10 Errores Tontos Que Cometen Los Que Comienzan su Propia Empresa

3
597

Steve Pavlina describe los 10 errores tontos que cometen las emprendedoras y los emprendedores novatos, vale la pena leerlos.

Según Steve en los 14 años que trabaja por cuenta propia, cumplió su cuota de errores tontos, casi se diría estúpidos.

Estos consejos están destinados a las emprendedoras y emprendedores que están comenzando o por comenzar a desarrollar su propia empresa con el objetivo que al menos no comentan estos 10 errores.

Diez (10) Errores Que Cometen los Emprendedores

Venderle a la gente errónea

A pesar de que las ventas son fundamentales para la supervivencia de cualquier negocio, es una verdadera pérdida de tiempo tratar de venderle a la gente que no tiene necesidad de lo que usted ofrece.

Eso incluye tratar de venderle a todo el mundo. Si, por poner un ejemplo, un potencial cliente está quebrado y quiere tener un website pero no sabe bien por qué o simplemente no comprende los alcances de Internet, entonces muy probablemente no será un buen cliente.

Deje que su competencia se haga cargo y usted tendrá más tiempo para enfocarse en los otros clientes, los que le dan y le darán beneficios.

Sólo porque alguien está interesada/o en hacer negocios con usted no significa que deba aceptar. Si aprende a decir que no a las oportunidades “débiles”, tendrá capacidad para decir que sí a esas oportunidades “doradas” que cada tanto se presentan.

Gastar demasiado dinero

Hasta que tenga un flujo estable de dinero proveniente de su nueva actividad no gaste su precioso capital a menos que sea absolutamente necesario.

Mucha gente comienza un negocio poniendo todos sus ahorros, de pronto tienen que pedir prestado porque el modelo de negocio que habían pensado no funciona o toma más tiempo del que creían. Cada dólar invertido en el negocio es otro dólar que debería recuperar mediante las ventas.

Comencé mi negocio de Internet actual con muy poco capital, tan solo $9. Nada de excesos con el diseño, nada de website fabuloso, etc.

Registré el nombre de dominio, contraté un hosting para mi blog y nada más. Todos los desembolsos posteriores surgieron de lo producido por mi negocio.

Su empresa debe ponerle dinero en el bolsillo, por eso antes de invertir dinero tenga en claro como lo va a recuperar.

Por supuesto que hay negocios que requieren mucho efectivo para arrancar, pero en la era de los negocios de Internet, usted puede fácilmente comenzar un negocio lucrativo con muy poco dinero.

Gastar demasiado poco dinero

También es un error ser demasiado amarreta con su efectivo. No deje que la frugalidad se interponga en el camino de la eficiencia. Tenga en cuenta que hay contratistas que pueden hacer el trabajo de forma más eficiente que usted. Cómprese equipamiento decente cuando le resulte claro que vale su dinero.

No necesita gastar mucho dinero en una oficina lujosa pero sí en una oficina funcional que le ayude a ser más productiva. No use una computadora anticuada con software obsoleto que le hará más lentas las operaciones si puede pagar algo mejor. Como ve es una cuestión de balance.

Ocultar ser una empresa unipersonal

Muchas unipersonales se refieren a si mismos como “nosotros”. Es algo que muchos emprendedores hacen. Pero no hay nada malo con ser una empresa unipersonal, especialmente hoy en día.

Si usted trabaja por cuenta propia no finja que es otra cosa. Pida un precio justo por sus productos y servicios de acuerdo a su nivel de habilidad y talento. Si no puede proveer un real valor a un precio justo, no se meta a desarrollar una empresa. Quizás deba desarrollar un poco más sus habilidades primero.

Suponer que se cumplirá un contrato firmado

Cometí esta falta más veces de la que me gusta admitir. Un contrato firmado es solo un pedazo de papel. Lo que hay detrás de un contrato firmado es una relación, si esta se arruina, un contrato no la salvará.

El propósito de un contrato es definir claramente los roles y responsabilidades de cada parte. Pero es la relación, no el papel la que al final hace cumplir los compromisos. Cuando comprendí esto, me enfoqué más en la relación y me preocupé menos por los papeles.

Los acuerdos escritos son necesarios, especialmente si se trata de grandes empresas en donde la gente no siempre es la misma, pero son secundarios a la relación. No comenta el error de creer que el contrato es el acuerdo. El verdadero acuerdo es la relación que construya con su cliente.

No confiar en la intuición

La intuición es tan importante en los negocios como en otros asuntos de la vida. Quizás piense que el razonamiento y la lógica son el idioma de los negocios, pero no es así. Si basa todos sus acuerdos en lógica dura e ignora su intuición, muy probablemente saldrá mal parada de muchas situaciones.

No ser capaz de predecir como van a actuar los otros es una tremenda brecha en la lógica. Y la intuición llena esa brecha.

La intuición es un componente clave de la toma de decisiones. Si la persona con la que está por cerrar un trato no le cae bien, siga de largo. Si le produce confianza, proceda con precaución.

Ser demasiado formal

Los negocios se basan en relaciones. En algunos entornos cierto grado de formalidad es apropiado pero en la mayoría de las situaciones ser demasiado formal solo estorba. Las relaciones comerciales funcionan mejor cuando existe una decente conexión humana detrás.

Trate a sus clientes como potenciales amigos. La formalidad excesiva levanta muros, es aburrida y tediosa. Pero si alguien tiene personalidad y buen sentido del humor, es mucho más probable que establezcamos una conexión.

Sacrificar su identidad

Cuando comencé mi primera empresa creía que tenía que actuar “empresarialmente”… aunque no sabía muy bien lo que significaba. Por eso todas mis cartas comerciales parecían haber sido enviadas por alguien de Microsoft

Me tomó varios años pero al final me sentí confortable siendo yo mismo, sobretodo después de que mi negocio comenzó a dar ganancias. Ahora que soy un blogger las peculiaridades de mi personalidad y mis experiencias bastante inusuales son mis fortalezas. Y eso da a mi blog su propio “sabor”.

No pretenda ser quien no es. Después de todo se sentirá mucho mejor si se dirige al segmento de mercado que comparte su forma de ser. Enfoque su energía en la gente con la que tiene compatibilidad.

Fracasar en poner el foco en la creación de valor

Es fácil caer en la trampa de pensar que el propósito de un negocio es hacer dinero. Pero el verdadero propósito es crear valor. Si bien es posible hacer dinero en el corto plazo sin crear valor, en el largo plazo es insostenible.

Por qué existe su negocio? Existe para proveer alguna clase de valor, para usted y para sus clientes. Cuanto mejor sepa que valor trata de proveer, mejor se va a poder enfocar en crearlo.

Muy a menudo los emprendedores no saben que tipo de valor tratan de proveer. Simplemente venden productos y esperan que suceda lo mejor. Ese es un modelo de negocios de mala muerte.

En la actualidad Mujeres de Empresa tiene más de 3500 artículos totalmente sin cargo, es mucho valor creado para acompañar, principalmente a las mujeres, a llevar adelante sus negocios. Ayudar a su crecimiento es la aspiración básica.

Fracasar en optimizar

A pesar de que la creación de valor es esencial para que una empresa sea sostenible es igualmente “naive” pensar que puede simplemente enfocarse en crear valor y que el resto vendrá solo. Usted puede desarrollar un negocio que provea valor pero pierda dinero.

Como propietaria/o necesita encontrar una forma de ofrecer ese valor de una forma que sea efectiva económicamente.

Muy probablemente su primer intento dejará que desear. Testee, testee y vuelva a testear.

Una vez que tiene un negocio particular en funcionamiento, cada tanto sepárelo en piezas y re-optimícelo. Busque formas de hacerlo más eficiente. ¿Puede producir en menos tiempo? ¿A menor costo? ¿Puede tercerizar ciertas operaciones?

No caiga en la trampa de utilizar métodos arcaicos para hacer tareas rutinarias que pueden ser automatizadas, incluyendo la administración del inventario, facturación, procesamiento de órdenes, comunicaciones y marketing.

Si encuentra que hace las mismas cosas una y otra vez, mes tras mes, asegúrese de esforzase en optimizarlas. No hacerlo es tirar el dinero por la alcantarilla.

Es más fácil ahorrar tiempo y dinero que crearlo.

Un negocio basado en Internet tiene muchas posibilidades de optimización porque es muy fácil probar cosas nuevas y medir los resultados.

Conclusión

Demanda un tremendo esfuerzo crear un negocio del que pueda vivir, pero también es una tremenda experiencia de crecimiento.

Mucha gente deja sus trabajos para crear su propia empresita, algunos lo hacen mejor que otros, pero nadie se arrepiente. Sencillamente no hay sustituto a la sensación de sostener las riendas de nuestro propio destino.

Por último recuerde que el temor a cometer errores no la debe paralizar, los errores son parte del proceso y serán valiosos en tanto y en cuanto aprenda algo de ellos.

  • Muy bueno el artículo. Sólo en una cosa disiento. Si bien es cierto que es más importante la relación que se entabla con el cliente que el contrato firmado, como abogada tengo la experiencia de saber que si bien muchas veces ni aún con el contrato firmado se logra que se cumpla lo pactado, a veces las relaciones se deterioran y es mejor tener un contrato firmado para poder reclamar. Si alguien piensa cumplir con lo prometido, no tendrá obstáculo en firmarlo. Si se niega a firmarlo, es probable que esté pensando en incumplir. Lo digo por experiencia: cuando era recién recibida le solucioné un conflicto extrajudicialmente a un médico. Como “era un médico” me dio vergüenza pedirle que firmáramos un convenio de honorarios. Solucionado el problema (recuperar el 100 % de lo pagado por un auto que nunca le entregaron) se nego a pagarme lo convenido y “me puso él el precio”. Fui la primera y última vez que me pasó. A partir de allí acostumbro firmar convenio de honorarios con mis clientes. Los que piensan pagarme no ponen ninguna resistencia y además las cosas quedan claras para ambas partes. El que se niega a firmarlo, por algo será…:-)

  • Iveth Hernandez

    Querida Silvia : Estupendo el articulo gracias por estos amaneceres de luz y conocimientos que contribuyen tanto al desarrollo de nuestro trabajo. Tengo un centro de estetica y ya pase la brecha de los cinco años,ahora mi objetivo es fortalecer y hacer las cosas mucho mejor,
    aunque es curioso pero siempre tengo la sensacion que estoy recien comenzando y eso me impulsa a buscar nuevos caminos para desarrollar
    mas y mejor mi negocio.Tus articulos me inspiran y son mis mejores amigos online.Infinitas gracias. Un gran abrazo.Iveth,Puerto Montt,Chile

  • Soy de la idea de no vender si el cliente no es bueno, es decir… deberia ser una relacion buena mutua, de lo contrario no sirve para ninguno de los dos.
    Salu2