Cómo Evaluar tu Cash Flow

0
1300

La expresión “cash flow”, es oída a menudo cuando los financistas se refieren al dinero se posee y la manera en que se genera y se gasta. Lo que es menos sabido es que este concepto también puede aplicarse con provecho a nuestra economía individual.

¿Has abierto su billetera en el final de la semana, y, para tu sorpresa, encontraste en el interior solo $2? Para colmo sabes que el lunes por la mañana fuiste a un cajero automático para efectuar un retiro de tu cuenta corriente. ¿Adónde fue a parar ese dinero?

En la prisa y el alboroto de la vida cotidiana, es fácil perder la pista de hacia donde va nuestro dinero. Desafortunadamente, es muy difícil desarrollar un plan financiero, a menos que sepas cuánto dinero tienes y dónde efectivamente planeas gastar ese dinero.

Esto se llama tu “cash flow”.

Conocer el tuyo, puede ayudarte a decidir de una forma realista cuales son tus objetivos financieros, y cuánto tiempo te tomará llegar a ellos.

Consigue una calculadora y prepárate para saber cómo ganas y cómo gastas tu dinero.

Tus Ganancias

No todos tus ingresos están incluidos en el salario mensual. El dinero puede llegar a tus bolsillos desde una gran variedad de fuentes, incluyendo el interés de las cuentas bancarias y las inversiones. Para calcular tus ingresos, entonces, necesitas identificar todas las vías por las que te llega el dinero cada mes, y durante todo el año. Anota tus ganancias mensuales y tus ingresos anuales.

Tus Gastos

Hacer una lista exacta de los costos puede ser difícil, porque es muy fácil tomar efectivo del cajero automático, o pagar con una tarjeta de crédito, y después perder el control de cómo gastamos realmente el dinero. Además, la mayoría de nosotras/os tiene gastos anexos -como la compra de artículos de limpieza, los cortes de pelo, o el cuidado de la mascota- que son muy fáciles de olvidar, pero siempre suman a nuestra cuenta.

Para comenzar a registrar tus gastos, anota los costos mensuales. Como puedes ver, los costos mensuales fijos se dividen en una gran variedad de categorías. Siéntete libre para agregar o suprimir categorías según tus hábitos de consumo.

Puedes incluir los gastos de tu cónyuge o pareja en este cuaderno, o hacerlo de forma separada en otro anotador. Ahora, saca los gastos anuales. Puedes incluir los gastos de tu pareja en este cuaderno, o hacer una lista separada para él o ella. Agrega o suprime ítems según tus hábitos de consumo.

Ayuda: Si estás teniendo problemas para evaluar todos tus gastos diarios, intenta hacer un seguimiento de todo el dinero que gastas durante una semana, o un mes. Cada vez que saques algunos billetes de tu bolsillo, anota el gasto y el ítem comprado. A fin de mes, suma estas compras “espontáneas”.

Ocho (8) formas de mejorar tu Cash Flow

Cuando la mayoría de la gente oye el término “cash flow”, piensa en un negocio. Pero el flujo de liquidez de tu familia es tan importante como el de cualquier negocio.

Según los economistas y planificadores financieros, hay varias maneras de mejorar un flujo de liquidez para poder ahorrar más dinero y adquirir solo las cosas que son realmente importantes para usted. Aquí le damos ocho sugerencias para poner en práctica este sistema:

  • 1. No pierdas de vista cómo gastas tu dinero
    Manteniendo una descripción detallada de hacia donde va tu dinero, puedes conseguir un ajuste de tus finanzas y mejorar tu flujo de liquidez. Se pueden conseguir softwares de finanzas personales que están disponibles para ayudarte a hacer todos estos cálculos, y hacer comparaciones año tras año. Tambien existe la posibilidad de llevar las finanzas online.
  • 2. Refinancia tu hipoteca
    Si estás pagando un interés por encime del promedio en tu hipoteca, refinanciar el préstamo puede significar reducir una importante cantidad de tu efectivo mensual. O mejor todavía, fíjete si el banco está dispuesto a modificar su acuerdo de hipoteca –con intereses que se ajusten a los de hoy en día en el mercado- sin pagar costos de refinanciación.
  • 3. Reevalúa tu relación con el Banco
    Como resultado de las fusiones de bancos durante los últimos años, muchos consumidores no saben qué tipo de servicios están pagando, ni a quienes se los están pagando. Repasa cuidadosamente tus necesidades con respecto a las actividades que tienes con tu banco, y luego consulta a otros bancos para conocer que oferta y opciones existen en la competencia. La clave para reducir los costos de las actividades bancarias, es encontrar un banco que cobre lo mínimo posible por los servicios que utilizas con más frecuencia.
  • 4. Reduce los costos de tu seguro
    Existen compañías que premian con tarifas reducidas a los propietarios de autos que nunca chocaron. También están aquellas que, por el costo del seguro, incluyen servicios adicionales, como grúas o reparaciones de roturas leves. Averigua que compañías brindan este servicio en tu país, y deja de pagar por seguros caros y con pocos servicios, que solo poseen un buen marketing.
  • 5. Echa un vistazo a tus impuestos inmobiliarios
    En muchos países, los valores de propiedades inmobiliarias se han nivelado o se han reducido. Si tu gravamen fiscal está por sobre el valor de reventa de tu hogar, considera dirigirse a la Municipalidad para tramitar el resarcimiento por la diferencia.
  • 6. Reduce tu deuda con la tarjeta de crédito
    No tiene mucho sentido pagar los típicos intereses de las tarjetas de crédito, del orden del 40 o 50 por ciento anual, cuando hay otras opciones. Si tu deuda con la tarjeta de crédito está teniendo un efecto negativo en tu flujo de liquidez, considera pedir un préstamo personal en ese u otro banco para refinanciar a una tasa aceptable el dinero adeudado, y restringir definitivamente el uso de tu tarjeta de crédito.
  • 7. Automatiza tus transacciones bancarias
    Hoy en día, muchos bancos cobran un importe por hacer operaciones en “ventanilla”. Si te manejas completamente con los cajeros automáticos, no solo te ahorrarás este importe, sino que también ahorrarás un valioso tiempo que perderías en las colas, que sin dudas también significará una ganancia económica. Lo mismo si operas con la banca online, Internet da un gran servicio para manejarse con operaciones bancarias. Restrinje tus operaciones en “ventanilla” a las veces que tengas que hacer depósitos de grandes sumas de dinero en efectivo, ya que el recibo de depósito te servirá más en el caso de registrarse algún problema.
  • 8. Cambia los viejos hábitos
    Piensa en qué vas a gastar tu dinero antes de hacerlo. Lleva el almuerzo al trabajo en vez de comprarlo… pida prestados los libros en la biblioteca en vez de comprar unos nuevos… haz las llamadas telefónicas en los horarios en que las tarifas son más bajas. Los cambios pequeños pero regulares, como los señalados, te ayudarán a mejorar tu flujo de liquidez y a hacer grandes pasos hacia una vida financiera más segura.