Cinco Errores de Networking Que Pueden Costarte Clientes

Las reuniones de networking pueden ser una verdadera mina de oro si sabemos aprovecharlas. Los 5 errores más comunes, mas 2 de bonus, que te impiden conseguir clientes.

0
2318

Los eventos de Networking son uno de los mejores medios para encontrar posibles clientes para nuestra empresa. Muchas emprendedoras/es odian ese tipo de eventos porque no ven su utilidad: básicamente pierden un día de trabajo y vuelven a casa con una pila de tarjetas de gente que quiere que les compren algo (junto lo mismo que tú deseas!).

Como viene la economía, un día laboral (o inclusive medio día) es mucho tiempo para perder si no se tiene un plan concreto para el evento.

5 Errores de Networking

A continuación te presentamos 5 errores comunes que a menudo cometemos y que nos impiden conseguir mejores prospectos y ventas.

  • Elegir mal el evento
  • Presentación floja
  • No tener tarjetas a mano
  • No vestirse adecuadamente
  • Falta de puntualidad

Elegir mal el Evento

Uno de los errores más comunes es anotarnos en el evento incorrecto. Por ejemplo si eres diseñadora web y te anotas a un evento donde el principal acontecimiento es la presentación de un nuevo software para diseño de websites o blogs, es muy probable que aprendas mucho pero es poco probable que encuentres un cliente entre la audiencia.

En cambio, podría resultar muy positivo que concurrieras a un evento de networking en la cámara de comercio local donde tendrás oportunidad de conversar con algunos empresarios locales y presentarles tus servicios.

Presentación floja

La primera vez que nos encontramos con un potencial cliente queremos dejar una buena impresión tanto de nuestra persona como en lo relativo a nuestro negocio.

En las reuniones de networking como en general en cualquier evento, tenemos muy poco tiempo para explicarle a la gente la naturaleza de nuestro trabajo, los beneficios de trabajar con nosotras/os, etc.

Por eso es importante que antes de concurrir a uno de esos eventos tengamos preparada nuestra presentación: corta, enfocada a las necesidades del potencial cliente y a los resultados o beneficios que conseguirá si nos contrata. Hay que hablarle a la gente de beneficios, no de características.

No tener tarjetas o material promocional a mano

Antes de concurrir a cualquier evento profesional tenemos que preparar suficientes tarjetas de presentación y material promocional (folletos, flyers, etc). Si llega el día y vemos que nos quedamos sin tarjetas siempre podemos ir a uno de esos negocios que hacen tarjetas en 2 hs, o podemos tener preparado un archivo con una serie de tarjetas listas para ser reproducidas en una impresora color de buena calidad.

No hay nada peor que escribir nuestros datos en una servilleta y entregársela al potencial cliente, indica que no nos preparamos para acudir a un evento que está pensado justamente para desarrollar contactos profesionales y no comunicamos una idea muy profesional que digamos.

No vestirse acorde a la situación

La imagen sí importa. Hay ropa muy bonita pero francamente no es apropiada para una reunión de negocios, por potencial que sea.

En algunos eventos hay un código pre establecido sobre la vestimenta, aunque no nos guste, aceptar la etiqueta propuesta dice que sabemos acatar las reglas y somos confiables, características muy importante para los negocios.

Por supuesto que la vestimenta varía de acuerdo al evento y al tipo de profesión, mientras de un profesional de la abogacía o un consultor financiero esperamos una vestimenta más formal, podemos esperar un estilo más relajado de un profesional de la arquitectura o diseño, por poner algunos ejemplos.

Nunca entendí esa manía de los directores técnicos en el fútbol que se presentan a los partidos de traje y corbata…

En resúmenes necesario seleccionar la vestimenta más adecuada para cada evento.

Puntualidad

Hay gente que jamás llega a tiempo a una cita, reunión, evento. Por “simpático” que puedan ser los despistados, en el mundo profesional la impuntualidad es simplemente inaceptable. Ser puntal es parte del respecto que les debemos a las otras personas. Muestra que respetamos su tiempo y que somos capaces de cumplir los tiempos pautados.

Conclusiones

Hay muchísimos consejos más para sacar provecho de las reuniones de networking, pero estas 5 sugerencias son simples de comprender e implementar ahora mismo.

Y para terminar, como “bonus” voy a dejar planteados 2 errores más: no apagar el celular e interrumpir continuamente la conversación y, por supuesto, no hacer el seguimiento de los contactos.

Las reuniones de networking pueden ser una verdadera mina de oro si sabemos aprovecharlas.

¿Tienes otros consejos para comentar? Si te gustó la nota no olvides compartirla en tus redes sociales.

Compartir
La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.