3 Estrategias Para Expandir tu Network Según Tanya Menon en TED

0
157
Tanya Menon en TED explica estrategias para expandir tu network

En esta conferencia TED, Tanya explica como los seres humanos buscamos formar parte de una camarilla o grupo y como a menudo nos encontramos atrapados en estrechos círculos sociales con personas similares.

¿Qué hábitos nos confinan y cómo podemos romperlos?

Tanya Menon nos anima a salir de nuestra zona de confort social e intencionalmente expandir nuestros universos sociales para obtener nuevas ideas y oportunidades.

Quien es Tanya Menon

Tanya Menon es profesora Asociada en Fisher College of Business, en la Universidad de Ohio. Esta psicóloga organizacional enseña, escribe y brinda consultoría en temas de colaboración.

Su investigación se enfoca en la forma en que la gente piensa sobre las relaciones y los hábitos que les permiten desarrollar conexiones positivas con otra gente.

3 Estrategias Para Expandir tu Network

En general siempre preferimos contactar con gente similar a nosotros, un poco por mantenernos dentro de nuestra zona de confort como por la efectividad que una red homogénea puede brindarnos. Si tenemos un muy buen cliente entonces tratamos de buscar clientes que se le parezcan.

Pero hay ocasiones es que es conveniente (y hasta imprescindible) abrir nuestros horizontes, introducir otras miradas en nuestro mundo, agregar riqueza a nuestra red de contactos.

Y para eso nos servimos de ciertas estrategias.

El secreto de las grandes oportunidades es la persona que aún no conoces Clic para tuitear

Estrategia Nro. 1: Utilizar un motor de búsqueda social más imperfecto

Utilizo la frase “motor de búsqueda social” para definir cómo encontramos y filtramos amigos y conocidos. La gente a menudo me dice que espera encontrar un nuevo trabajo o proyecto mediante el networking.

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, nuestras redes son bastante predecibles y es poco probable que nos presenten estas nuevas oportunidades. Has desarrollado una forma eficiente de vivir tu vida, por eso terminas viendo a las mismas personas porque ellas también siguen sus propias rutinas.

¿Por qué no hacer que tu red sea un poco más “ineficiente”? Ve a un baño en un piso diferente, toma tu café de la mañana en un lugar diferente, estaciona en un lugar diferente, ya entiendes la idea. Variando tus rutinas deberías encontrar una nueva red de personas.

Otra forma en que nos quedamos atrapadas es mediante el filtrado. Lo hacemos de forma automática e inmediata. En el momento en que conocemos a alguien, los vemos y nos decimos mentalmente: “Eres interesante” o “No eres interesante” o “Eres relevante” o “No eres relevante”.

Te animo a luchar contra tus filtros. Piensa cuidadosamente sobre tu vida cotidiana e intenta identificar a la persona que te parezca menos interesante. Y luego conéctate con ella: comienza una conversación, busca una excusa. Si te conectas con quien no quieres conectarte, te hará ampliar tu mundo social.

Con mis alumnos, aprendí a no dejarlos sentados en sus asientos favoritos. Los hago moverse de ubicación; los obligo a trabajar con diferentes personas, por lo que hay más golpes accidentales en sus redes.

Yo estudié en la Universidad de Harvard, donde a los estudiantes de primer año se le asignan sus compañeros de cuarto como en la mayoría de las universidades. Como resultado, personas de diferentes razas, etnias y orígenes se juntan.

Algunos estudiantes pueden sentirse inicialmente incómodos, pero lo sorprendente es que, para fin de año, muchos de ellos eligen seguir viviendo con sus compañeros de habitación, lo que demuestra que estas conexiones aleatorias entre personas diversas pueden generar relaciones positivas.

Estrategia Nro. 2: Ser más osada en el alcance de tu networking

Hace unos años, pasé unos meses muy pero muy agitados. Perdí mi trabajo, logré un trabajo de ensueño, lo acepté, tuve un bebé al mes siguiente, me enfermé, no pude tomar el trabajo de mis sueños. En un corto espacio de tiempo, perdí mi identidad como miembro de la facultad y adquirí una nueva identidad estresante como madre.

También recibí muchísimos consejos de personas, y el consejo que más me disgustó fue: “Debes salir y conectarte con todos”. Cuando tu mundo psicológico se ha roto, puedo decirte que lo más difícil que puedes hacer es salir y construir tu mundo social y profesional.

Pero Ned Smith, Leigh Thompson y yo estudiamos esta idea con nuestros estudiantes. Hicimos que los participantes se clasificaran a sí mismos como de alto o bajo nivel socioeconómico. Luego, le dijimos a la mitad que imaginaran que habían conseguido el trabajo de sus sueños. Le pedimos a la otra mitad que imaginaran que tenían el trabajo de sus sueños, pero lo habían perdido.

Después de estas indicaciones, hicimos que todos los participantes activaran, o recordaran sus redes sociales. Después de pensar en el escenario de pérdida de trabajo, encontramos que el grupo de bajo estatus tendía a acercarse, activando redes que eran más pequeñas y menos diversas, y el grupo de alto estatus se extendía hacia afuera, activando una red social más grande.

Sin embargo, lo que queremos que te lleves de esta experiencia no son los beneficios de estar en un grupo de alto estatus. Por el contrario, el estrechamiento que vimos con el grupo de bajo estatus puede sucedernos cuando nos sentimos especialmente vulnerables, impotentes y en riesgo.

Me pasó después de tener un bebé. Imaginé que repentinamente y espontáneamente había perdido todo contacto con quien no fuera mi madre, mi padre y mi perro.

Eso es esencialmente lo que algunos de nosotros nos hacemos a nosotros mismos psicológicamente; mentalmente comprimimos nuestras redes cuando somos acosados, intimidados o amenazados por la pérdida del trabajo. Nos cerramos, nos aislamos, creando un gran punto ciego donde no podemos ver nuestros recursos, nuestros aliados y nuestras oportunidades.

¿Cómo podemos superar esto? Consulta tus listas de amigos de Facebook y de LinkedIn, y probablemente verás personas que están en su red, pero que tal vez no se le ocurran automáticamente cuando se sienta amenazado o deprimido. Además, recuerda tus propias fortalezas y tus propios valores.

Leigh Thompson, Hoon Seok Choi y yo realizamos otro estudio sobre cómo buscamos el consejo de otras personas. Descubrimos que las personas tenían más probabilidades de evitar el consejo de aquellos a los que estaban cerca porque sentían envidia de ellos o se sentían amenazados por ellos, y era más probable que aceptaran el consejo de personas externas porque se los veía menos amenazantes.

Pero cuando los participantes se afirmaron escribiendo cosas que los enorgullecían de sí mismos (por ejemplo, “Amo a mi familia” y “Amo a los animales”), estaban más dispuestos a aprender de las personas que habían sido más amenazantes para ellos.

Estrategia Nro. 3: Mostrar agradecimiento para fortalecer los vínculos

Piensa en la última vez que alguien te pidió algo en un contexto profesional, lo hiciste y te agradeció. Además de responder con “De nada” o “No hay problema”, ¿dijiste algo más? Si no, has perdido una oportunidad.

El teórico de la persuasión Robert Cialdini sugiere decir “Sé que harías lo mismo por mí” después del acostumbrado “De nada”, puede servir como un sutil recordatorio de que podrías pedir un favor en el futuro.

Al revés también funciona. Cuando alguien hace algo por ti ¿respondes con un “Gracias” y nada mas? La próxima vez, di: “Avísame si alguna vez puedo ayudarte” o “Espero poder colaborar nuevamente”.

Oraciones como estas pueden reforzar nuestros lazos con otras personas. Estas expresiones pueden ayudar a facilitar una interacción: respetan la humanidad de la otra persona y señalan su apertura para continuar el intercambio.

Los mejores networkers reconocen los recursos que pueden obtener de los demás y también los recursos que pueden proporcionar a los demás. Toma poco tiempo o esfuerzo ser más intencional sobre la ampliación y la profundización de los vínculos sociales.

Conclusiones

¿Cuál es el secreto de las grandes oportunidades? La persona que aún no conoces.