MI Richard Burton. Ethel nunca pensó en hacer eso. Obviamente, ella no era una mujer (niña) con una misión. Cuando llegamos a la puerta (para ese momento había convencido a Ethel de que me acompañara), nos encontramos con que estaba custodiada. Allí, delante de la puerta, había otras cerca de 300 preadolescentes con el mismo objetivo.

El encargado de la puerta de escenario fue terminante: Mr. Burton no podría atendernos. La mitad de las chicas se fueron pero, aún así, la competencia para ver a una estrella de Broadway era mucha. Sabía que tenía un margen de oportunidad de tres horas entre el final de la matinee y el comienzo de la primera función de la noche. Seguramente, el sr. Burton tendría que salir a comer algo entre las representaciones. No? ¿Cuál sería mi oportunidad de interceptarlo?

El tiempo pasó. Más chicas se fueron. Ethel y yo comenzamos a conversar con el encargado. Charla sin sentido Idle chit chat, really, nothing earth shattering. Simplemente aburrimos al resto. Las demás ser fueron yendo hasta que sólo quedamos nosotras dos. De cualquier manera, nos dijeron que no podíamos ver a Burton. La conversación con el encargado se hizo más intensa. Le preguntamos muchas cosas y nos pareció que, bajo un exterior áspero, era realmetne interesante y amigable. Y nosotras comenzamos a caerle bien.

Nos contó de su hijo camionero. Nos contó de su hija, maestra de escuela. Nos contó de la artritis de las rodillas de su esposa y también sobre sus vecinos ruidosos. Supimos muchas cosas de él y de su vida. Y él supo cuán tontas estábamos por Richard Burton y, al final, sintió pena por nosotras y nos llevó atrás del escenario donde esperamos nuevamente.

Finalmente, Burton salió del camarín, vestido con jeans, una remera blanca y unas pinzas plateadas para rizar el pelo para la función de la noche. La mística desapareció con el traje. No obstante, fue una conversación interesante. Nos contó de su próximo viaje a Roma para comenzar una película, Cleopatra. Lo que más recuerdo es que nos dijo que aún no conocía a su co-estrella, Elizabeth Taylor, pero que estaba ansioso por trabajar con ella. El resto es historia conocida…

Ahora, la conección con el networking y la construcción de su negocio

Vean, se trata de generar relaciones y cuidado por la otra persona. Escuchamos muchas cosas del encargado y un cambio tuvo lugar. Después de dos horas ya no éramos extraños. Probablemente, nunca nadie le había prestado tanta atención. Establecimos una relación basándonos en un interés genuino y el resultado fue que obtuvimos aquello que esperábamos.

Fue una verdadera situación de ganar-ganar pero, la verdadera lección que aprendimos aquel día fue especificada mejor por Mary Kay Ash, fundadora de la compañía Mary Kay Cosmetic cuando dijo:

“Imagine que cada persona, hombre o mujer, que conoce tiene una cartel alrededor de su cuello que dice “Hágame sentir importante”. No sólo tendrá éxito en los negocios, también tendrá éxito en la vida.”

Compartir
Leni Chauvin vive en Canadá y es la creadora de un popular programa "Attract Clients GaloreT" Programa para profesionales que trabajan por cuenta propia y tienen todo para tener éxito excepto suficientes clientes. Leni es una Coach Profesional Certificada y estratega de desarrollo de negocios que ha ayudado a emprendedores a conseguir nuevos clientes y hacer más dinero desde 1993.