Ayer, Hoy y Mañana

0
583

Esta mañana me sucedió una cosa interesante. Me desperté, me miré en el espejo y me di cuenta que hoy es el mañana al que he aludido en tantos ayeres.

Comprendí finalmente que, en tantos niveles y por tanto tiempo, viví una existencia a lo Scarlett O’Hara  de la película Lo que el viento se llevó: “No voy a preocuparme hoy, me preocuparé por eso mañana.”

¿Le suena familiar? ¿Alguna vez dijo “voy a limpiar la oficina a fondo ‘mañana’, voy a estar más tiempo con los chicos ‘mañana’”, voy a comenzar a resolver ‘mañana’, voy a hacer esas llamadas ‘mañana’, voy a dejar de fumar ‘mañana’?” “¿Cuántos mañanas han llegado y se han ido para usted y cuántas cosas de la lista pasaron a ser cosas a hacer ‘pronto’ en lugar de cosas a hacer ‘mañana’? ¿Recuerda cuándo pasaron de ‘pronto’ a ‘un día’, a ‘algún día?”. Si le pasa como a mí, probablemente haya sido en un parpadear de ojos.

Es impresionante cómo vuela el tiempo, ¿no es cierto? Hay cosas que hacer, lugares para ir, personas para ver. Tanta cantidad de mañanas vinieron y fueron y muchas de las cosas en nuestra lista “para hacer” (que alguna vez nos parecieron importantes), se desvanecieron de nuestra memoria, hasta que nos despertamos un día y dijimos, “Oops!”.

Bien, usted no puede volver a los mañanas del ayer, pero el mañana de hoy estará acá pronto aquí y, como se dice vulgarmente, será el primer día del resto de su vida. Usted PUEDE sacar lo mejor de él y hacer un mejor uso de los ‘mañanas’ que sigan.

¿Cómo? Haciéndose cargo de su vida y de su carrera, tomando responsabilidades por lo que quiere crear, y apostando al futuro que desea tener. Es el momento de aclarar la visión de lo que quiere para sí misma/o y para su negocio, y es tiempo de vivir de acuerdo con su potencial. No hay tiempo como el presente para comenzar a trabajar en su futuro.

Ser claro en lo que USTED quiere hacer es el primer paso. Usted, no su jefe, no su mamá, no su esposa/o, USTED. ¿Qué es lo que quiere? ¿realmente lo quiere o es algo que usted cree que “debería” hacer? Odia el hacer una llamada en frío pero piensa que “tendría” que hacerla si quiere esa venta” ¿Por qué querría usted enterrarse en un camino de insatisfacciones cuando puede fácilmente tomar otro camino para obtener los negocios en SUS términos?

¿Le hicieron una oferta que le traería cantidades de dinero? ¡Bien! ¿Pero eso significa que tiene que mudarse a 2.500 millas de su familia y de sus amigos? ¡No tan bien, entonces! ¿Cuán importante es para usted tener un sistema que lo contenga? Si es importante, su decisión no va a pasar por lo racional: ¡no tome el trabajo! Elimine los “habría” de su vida.

Fíjese en lo que es realmente importante para usted, para su salud, y para su sistema de creencias. ¡Y vaya por ello!

Se dice que la mejor época para plantar un árbol era hace veinte años…. pero la segunda mejor época es hoy. Si no logró lo que quería en aquel momento de su vida, no se desanime. Permítase comenzar a planear y crear lo que quiere.

La máxima de los narcisos

Me acuerdo de una historia que me envió mi colega, la coucher Julie Molner, de Clinton Township, Michigan. La historia se llama “La máxima de los narcisos”, escrito por Jaroldeen Asplund Edwards. Se refiere a una madre que acompañaba, aunque renuentemente, a su hija en un viaje para conocer la tierra de los narcisos.

El tiempo es malo y la madre se opone al viaje… hasta que da vuelta en un recodo y ve cinco gloriosos acres llenos de magníficos narcisos en distintas tonalidades de amarillo, rosa y naranja. Había 35 variedades en total, cada una plantada en un macizo y cada macizo meciéndose al unísono bajo la brisa. Era un espectáculo que dejaba sin aliento.

campo de narcisos

Cuando la mujer preguntó quién había plantado los bulbos, la hija le contó que había sido una mujer sola que vivía en esa propiedad. Caminaron hasta la casa y vieron un cartel en el porche con las respuestas a las preguntas más frecuentes acerca de la bellísima alfombra de flores.

De acuerdo con la historia, la primera respuesta era: “50.000 bulbos”.
La siguiente era: “uno por vez, por una mujer * Dos manos, dos pies y un poco de cerebro”.
La última respuesta era: “Comencé en 1958”.

Llamaron a esto “La máxima de los narcisos”. En realidad, es bastante simple, pero no es, para nada, fácil. Requiere visión, cierta planificación, mucho trabajo duro y, sobre todo, un enorme compromiso. Y, sin compromiso, sólo tendremos sueños, jamás tendremos narcisos.

Para terminar

Nunca es demasiado tarde para crear el futuro que queremos. Trabaje diligentemente y tenga fe en sí misma, usted puede alcanzar cualquier cosa que desee… una cosa por vez.

Compartir
Leni Chauvin vive en Canadá y es la creadora de un popular programa "Attract Clients GaloreT" Programa para profesionales que trabajan por cuenta propia y tienen todo para tener éxito excepto suficientes clientes. Leni es una Coach Profesional Certificada y estratega de desarrollo de negocios que ha ayudado a emprendedores a conseguir nuevos clientes y hacer más dinero desde 1993.