7 Pasos Para Crear Una Empresa

¿Quieres crear tu propia empresa pero no sabes por dónde empezar?

Tranquila, no estás sola… En esta nota iremos describiendo en forma sintética y sencilla los principales aspectos que debes analizar antes de tomar una decisión y largarte a la aventura de crear tu propia empresa.

Estos pasos son independientes del tipo de empresa y de su tamaño, después de todo hasta las grandes empresas comienzan siendo pequeñas y todas empiezan en el mismo punto: Una idea de negocio.

  • 1. La Idea que origina el negocio
  • 2. El Equipo Emprendedor
  • 3. Estudio de Mercado
  • 4. La Planificación – Plan de Negocio
  • 5. El capital necesario para desarrollar la idea
  • 6. La localización
  • 7. El Marco Legal

Pasos Para Crear Una empresa

La idea de negocio

Aquí hay 2 grandes posibilidades:

  • Todavía no tienes una idea de negocio concreta, solo las ganas de empezar algo propio o, por diversos motivos,
  • Ya tienes una idea concreta.

En el caso de que todavía no tengas una idea, te cuento que existe toda una serie de fuentes generadoras de ideas.

notas con ideas de negocio

Sin ser exhaustivos, entre estas fuentes de ideas podemos incluir:

  • Detectar una necesidad
  • Detectar una carencia
  • Detectar una deficiencia
  • Aprovechar las aficiones o hobbies
  • Nuevas aplicaciones de viejos productos
  • Cambios en la sociedad

Para ayudarte a analizar cada una de estas alternativas te sugiero las siguientes lecturas:

Si ya tienes una idea concreta, mi consejo es que no comiences a desarrollarla sin antes haberla verificado muy minuciosamente. Mucha gente que ya trabajó en una industria particular cree que lo sabe todo de la misma y que se puede lanzar por cuenta propia.

Algunos tienen éxito pero muchísimos fracasan porque es muy, pero muy distinto ser empleada/o y saber hacer un trabajo específico muy eficientemente y otra muy distinta es ser responsable del funcionamiento diario de la totalidad de la empresa.

Por ejemplo, mucha gente sabe fabricar un objeto X, pero no sabe nada de su comercialización, ni de dirigir a otra gente. Otros que están en la venta se entusiasman con la potencialidades del producto, pero llegado el caso, no saben nada de los procesos de fabricación o comercialización.

En definitiva, haber trabajado en una empresa con éxito, no garantiza de ninguna manera que puedas montar la propia de un día para el otro. Los conocimientos técnicos sobre mercados, sectores o negocios concretos son muy importantes pero por si solos, no garantizan el éxito de la empresa.

Mi consejo es que “enfríes” un poco tu entusiasmo y pases tu idea por todas las etapas de verificación que te indicamos en esta nota.  Seguramente, al tener buenos conocimientos del negocio, lo podrás hacer en un tiempo récord.

Una tercera alternativa es encarar el negocio enteramente por el lado de Internet. Si tu idea es llevar adelante un website o blog y vivir de eso convirtiéndote en una editora web pero no tienes idea de la temática o la tienes pero necesitas verificar su factibilidad, te recomiendo que leas las siguientes guías (en ese orden):

 

El equipo emprendedor

Mucha gente cree que lo más importante para el éxito del negocio es tener una idea extraordinaria, sin embargo la práctica nos dice que más que una idea extraordinaria, se necesita un buen equipo de trabajo que sea capaz de llevar adelante una idea normal de manera extraordinaria.

el equipo emprendedor

Otra manera de crear una empresa es ser socio capitalista, o sea que otra persona/s elabora la idea y está dispuesta a llevar adelante el negocio pero no tiene los recursos para hacerlo. Cabe aclarar que no solo se trata de recursos económicos, puede ser que le falte experiencia comercial, recursos humanos, conocimientos técnicos o contactos. Y puede incorporar a socios (o contratar personal) que suplan esas deficiencias.

Un detalle importante es calcular el número mínimo de personas necesarias para poner en funcionamiento la empresa en cada uno de los niveles de la misma, por supuesto que eso variará en función de los objetivos propuestos.

En una empresa que recién se inicia es importante considerar la polivalencia: una misma persona puede desempeñar diferentes tareas razonablemente bien, al menos al comienzo de la empresa.

Para clarificar y visualizar la organización es útil armar un organigrama realista en la que todos los miembros del equipo concuerden y se comprometan a llevar adelante.

Es importante definir y tener en claro en todo momento el perfil necesario para cada puesto de trabajo. Comenzar una empresa es un trabajo arduo y desgastante, incorporar a alguien porque es un amigo, pariente o la hija de la amiga que necesita comenzar a trabajar, sin verificar si cumple con el perfil requerido es sinceramente un suicidio que puede terminar con la amistad y la empresa.

Entonces ¿Hay equipo?

El estudio de Mercado

Hasta acá todo muy lindo pero ¿Hay Mercado para nuestro producto o servicio?
El estudio de mercado consiste en demostrar que existe una oportunidad de negocio en la idea que elegimos. Es una labor de investigación a partir de datos externos que tendremos que recopilar y analizar.

Tenemos que tener claro a qué mercado se dirige nuestra futura empresa y quiénes serán sus clientes potenciales.

Otras preguntas que debes contestarte son:

  • ¿Es ese mercado suficientemente grande para que ingrese otra empresa?
  • ¿Es fácil ingresar?
  • ¿Está dentro de nuestras posibilidades penetrar en ese Mercado?
  • ¿Quién es nuestra competencia?

Te sugiero repasar:

La Planificación – Plan de Negocio

A pesar de que hemos indicado un orden específico, espero que comprendas que pergeñar una empresa es un proceso en el que muchas veces deberás volver atrás y reformular.

Por ejemplo, ahora vamos a hablar de la necesidad de planificar la empresa, escribir un plan de trabajo que nos permita seguir analizando la idea y, una vez puesta en marcha la empresa, tenerlo como guía y control, un suerte de mapa de avance.

Muchas veces cuando estamos escribiendo el plan de negocio nos damos cuenta que el negocio que parecía tan lindo no es, en realidad, viable. Por desesperanzador que pueda resultar, es mucho mejor que invertir un montón de tiempo y recursos en algo que está destinado al fracaso (por los motivos que sean).

planificacion de la empresa

El plan de negocios debería primero ayudarnos a terminar de estudiar la idea y, como resultado del mismo deberíamos poder contestar sin dudas estas preguntas:

  • ¿Es nuestra idea realista?
  • ¿Es viable técnicamente?
  • ¿Es viable desde el punto de vista económico y financiero?
  • Si la idea es realmente novedosa ¿podemos protegerla de la copia?
  • ¿Estamos en condiciones de llevarla adelante? ¿Tiene el equipo emprendedor el compromiso y el tiempo necesario para poner en funcionamiento el negocio?
  • ¿La rentabilidad estimada (escenario de mínima) justifica los esfuerzos necesarios para ponerla en marcha?

¿Lista para empezar a redactar el Plan de Negocios? Acá tienes una ayuda:

El Capital Necesario Para Desarrollar la Idea

Necesitamos determinar con la mayor precisión posible los fondos necesarios para poner en marcha la empresa y mantenerla funcionando hasta que haya ingresos constantes y cómo vamos a obtener ese capital.

Primero: Determinar la viabilidad económica del proyecto. Este documento recogerá las estimaciones establecidas por el plan de negocios, en términos monetarios y formará con estas estimaciones los documentos que posibiliten obtener conclusiones acerca de la citada viabilidad global del proyecto. Cabe destacar que en algunos emprendimientos de mayor magnitud se realizan además del plan de negocio, uno de marketing, uno de inversiones, y uno de producción, en cuyo caso las estimaciones se recogen de todos ellos.

Segundo: Servir como guía de desarrollo del proyecto a través de la cual por un lado, se fijarán sus necesidades financieras y su capacidad de generación teórica de fondos, y por otro lado se podrán determinar en el futuro las desviaciones que con respecto a la realidad se pudieran producir, mostrando los posibles errores de estimación y/o de planificación en los que se pudiera haber incurrido.

La Localización

La localización geográfica de la empresa no es un asunto menor pues nos puede traer una serie de ventajas que pueden volverse rápidamente inconvenientes si no elegimos correctamente.

Además de las obvias necesidades de situarse cerca del potencial cliente y de los recursos necesarios para el desarrollo de la actividad, todos estos imprescindibles si se trata de producir y entregar productos.

Existen diferentes zonas geográficas promocionadas, por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires, se promociona la localización en el área sur brindando una serie de ventajas como créditos más convenientes para la compra de un bien inmueble o la rebaja de impuestos a las actividades localizadas en la zona.

El Marco Legal

Dentro de este punto hay 2 grandes temas a considerar el de los productos o servicios que pensamos desarrollar y el marco legal de la empresa misma.

Con respecto al primero seguramente en tu país hay normas que regulen la fabricación o comercialización del producto o la prestación del servicio. ¿Las conoces? ¿Las puedes cumplir?

Si tu producto es realmente innovador entonces vas a tener que protegerlo jurídicamente por medio de una patente y/o marca registrada, según corresponda.

Una patente es un título que reconoce el derecho de explotar en exclusiva la invención, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular. Como contrapartida, después de un tiempo (que varía de país en país), la patente se pone a disposición del público general. Tienes que consultar con un abogado especialista en patentes y marcas en tu país.

Y con respecto a la empresa misma, hay dos grandes alternativas a la hora de decidir su forma jurídica:

La persona física: Es la/el propietario único de la empresa, que dirige, gestiona y percibe todos sus beneficios asumiendo responsabilidad ilimitada.

La persona jurídica: Organización de una o más personas que desarrollan las funciones propias de la actividad empresarial asumiendo responsabilidades limitadas en función de la configuración jurídica mercantil que se elija.

Los requisitos y tipologías de cada una varían de país en país.

Ver:

Elegir la forma jurídica correcta es muy importante pues gracias a ello podremos optar por mejoras económicas que ayuden a la empresa como por ejemplo: pagar menos impuestos, acceder a ayudas y subvenciones disponibles para determinadas formas, acceso a financiación, etc. A menos que seas una experta en la materia te recomiendo fervorosamente que consultes a un especialista contable para elegir la forma jurídica que mejor se adapte a tu empresa.

Según el tipo de actividad puede ser que debas habilitar tu local, eso depende de cada lugar y lo puedes averiguar en tu Municipalidad.

También tienes que considerar anotarte en la autoridad fiscal de tu país, por ejemplo Hacienda, en España; Afip en Argentina, Servicio de Administración Tributaria en México, etc.

Conclusiones

Aunque esto parezca un trabajo arduo, que sin duda lo es, siempre es mejor comenzar un negocio que tiene muchas chances de salir bien en vez de lanzarse de cabeza y estrellarse contra la realidad del momento (que suele ser más dura que una pared de concreto).

Aún así esta es una guía simplificada, no hemos mencionado por ejemplo, la necesidad de encarar un análisis FODA, también conocido como DAFO, por considerarse integrado al plan de negocio, ni las estrategias para poner un precio o cómo calcular el punto de equilibrio. Es una guía pero debes hacer camino al andar.

Por favor, déjanos tu comentario debajo. Y si te resultó útil no olvides compartirla en tus redes sociales.

Publicado originalmente el 2 de Julio de 2013 y actualizado el 23 de Diciembre de 2016.