Cinco Motivos Para Incluir El Precio De Tus Productos Online

A mucha gente no le gusta incluir el precio de sus productos por miedo de dar información clave a su competencia. Sin embargo incluir el precio de tus productos puede significar una enorme ventaja sobre la competencia.

0
3098

¿Incluyes abiertamente el precio de tus productos y/o servicios online? Este no es un problema nuevo, aun en las vidrieras, mucha gente no gusta incluir el precio de sus productos por miedo de dar información clave a su competencia.

Riesgo que en la mayoría de los casos no es tal, sobre todo tratándose de un producto estándar.

Otro de los temores más habituales por los que no se incluye el precio es la posibilidad de perder el cliente antes de que este se contacte con la empresa.

Es importante destacar que la forma en que la gente encara la compra ahora ha sufrido muchos cambios. Aún los que no gustan comprar online, usan la Internet para investigar las diferentes alternativas, incluyendo el precio.

Pero mucha gente, entre la que me incluyo, ni siquiera se va a molestar en contactar a la empresa si antes no tiene idea de la factibilidad de hacer la compra. Por supuesto que hace sólo 10 años, la situación era diferente.

A la mayoría de los clientes no nos gusta que queden temas ocultos y el precio es ciertamente uno de ellos.

Por eso un enfoque posible es pensar que si a nuestro cliente le preocupa un tema, lo mejor es que le demos la respuesta que busca.

Además hoy en día, este enfoque claro y transparente es uno de los puntos clave para tener éxito en un marketing que se apoya tanto en los medios sociales.

Veamos estos 5 puntos que explica Markus Sheridan en SocialMedia Examiner:

5 Motivos Para Publicar el Precio Online

#1: El poder de la Optimización para motores de búsqueda (Search Engine Optimization)

El tema del SEO o “search engine optimization” no es ajeno a la mayoría de la gente que tiene su negocio online. En pocas palabras, SEO es el proceso que se usa para optimizar las webpages para que los buscadores, como por ejemplo, Google, muestren ciertos resultados en respuesta a una búsqueda, o sea para que muestren nuestro website y no el de la competencia.

Voy a ilustrar este punto con un ejemplo real de una empresa mía. Tengo una empresa de piletas de natación de fibra de vidrio o fiberglass llamada River Pools and Spas. En el 2009 decidimos iniciar un blog para contestar las preguntas que nos hacían continuamente los clientes.

Uno de los primeros post que publiqué fue justamente sobre precios de piletas de fiberglass lo que fue una revelación porque hasta ese momento ninguna empresa había publicado jamás sobre ese tema.

Dado que la pregunta sobre el precio era una de las más comunes cuya respuesta la gente buscaba online, no fue nada sorpresivo que muy rápidamente, mi post consiguiera la primera posición en Google.

Ese post aparecía en primera posición como respuesta a más de 100 preguntas relacionadas con la cuestión del precio. Como consecuencia de ese posicionamiento, decidí escribir otros post relacionados con ese tema. De más está decir que nuestro tráfico hacia el blog se multiplicó y también las ventas.

Como utilizamos un programa de web análisis que nos permite seguir la pista a nuestro tráfico, puedo decir que ese primer post se transformó en poco más de $1.000.000 en ventas de piletas de natación. Nada mal, ¿eh?

#2: No todo prospecto o cliente es bueno para tu negocio

¿Has pasado alguna vez por la situación de reunirte con un prospecto, dar una presentación de venta, dedicarle una cantidad de horas y esfuerzo muy grandes para ir llevándolo al tema del precio y darte cuenta de pronto que todo se viene abajo de golpe?

Debo confesar que me ha pasado en múltiples ocasiones, y fue debido a que al principio tenía temor de abordar el tema del precio. Enorme cantidad de horas totalmente desperdiciadas con gente para la cual mis productos estaban completamente fuera de sus posibilidades. ¿Y de quién era la culpa? Mía, indudablemente.

Independientemente de tus deseos, no todo cliente es para tu producto o servicio. Y ese es uno de los errores más comunes que comenten los emprendedores, creer que todo el mundo es su mercado objetivo. El cliente ideal es aquel que tiene necesidad de adquirir tu producto, urgencia para hacerlo y dinero para pagarlo

#3: Igual vas a tener que decir el precio

Mucha de las empresas que se niegan a poner el precio online terminar por darlo telefónicamente tan pronto como el cliente llama.

Pero lo interesante es que en algunos productos no es necesario dar el precio. Por ejemplo, en mi empresa de venta de piscinas, lo que le damos de entrada al cliente es un rango de precios, pues en muchos casos hay una gran variedad de temas que afectan al precio final.

Al dar un rango de precios, el cliente se da una idea de entrada y le permite conocer los diferentes factores que afectan al precio final. También se da una clara idea de nuestra forma de trabajar y de la calidad de los materiales que empleamos.

#4: Si te sientes molesta por tener que hablar del precio ¿cómo se va a sentir el cliente?

Hay dos grande grupos de empresas: las que reconocen el valor de lo que le ofrecen al cliente y se sienten orgullosas y las que temen que sus productos no valgan el precio que piden.

Lo creamos o no, pero la forma en que hablamos sobre el precio de nuestro producto y/o servicio, hace mucho por la percepción del valor de aquel. Dicho esto, siéntete orgullosa/o de lo que ofreces, presenta el precio con una sonrisa. Esta proyección de confianza tiene un gran impacto en las ventas.

#5: Vas a obtener respeto y aprecio de tus clientes

Si recibiera un dólar cada vez que alguien me dice: “Gracias por nombrar el tema del precio en el website. He buscado por toda la web y casi nadie quiere contestar esa pregunta”, sería una persona muy rica.

Piensa lo siguiente: si un cliente ve dos websites equivalentes pero uno habla abiertamente sobre el precio y además explica los factores que intervienen en su definición, mientras que el otro website ni lo nombra ¿quién crees que tenga más posibilidades de recibir una consulta telefónica o aún de cerrar la venta?

Conclusiones

En lo que respecta al marketing, hoy en día cualquiera tiene la posibilidad de destacarse. Pero tenemos que decidirnos a ser más transparentes en nuestra política comercial. Si lo somos, no sólo recibiremos más tráfico de los buscadores (dado que el precio es uno de los datos que la gente más busca) sino que los potenciales clientes verán que somos diferentes a la competencia.

No tener miedo de comunicar el precio de nuestros productos y/o servicios trae también como consecuencia una mayor confianza, y la confianza se traduce en más prospectos lo que finalmente resultará en más negocios. Y esto puede significar el éxito o fracaso de nuestro emprendimiento en mercados tan deprimidos como los actuales.

¿Qué piensas? ¿Incluyes el precio en tu website? ¿Por qué? ¿Qué resultados has obtenido? Cuéntanos por favor.

Compartir
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.