Benchmarking: Aplicación Mediante un Enfoque Sistémico y Efectivo

0
2479
benchmarking

Para entrar en tema sobre los principios básicos que debe aplicar cualquier organización, es necesario reflexionar e internalizar inicialmente cuales, son esos principios fundamentales.

Principios que toda organización, independientemente del tamaño, la actividad y los recursos que posea; debe realizar en la práctica diaria; si el objetivo es tener vida, crecer, ser competitivo y rentable:

Benchmarking Aplicación Principios Básicos

  • 1.- Medir
  • 2.- Aprender
  • 3.- Innovar
  • 4.- Poner en marcha lo aprendido y rediseñado
  • 5.- Mejorarlo continuamente

Pero además, no sólo las empresas, tienen que aplicar estos cinco principios, sino que tienen que hacerlo rápido y bien , por que se lo exige el mercado, los clientes, los canales de comercialización, los consumidores finales, la rivalidad competitiva, los posibles nuevos competidores, los productos o servicios sustitutos y la propia viabilidad y rentabilidad del negocio.

Las empresas que no midan, no acumulen el aprendizaje y no innoven, no figurarán en los próximos dos años en las guías telefónicas.

Su organización debe medir, porque si no mide, no administra, no mejora, continuará en el desorden, las ambigüedades, los conflictos, las ansiedades y la depresión.

Su organización obtendrá lo que mida y reconozca . Todo lo que hace una organización y es importante dentro y fuera, puede y debe medirse.

El tema es determinar que es útil medir para cada empresa. Porque medir por medir no sirve . El aspecto clave de lo que es útil medir, esta determinado por los objetivos que deben lograrse.

Primero lo primero: Saber donde están las dificultades y eliminarlas

A casi todos, nos gusta identificar lo mejor para incorporarlo a nuestro conocimiento o bien tener una buena referencia: A los empresarios y gerentes les agrada más que a nadie encontrar lo mejor y adaptarlo rápidamente a su organización ¿Pero entonces, donde están las dificultades para llevarlo a cabo en la práctica?.

Las dificultades están dentro del gerenciamiento, y de los que le siguen en orden jerárquico inmediato. Un proceso, un plan, una herramienta, no se aplica en forma eficaz, si las personas clave, no intervienen, no se comprometen, o bien se involucran muy poco o a medias.

Con arrogancia, c on miopías o conviviendo permanentemente en el éxito del ayer, NO SE APRENDE

Sin aprendizaje, SE FRACASA. Sin velocidad en el aprendizaje, EL EXITO NO SE LOGRA

Un cambio de comportamiento, implica un cambio en las actitudes de su personal clave. Deben eliminarse los miedos de intentar cosas que resulten útiles, como esta herramienta de aprendizaje y cambio rápido, que facilita agregar valor económico a la organización a partir de añadir valor y satisfacción a los clientes externos.

Otro paradigma que debemos cambiar es de quien debemos aprender. Aceptamos aprender, si vamos a la escuela, a la universidad, a un curso, pero no aprender de alguien que lo hace mejor que nosotros. La idea es mejorar, progresar, crecer; la idea no es perfección porque es utópico. No existen empresas perfectas en el mundo.

¿Qué es el Benchmarking?

Es un proceso metodológico de evaluación competitiva que facilita a partir de identificar las mejores prácticas, determinar el qué, los cómo, los porqués, se obtienen desempeños superiores. Convirtiéndose de ese modo en una herramienta de aprendizaje y cambio, más rápido y mejor que los competidores.

Los aprendizajes que se generan son importantísimos y son de tres vías. Primero aprendemos al sacar la foto del cómo lo hacemos, luego vamos y aprendemos de las mejores empresas y con creatividad y esfuerzo, lo rediseñamos en función a nuestros objetivos, estrategias y recursos.

¿Qué no es el Benchmarking?

No es realizar encuestas: Las encuestas se ocupan de los resultados finales y no de los procesos ni de las causas que los originan.

No es análisis competitivo: El análisis competitivo pone el foco en desempeño y no en las cosas que dan origen en ese desempeño. Se ocupa principalmente de aspectos comerciales, se hace de un modo informal y a través de actividades de inteligencia o espionaje comercial, en forma desintegrada.

No es copiar: No es copiar o plagiar lo que esta de moda, porque sencillamente no funciona. El benchmarking genera datos, formas y modos de lograr desempeños superiores. Para implementarlo en nuestra empresa, es necesario rediseñarlo en función de nuestros recursos y de nuestros objetivos y estrategias.

No es hacer turismo u ocupar el tiempo de parte del personal que no tiene trabajo o tarea asignada.

No es buscar la empresa “Super brillante” en todo lo que hace y como lo hace y no encontrarla nunca en ninguna parte, porque en verdad no existe “La mejor en todo”.

No es el objetivo de desempeño o estándar del mejor, sino el mejor proceso o estrategia que permita alcanzar lo que satisfaga y reconozcan como ventajoso los clientes.

No es hacer benchmarking de datos desintegrados, superficiales o anecdóticos, sino benchmarking integrado, en forma metodológica y rigurosa.

¿Por qué es necesario aplicarlo?

Porque a los clientes debemos agregarles valor, satisfacerlos y deleitarlos. Porque los clientes hacen Benchmarking con nuestros productos, servicios, estrategias y momentos de verdad. Porque se debe ser competitivo globalmente y concretarlo.

Porque no se puede planificar el futuro con enfoques y procesos ineficientes e infectivos. Porque no se deben ignorar los mejores desempeños de los competidores y, fundamentalmente, de los no competidores.

Porque es necesario producir cambios, beneficiosos en forma profunda efectiva y rápida. Porque es necesario mejorar la productividad, la calidad, los tiempos y el know how, obteniendo una ventaja real con respecto a los competidores.

Porque no sólo debe mejorarse el sector privado sino también el público en las actividades de educación, salud, justicia, seguridad y medio ambiente.

Porque si no mejora nuestra organización lo hará otra y otros por nosotros, y éstos pueden ser nuestros competidores.

Porque lo que debe administrarse no son resultados sino la forma en que se alcanzan o no se alcanzan esos resultados. La respuesta está en los procesos y el benchmarking es un proceso muy efectivo si se lo sabe administrar, la performance mejora tanto como los procesos así lo permitan.

Los tipos de benchmarking, qué aspectos tener en cuenta, qué es lo mejor y cuál la mejor práctica, así como los objetivos del benchmarking y las posibles causas del fracaso los encontrará en la segunda parte de ésta nota.