Administración del Dinero: Claves Para Recién Casados

La administración del dinero es una de las áreas de mayor conflicto y disgusto en el matrimonio es la relacionada. Cuando empieza la vida en común de una pareja, resulta crucial evitar determinados errores que pueden causar daño y tensión a la pareja en el largo plazo.

0
2780
recien casados y la administración del dinero

La administración del dinero muchos estudios demuestran que una de las áreas de mayor conflicto y disgusto en el matrimonio es la relacionada.

Cuando empieza la vida en común de una pareja, resulta crucial evitar determinados errores que pueden causar daño y tensión a la pareja en el largo plazo.

Lo que No hay que hacer

Comenzar el matrimonio con deuda

La alegría y excitación de los días iniciales pueden tener súbito final, cuando la pareja se da cuenta de que empieza a vivir “en rojo”. Así, es normal que las parejas enfrenten batallas financieras desde el primer día, porque no tuvieron la amplitud de miras necesaria antes de casarse.

Algunas personas tienen cuentas de ahorro, acciones, bonos o fondos comunes de inversion, que, en muchos casos, sus padres les fueron comprando desde pequeños como una forma de ahorro, para que fueran utilizados en un momento importante. Estos activos pueden ser importantes, como respaldo para evitar que la vida en común se inicie con angustias financieras.

Comprar un auto nuevo

Es tan tentador!!!. Parece que todo el mundo estuviera manejando un auto nuevo. Sin embargo, la triste realidad es que un auto nuevo está entre las peores inversiones que se pueden hacer. Financiación al 0 %, garantías extendidas, y otras ventajas que ofrecen los vendedores de autos, no altera la circunstancia de que el valor de un auto se deprecia de manera muy rápida, apenas saca el auto de la concesionaria.

Pocas parejas actualmente conservan por mucho tiempo los vehículos que compran cuando se casan, porque las circunstancias cambian rapidamente, especialmente si pronto se tiene un bebé, y el modelo de auto que servía para una pareja recién casada no es el adecuado para una familia de tres, o de cuatro.

Tampoco es el mismo auto el que se necesita cuando cambian las condiciones de vida, por ejemplo, por una mudanza a un lugar más alejado. Por lo tanto, si una pareja tiene que comprar un auto, es más conveniente que sea un vehículo usado de buena calidad. Incluso, si en poco tiempo tienen que venderlo, es más factible que, tratándose de un auto usado, recuperen la inversión, o, incluso, que obtengan alguna ganancia.

Empezar con todo lo que tienen los padres

Es fácil olvidar que a la mayor parte de las personas le ha tomado una vida adquirir lo que hoy posee.

Cuando estaba recién casada, descubrí que a mí me ponía celosa la nueva casa de mis padres y sus muebles haciendo juego, pero después de todo, ellos tenían más de tres veces los ingresos que nosotros conseguíamos por entonces.

Nosotros nos arreglamos con muebles usados hasta que pudimos comprar muebles nuevos, pero conozco algunas personas que tuvieron muebles desde el principio, a través de compras a crédito. Puede parecer lindo, pero quizás después descubrirán que esos muebles no son prácticos después de que lleguen los niños, porque se pueden ensuciar o incluso destruir, o no entran adecuadamente en el nuevo departamento, y, por efecto de los intereses, terminaron costando el doble del precio de lista.

Recuerden que lleva un tiempo convertir una casa en un hogar. Haga una lista de las cosas que Uds. necesitan o quieren, en orden de importancia, y luego cómprenlas a medida que vayan ahorrando para ello.

El uso de tarjetas de crédito

La regla de oro consiste en no pagar con tarjeta de crédito nada que Uds. no puedan pagar antes de incurrir en costos financieros.

Las emergencias realmente ocurren, y a veces la tarjeta de crédito es el único medio de pago en momentos de crisis..

Un error habitual es usar tarjetas de crédito para comprar artículos que no se pueden comprar de contado por falta de dinero, pero que uno siente que “se lo merece”.: cierta ropa, cenas caras en restaurantes, vacaciones, son algunos de los gastos en que incurren las jóvenes parejas, pero que, en realidad, no están en condiciones de afrontar.

Al mismo tiempo que los recién casados no deberían vivir negándose todos los gustos, sí resulta conveniente que gasten con moderación, y sepan auto-limitarse.

Después de todo, hay alternativas menos caras, tales como ir a negocios que no sean de marca, aprovechar descuentos, solo ir a un restaurant caro una vez cada tanto, etc.):

El problema es que las jóvenes parejas pueden empezar acumulando deudas al comprar lo que desean y cuando lo desean. Ello podría resultar fatal, en última instancia, cuando la pareja se da cuenta de que solo tiene la disponibilidad para pagar los intereses, pero que van a mantener la deuda de capital por mucho tiempo. Esto les afecta su capacidad de compra futura.

Conclusiones

Las claves para tener una relación financiera saludable en una joven pareja, consisten en planificar para el futuro, utilizar el sentido común, practicar el autocontrol y evitar estos errores habituales que he señalado.

La prevención es realmente la clave para un futuro financiero simple. Si una pareja puede hacer cumplir con estas claves, tendrán tranquilidad de espíritu, especialmente si revisan la historia diez años después.

Comparte tus opiniones debajo.